Los Supercars, camino de regresar al duopolio Holden-Ford

 |  @eloy_eg  | 

Siete temporadas ha durado la apertura de los Supercars australianos. La actual generación de coches que protagonizan el popular certamen oceánico debutó en 2013 atrayendo a varias marcas extranjeras por primera vez en veinte años. Asociadas a distintas estructuras locales, Nissan, Volvo y Mercedes-Benz intentaron brillar en un terreno reservado hasta entonces al mítico duelo entre Holden y Ford. Pero en 2020 estos dos fabricantes se volverán a quedar solos.

La primera en desaparecer fue Mercedes-Benz, al optar su socio Erebus Motorsport por pasarse a Holden en 2016. Poco después fue Volvo quien se marchó, una decisión difícilmente explicable dados los brillantes resultados de Scott McLaughlin (tercero de la general en 2016) pero tomada desde Suecia. Y quedaba Nissan, probablemente el proyecto más oficial de los tres, pero que había venido reduciendo su apoyo a Kelly Racing con el paso de los años. En 2020 es probable que ni siquiera veamos a los Altima en pista.

En vísperas de la edición 2019 de la Bathurst 1000 el rumor en boca de todos es que Kelly Racing pasará de los cuatro Nissan que tiene actualmente en acción a sólo dos Ford Mustang, el coche a batir esta temporada (19 victorias con cuatro citas aún por disputarse). Y aunque dejan la puerta abierta a que Nissan aún apoye algún tipo de presencia, el futuro parece claro: los Supercars volverán a centrarse en un duelo entre Holden y Ford.

Via | Speedcafe
Foto | NISMO

Lee a continuación: Red Bull Holden Racing Team presentó sus colores para la Bathurst 1000

  • almafuerte

    Mala noticia para la categoría y sus aficionados.
    Me cuesta entender por que no atrae a las marcas, es popular, no solo en Australia, no es tan cara. Pero claro, que un modelo lo gane todo tampoco ayuda.

  • Ferran Pistola

    La verdad, Nissan y Mercedes han pasado y no han dejado rastro. Volvo si se notó más por el buen hacer de McLaughlin.