Los peligros de las salidas en paralelo: todo un desierto para correr y sólo una trazada [Vídeo]

 |  @fernischumi  | 

El Afriquia Merzouga Rally terminaba durante la jornada de ayer con una brillante victoria de Joan Barreda tras haber mantenido una bonita lucha con su compañero de equipo, el argentino Kevin Benavides durante las primeras etapas que terminaría con el castellonense regresando de su lesión anotándose el triunfo con 6 minutos y 10 segundos de ventaja. Pablo Quintanilla, la punta de lanza de Husqvarna, completaba el podio de una categoría de motos que hablaba el idioma de Cervantes (Joan Pedrero era 7º, con Laia Sanz 14ª y Oriol Mena 15º) y en la que había que bajar hasta la sexta posición para encontrarnos a la primera de las KTM oficiales, la de Toby Price.

En un rally que está limitado a la participación de vehículos ligeros, contando con los Quads y los UTV (categoría en la que iba a competir Nani Roma hasta la lesión de clavícula de Àlex Haro) para completar una atractiva lista que permitía medir las fuerzas tres meses después del final del Dakar para los primeros espadas de motos. Sin embargo, la imagen de la carrera nos la dejaba precisamente la categoría de los buggies ligeros en la quinta y última etapa disputada en pleno Erg Chebbi.

La organización había planteado de nuevo un guiño a las tradicionales especiales de cierre en las que se daba la salida con los participantes tomando la partida en una salida conjunta en paralelo. Apenas era 40 kilómetros contra el crono, por lo que se trataba más de un día de lucimiento y de disfrute en los cordones de arena del desierto marroquí. Si entre motos y quads esto salía bien, con la capacidad natural que tienen los competidores para orientarse y saber lo que pasa a cada momento en torno suyo, la etapa entre los UTV comenzó con sobresalto.

El vídeo, publicado por los responsables de la carrera en Twitter nos deja ver cómo la colisión entre tres vehículos a punto está de dar un gran disgusto para uno de los equipos participantes, el cual da una pirueta de 360 grados y vuelve a retomar el sentido de la marcha con un buen susto para los ocupantes del UTV. Sin duda, uno de los grandes problemas de este tipo de arranques de etapa tan tradicionales que en este caso nos sirve para recordar una vez más la belleza del norte de África. Tal vez la organización debió haber dejado más kilómetros en llano antes de empezar con los primeros cordones de dunas.

De forma paralela comenzaba el jueves la cuarta cita de la Copa del Mundo FIA de Rallyes Cross-Country, en este caso con prueba en Qatar y con la presencia destacada de los dos pilotos oficiales de Toyota GAZOO Racing South Africa, así como de André Villas-Boas, que en este caso se pasaba también a uno de los buggies ligeros en los que compiten nuestros representantes españoles, José Luis Peña y Santiago Navarro.

Allí Nasser y Mathieu Baumel están tratando de recuperar el terreno perdido después de no estar en Dubái y Abu Dhabi. Líder con casi 7 minutos y medio sobre Jakub Przygonski, Al-Attiyah ya cuenta con un rival menos después del fuerte accidente sufrido en la jornada de ayer por Giniel De Villiers. Tras impactar en una grieta, su copiloto, Robert Howie, el cual sustituía al tradicional navegante del sudafricano, Dirk Von Zitzewitz, tenía que ser trasladado al hospital donde le diagnosticaban cuatro fracturas por compresión en las vértebras torácicas. Por su parte, el líder de la general de la Copa del Mundo, Martin Prokop, está sexto ya a más de dos horas del piloto de Toyota/Overdrive.

Lee a continuación: Stéphane Peterhansel no descarta seguir compitiendo con un UTV

  • pedro_cam23

    Y mientras los tres coches se chocan, una persona viéndolo tan tranquila sólo unos metros más adelante en plena trayectoria del resto de coches.

    • Seguramente fotógrafo.

      • pedro_cam23

        Tienes razón, no había pensado en eso. Pero aún y así me sorprendió ver a alguien ahí. Quizás tampoco se esperaban que los pilotos tomasen esas trayectorias, sino que se fuesen más hacia la derecha.