Mahaveer Raghunathan, el piloto que busca mejorar para estar al nivel de una parrilla extraña

 | 

La Fórmula 2 es la antesala de la Fórmula 1, no solo por concepción numérica sino también histórica. La recuperación del nombre F2 por parte de Liberty Media en 2017 cerró el círculo de la principal cantera de la F1, que comenzó siendo F2 para pasar a ser Fórmula 3000 y GP2 Series, campeonato que tomó las riendas y se consolidó como principal opción telonera entre 2005 y 2016. Exceptuando Charouz en su asociación con Sauber, todas las estructuras de la actual F2 pasaron por GP2 y su modelo de gestión no ha diferido mucho del anterior.

Varios equipos necesitan a pilotos que paguen por correr, algunos con mayor éxito que otros. MP Motorsport siempre ha dispuesto de pilotos de pago en su plantilla desde que aterrizó en GP2 en 2013 en el lugar del expulsado equipo Coloni. Los holandeses recuperaron para 2019 a un viejo conocido en Jordan King y han abierto las puertas del segundo coche para Mahaveer Raghunathan, piloto indio de curiosa procedencia y ascenso en la escalera de las carreras. "Es bueno aprender y mejorar en un campeonato como la Fórmula 2", explicó a Diariomotor Competición.

Raghunathan dice no proceder de una familia con tradición en el deporte. "Quería ser piloto, me gustaba desde pequeño". Empezó en categorías asiáticas como la heredera de la Fórmula BMW Pacific, la MRF Challenge local y la Fórmula Masters China, pasando a la F4 italiana con 16 años. Era su primera experiencia en Europa y el primer año de la propia categoría y Raghunathan puntuó con cierta constancia, quedando en la zona media de la tabla y a medio camino entre sus compañeros Mattia Drudi y Giovanni Altoè, pilotos de GT y de turismos en la actualidad.

En 2015 llegó a un Europeo de F3 que ampliaba su parrilla hasta límites insospechados y sufrió hasta el punto de no clasificarse para la carrera de Pau. A pesar de probar citas sueltas de la Eurofórmula, la Fórmula Renault y la GP3, se desvió del camino de ascenco pero no de los monoplazas en dirección a la Auto GP, absorbida por la BOSS GP a media temporada. Raghunathan y el mexicano Luis Michael Dörrbecker pelearon por las victorias de la Formula Class (dónde entra todo lo que no sea un F1) con los Lola B05/52 creados para la A1GP y que la Auto GP usó en sus últimos años de existencia.

El piloto de Chennai repitió campeonato y vehículo en 2017, proclamándose campeón de la Formula Class con solo tres victorias y mayor constancia que el austríaco Johann Ledermair (con un Dallara GP2 de 2008). Irónicamente, no cree que un monoplaza viejo sirva para mucho más que aprender aspectos básicos de la conducción deportiva. Había probado coches de GP3 y llegó a disputar la primera cita de 2016 con Koiranen, realizando un test con un LMP2 a finales de 2017 y manteniéndose fuera de la competición en 2018 más allá de una cita de la Michelin Le Mans Cup que usó para "ganar experiencia en otras áreas del motorsport".

La llegada de 2019 vio a Raghunathan en los test de F2 en Barcelona con MP Motorsport en sustitución de Richard Verschoor, hombre de la casa que probó en Jerez. La admiración por el equipo y su atención al detalle es máxima en el indio. "Es un equipo agradable, el personal ayuda mucho, es muy cooperativo y me enseña a mejorar", dijo un Raghunathan que sabe que necesita ganar experiencia y velocidad para pelear en la dura F2. "Tengo que aprender de circuitos estrechos y difíciles como Bakú, mi objetivo ahora mismo es mejorar cada día, aprender todo lo posible e intentar sumar puntos", comentó respecto a su temporada.

Lee a continuación: Nyck de Vries prefiere seguir su carrera sin McLaren