Ni una rueda en llamas impidió a Gerard De Rooy disfrutar de su regreso al Rally Dakar

 |  @fernischumi  | 

Bautismo de fuego el vivido ayer por el equipo De Rooy en el Rally Dakar 2019. Después de recuperar a su jefe de filas, la estructura holandesa con los camiones IVECO disfrutó de una gran etapa, colocando a tres de sus camiones entre los cuatro primeros y con únicamente Eduard Nikolaev en disposición de frenar la avalancha verde que llegaba con Ton van Genugten como piloto más destacado en los apenas 84 kilómetros que se desarrollaron ayer en las dunas que rodean la localidad de Pisco.

Sin embargo, el que protagonizaría la historia del día fue precisamente Gerard De Rooy, navegado de nuevo por Moi Torrallardona, el cual se encontraba con un conato de incendio en el neumático trasero izquierdo de su camión a la llegada a la meta de la primera etapa. Sin apenas pérdida de tiempo y con unos daños materiales insignificantes, De Rooy se mostraba tranquilo al reconocer que había sido propiciado dicho fuego por los reglajes que en esos momentos llevaban en el IVECO del Petronas Team De Rooy que este año monta el FPT Cursor 13 (también con cambio automático como KAMAZ) que es una versión optimizada del que ya emplea el IVECO Stralis.

Según el dos veces ganador del Dakar, esto se ha debido a que uno de los neumáticos se había sobrecalentado debido a que estaban rodando demasiado blandos en cuanto a la presión de las gomas (se puede apreciar en las imágenes en los flancos de los neumáticos traseros) y a que los amortiguadores elegidos también no eran lo suficiente duros para afrontar la bajada de algunas dunas. Si son algo más preocupantes los problemas sufridos por el recién llegado, Maurik van den Heuvel, el cual se quedaba hundido en la clasificación después de que el motor de su IVECO haya activado el modo de emergencia en gran parte del recorrido, limitando las prestaciones del propulsor para evitar males mayores.

Lee a continuación: Nasser Al-Attiyah comienza líder del Dakar en un día que prácticamente nadie quería ganar