Justin Haley hace historia en una carrera acortada por la lluvia en Daytona

 | 

Nuevo evento a recordar en Daytona, dónde las grandes velocidades y accidentes multitudinarios de NASCAR se vieron complementados con una ayuda meteorológica este domingo. La Coke Zero 400 se disputaba por última vez hasta nuevo aviso en julio y el evento fue aplazado de sábado a domingo por culpa de una lluvia que hizo acto de presencia en todo el fin de semana y terminó acortando los acontecimientos. Un malentendido hizo que Kurt Busch parase yendo líder bajo caution y le brindó una victoria novedosa e histórica a Justin Haley y al equipo Spire Motorsports, nuevo en 2019 tras comprar el chárter del desaparecido Furniture Row.

La sesión de clasificación fue anulada por lluvia y la parrilla quedó establecida por el orden de puntos del campeonato, saliendo Joey Logano y Kyle Busch en la primera fila. Ambos encabezaron los dos grupos iniciales, yendo Logano con la mayoría de los Ford y Busch con los Toyota que rondaban las posiciones altas. Los Camry no se acabaron de estructurar y los Mustang siguieron un mejor orden que les permitió ocupar las nueve primeras posiciones, liderando Logano junto a Kevin Harvick, Brad Keselowski, Daniel Suárez y Ricky Stenhouse Jr. y con rostros no habituales como los Front Row de David Ragan y Michael McDowell.

Fueron los Ford los primeros en entrar en boxes, lugar en el que Harvick desbancó a Logano de la primera posición y el grupo encabezado por los Toyota apenas tardó un giro en seguir su ejemplo, perdiendo el control Denny Hamlin en la frenada de la entrada a boxes y apoyándose en Kyle Busch para evitar el trompo. Harvick era el líder de la carrera y los Ford batallaron entre ellos en los momentos finales del primer segmento, saliendo Logano y Stenhouse con mayor velocidad del grupo y quitándole el triunfo de la primera parte a Harvick en la última vuelta. Logano, Stenhouse, Ryan Blaney, Harvick y Chase Elliott formaron el primer top 5 del día.

Stenhouse tomó el liderato y no tardó en trompear en un malentendido con Kurt Busch, que intentó colarse por su interior en la salida de la curva 4 y no cedió en su empeño. El de Roush trompeó sin dañar su coche en la hierba y pudo seguir en carrera, cediendo el liderato a un hábil Austin Dillon que lideraba el nuevo grupo de Chevrolet. Kurt Busch protagonizaría una acción cuestionable apenas unas vueltas después, ya que se fue al muro de la curva 1, trompeó en la 3 y dañó la parte trasera del desafortunado Brendan Gaughan en su colisión.

Las líneas de tres coches empezaron a proliferar y Harvick empujó en demasía a Keselowski en la recta de meta, enviando al muro al #2. Ragan y Logano chocaron a altas velocidades con Harvick en el efecto rebote del choque y Suárez y Daniel Hemric trompearon intentando evitar mayores daños. El mayor de los Dillon y Clint Bowyer relanzaron en la primera fila y mantuvieron un breve duelo de marcas en el que se impuso Chevrolet de nuevo. Austin Dillon encabezó un cuarteto con Alex Bowman, William Byron y Elliott, andando cerca Jimmie Johnson, Kyle Larson, Ty Dillon y Darrell Wallace Jr. para complementar el duelo frente a los Ford.

Las nubes que se acercaban a Daytona eran oscuras y la presencia de rayos en los alrededores de la tormenta alertaban a NASCAR y a los equipos sobre una posible finalización de la carrera. Logano, Ryan Newman y Erik Jones se pusieron arriba rápidamente cambiando solo dos neumáticos en boxes, con un desgaste mínimo en las gomas que les valía para situarse en las primeras posiciones. Newman resalió mejor pero fue relegado por Austin Dillon, ansioso por volver al Victory Lane en una temporada irregular para los Childress.

Paul Menard surgió de la línea exterior y montó un 3-wide con la ayuda de Denny Hamlin, que le quitó el primer lugar poco después. Dillon y Bowyer fueron a su vez más rápidos que Hamlin y el cierre excesivo de Dillon en cabeza provocó el Big One, oficialmente de 18 coches. Dillon, Bowyer, Elliott, Blaney, Ryan Preece y Parker Kligerman fueron los únicos eliminados, aunque Hamlin, Kyle Busch, Martin Truex Jr., Larson y Bowman tuvieron que realizar distintas reparaciones. Poco después de aclararse el accidente llegaron los rayos, que obligaron a NASCAR a detener la carrera y enviar a los pilotos y aficionados bajo cubierto.

Kurt Busch era el líder cuando la carrera iba a relanzarse y paró en boxes porque NASCAR dijo que la resalida era inmediata, cayendo los rayos justo después y deteniendo el evento durante un par de horas hasta su finalización acortada. Haley era el líder y se llevó un primer triunfo histórico para Spire Motorsports, siguiéndole Byron, Johnson, Ty Dillon y Newman. Corey LaJoie, Aric Almirola, Matt DiBenedetto, Matt Tifft y un enfadado Kurt Busch completaron el top 10. Landon Cassill (11º), J.J. Yeley (12º), McDowell (13º) y Wallace (15º) lograron posiciones destacables entre el caos final por el accidente y las paradas extrañas.

Lee a continuación: Alex Bowman logra su primera victoria en la Cup Series en una batalla agresiva con Kyle Larson