La evolución de los Peugeot 208 WRX no puede evitar la sexta victoria de Johan Kristoffersson

 |  @fernischumi  | 

No sorprendió ver a Johan Kristoffersson consiguiendo su sexta victoria de la temporada, menos aún que esta fuera en Trois-Rivières, la séptima cita de un Mundial de RallyCross que ya hace tiempo que parece que tiene ganador, en este caso el sueco, reeditando su título de 2017. El propio Mattias Ekström reconocía hace sólo unos días que las pocas opciones que les quedan al resto es la de pelear por la segunda plaza del campeonato ya que la primera se asume que ya está decidida a pesar de que restan todavía cinco fines de semana para terminar la campaña.

Y el dominio del escandinavo fue precisamente en la jornada del domingo, día en el que se repuso de un mal inicio en Q3 para asentar los cimientos de lo que sería una jornada impoluta, ganando ambas mangas, su semifinal y la gran final. El propio Kristoffersson reconocía que uno de los motivos de su mejora había sido precisamente la ayuda de su compañero de equipo, Petter Solberg, el cual le había mostrado durante el warm-up de esta mañana la trazada correcta a seguir sobre la sección de tierra.

De esta forma, Kristoffersson revertía el gran inicio por parte de los Peugeot oficiales durante el sábado. Sébastien Loeb se anotaba el triunfo tanto en Q1 como en Q2 y llegaba al final del día como líder destacado de la general intermedia. Los pilotos de la firma del león reconocían que se había hecho un trabajo incansable durante los test oficiales de temporada realizados en Letonia, algo que les había permitido poner a punto las mejoras que habían estrenado en Holjes y que no terminaron de dar el resultado que se esperaba.

Sin embargo, pronto se comenzaría a torcer el domingo. La carrera en Q3 enfrentaba precisamente al Volkswagen de Petter Solberg frente a los Audi de EKS RX y el Peugeot del alsaciano nueve veces Campeón del WRC. El francés se situó a espaldas de Andreas Bakkerud en una carrera que dio un gran vuelco con la entrada de Mattias Ekström a la Joker Lap. El sueco se encontraba con un Loeb que alargaba la trazada interior para proteger su posición y que terminaba provocando un contacto que llevaba los dos al muro y que dejaba al ex-piloto del DTM fuera de carrera, mientras que Sébastien era cuarto. A pesar de sus dos malos resultados del domingo, el piloto de Peugeot Sport retenía su segunda posición en la clasificación intermedia y que por tanto salía desde el interior en la primera línea de la segunda semifinal.

En cuanto al resto, con una lista tan limitada como suele ser en el caso de las pruebas no europeas, los dos pilotos del GCK caían después de un nefasto fin de semana, especialmente en la zona de la penúltima curva en la que primero Grosset-Janin tenía un trompo en Q2 que también terminaba con la carrera de Timerzyanov, mientras que Chicherit tenía dos incidentes con el belga Grégoire Demoustier y con el propio Timur en Q3 (prácticamente idéntico al de Jérôme el sábado pero con resultados inversos) que también le dejaban legos de las 12 primeras posiciones que daban acceso a las semifinales.

Las dos semis tendrían guiones completamente distintos. La primera fue dominada de principio a fin por parte de Johan Kristoffersson, al que acompañarían precisamente Mattias Ekström y Petter Solberg. La segunda nos dejaba con un desenlace imprevisible. Tras una salida meteórica de Andreas Bakkerud desde la segunda línea, los Peugeot terminarían mandando en una carrera en la que se vería marcada por la rueda dañada de ‘Baby Blue’, el problema mecánico de Kevin Hansen y por el error de Sébastien Loeb en fatídica última curva. El francés, que perseguía a Timmy Hansen, perdía la zaga del 208 WRX e impactaba contra el muro, llegando a duras penas a pelearle la segunda plaza a Janis Baumanis. El letón se imponía y de nuevo Loeb se complicaba la vida tras una gran jornada del sábado.

La final no tendría demasiada historia a pesar de que Timmy Hansen estaba dispuesto a echarle algo de pimienta con su gran salida. El sueco tuvo que claudicar frente a su compatriota llegados a la frenada de la chicane, momento en el que Kristoffersson tomaría la primera posición y no la soltaría hasta ver la bandera a cuadros, consiguiendo su segundo triunfo consecutivo en Canadá. Segundo y tercero los dos Peugeot del mayor de los hermanos Hansen y de Loeb, seguidos por Ekström, Solberg y Baumanis.

Clasificación del World RX 2018 tras siete citas:

 

PosPilotoPuntos
Johan Kristoffersson195
Sébastien Loeb140
Timmy Hansen140
Andreas Bakkerud139
Petter Solberg139
Mattias Ekström134
Kevin Hansen88
Niclas Grönholm86
Janis Baumanis64
10ºTimur Timerzyanov55

Lee a continuación: Erik Comas y su particular boda con su Lancia Stratos [Vídeo]

  • Victor Hernandez

    Increíble, solo en un par de temporadas una de las categorías que mas me gustaba por ser impredecible se haya vuelto completamente predecible.