Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

La ventilación del piloto, el último quebradero de cabeza del aeroscreen

La IndyCar continúa con el desarrollo del aeroscreen, dispositivo de seguridad que esperan implementar para la temporada que viene. Esta vez, fueron dos equipos los que estuvieron presentes en un test en Sebring. Patricio O'Ward se puso a los mandos del Arrow  McLaren SP, mientras que Sébastien Bourdais hizo lo propio con el coche de Dale Coyne. El objetivo principal del test fue la refrigeración del piloto, realizandose en unas condiciones extremas, con un 90% de humedad en el trazado de Florida. El piloto francés, habló al acabar las pruebas sobre los resultados.

Probamos todas las configuraciones de ventilación, y la que realmente funcionó mejor para el calor y el confort, es una abertura en el lateral del aeroscreen que dirige el aire hacia el casco. El aire entra por la parte superior del aeroscreen, pero después se queda ahí, y no llega a alcanzar al piloto. Se queda delante de tu cara, lo que hace que sea complicado conducir con la visera levantada, porque hay mucho polvo que te llega a los ojos. A baja velocidad se puede hacer, pero no en condiciones de carrera.

Los ingenieros estuvieron iterando con el conducto NACA, antes de que se comience la fabricación definitiva del aeroscreen por parte de Red Bull Advanced Technologies. Varias configuraciones se probaron, modificando la altura del piloto con un asiento diferente, situación que provocó un problema inesperado, como comenta Bourdais.

Era como si fuera una película del espacio, sin gravedad. Intentaron cambiar mi posición de conducción, subiéndome y bajándome, para ver como afectaba. El asiento estaba hecho de pequeñas bolas. Algunas se soltaron y comenzaron a flotar por el coche durante la ronda. Hice dos vueltas con esas pequeñas esferas levitando en frente de mis ojos, en esa zona muerta donde se engancha el aire. Era una locura.

Pese a ese contratiempo, el test fue satisfactorio. El propio Bourdais asegura que la visibilidad con el aeroscreen es muy buena, y que no afecta apenas a la conducción. Aunque no es lo mismo que conducir sin el, en cuanto a la refrigeración, piensa que la IndyCar y Red Bull Advanced Technologies harán un buen trabajo para solucionar los problemas de cara a la próxima temporada.

No vamos a correr en condiciones mucho más calurosas que las que hemos tenido hoy. Creo que los ingenieros se marchan de aquí sabiendo que tienen que hacer, para poder gestionar perfectamente un caso crítico. Con mucho calor, no es tan agradable conducir como antes sin en aeroscreen, pero es algo que se puede mejorar.

Vía | Racer.com