ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

6 MIN

Pilotos y equipos españoles en Le Mans (segunda parte)

1986 fue el mejor año en cuanto a resultados para los españoles. Jesús Pareja se pasó a Brun Motorsport, equipo con quien permanecería varias temporadas en busca de un triunfo esquivo, pero con quienes acabó segundo en una gran actuación junto a Oscar Larrauri y Joël Gouhier al volante de un Porsche 962. Emilio De Villota y Fermín Vélez se subieron a un Porsche 956 del John Fitzpatrick Racing patrocinado por Danone y también pilotaron correctamente, siendo cuartos. El ex campeón de España de Turismos Paco Romero apareció en su único Le Mans y finalizó décimo en un 962 del equipo de Fitzpatrick.

Pareja y Vélez fueron los principales representantes a finales de los 80, con las confianzas respectivas de Brun y Spice. Pareja estuvo muy cerca de obtener el triunfo en 1990, rompiendo el Porsche 962 cuando iba líder a falta de 15 minutos para el final. Debutó en 1989 el célebre piloto de montaña Andrés Vilariño, al volante de un segundo Porsche de Brun que no pudo finalizar la carrera. Ante la marcha de Vélez a Estados Unidos llegó Tomás Saldaña para suplir el hueco de segundo piloto habitual en la carrera, empezando con Protos particulares de un Mundial de Resistencia de capa caída antes de irse hacia los GT dónde Pareja volvió a destacar.

Otro buen año de actuaciones en Le Mans fue 1994, en el que todos los coches con implicación española cruzaron la meta (y en buenas posiciones dentro de una misma categoría). Pareja y Carlos Palau ganaron GT2 con un Porsche 911 de Larbre Compétition, siendo octavos absolutos junto a Dominique Dupuy. El Ferrari patrocinado por Repsol finalizó 11º (cuarto en GT2) con Saldaña, Vilariño y Alfonso de Orleans al volante, mientras que Antonio Puig y Xavier Camp fueron decimoséptimos (octavos en GT2) con el Venturi 400 del Augusta Racing Team.

El resto de los años 90 se desarrollaron entre abandonos y problemas mecánicos. Palau, De Orleans, y Miguel Ángel de Castro sufrieron con los GT, pasándose Saldaña y Pareja a los novedosos LMP junto al regresado Vélez y al debutante Adrián Campos, retirado en 1997 con un Ferrari 333SP. En ese mismo año disputó Pareja su último Le Mans, abandonando con el BRM P301 y finalizando así sus 13 años consecutivos de competición en la carrera francesa. Vélez ganó LMP1 en 1998 al volante de un 333SP que empezó a marcar el dominio de los Prototipos después de un periodo protagonizado por los GT1.

En el año 2000 entraron en acción Racing Engineering y Jordi Gené. El equipo de Sanlúcar de Barrameda, propiedad de Alfonso de Orleans, llegó para intentar ganar en GT pero registró un primer abandono para Saldaña, el debutante Jesús Díez Villarroel y el ex F1 Giovanni Lavaggi. Regresó la escuadra gaditana en 2001 para abandonar por segundo año consecutivo con el británico Robert Donovan y los estadounidenses Terry Lingner y Chris McAllister. Gené pilotó durante tres años consecutivos el Reynard del ROC Auto, ganando la categoría de LMP675 en 2001 (5º absoluto) junto a los ex F1 Jean-Denis Délétraz y Pascal Fabre y abandonando el año previo y el posterior.

No hubo ningún piloto español entre 2003 y 2005, siendo Antonio García el encargado de romper la racha. El madrileño fue piloto oficial de Aston Martin antes de pasarse a Corvette, marca con la que compite desde 2009. Marc Gené dio más opciones de victoria al entrar con el equipo oficial de Peugeot, con quienes permaneció entre 2007 y 2011. García ganó GT1 con Aston Martin junto a David Brabham y Darren Turner en 2008, año en que Gené se quedó a las puertas de la victoria absoluta, vencido solamente por la mayor experiencia y gestión de un equipo Audi consolidado en carreras de resistencia.

En 2008 hizo su aparición Epsilon Euskadi, el cuarto equipo español en Le Mans y primero con coche de fabricación propia, relativamente rápido y frágil dentro de los LMP1. Ninguno de los ee1 sobrevivió a la noche: tanto el coche nacional de De Castro, Ángel Burgueño y Adrián Vallés como el internacional de Jean-Marc Gounon, Stefan Johansson y Shinji Nakano se retiraron con problemas en la transmisión. Desgraciadamente, la estructura de Joan Villadelprat no regresó a La Sarthe y prefirió centrar sus esfuerzos automovilísticos en campeonatos de monoplazas.

De Castro y Díez Villarroel regresaron fugazmente, abandonando con el Lola del Quifel ASM Team y el Ferrari de GPC Sport. 2009 pasó a la historia española de Le Mans por el doblete de victorias de Gené y García. El piloto de Sabadell se alzó con el triunfo absoluto al volante de un Peugeot 908 HDi FAP junto a David Brabham y a otro tester de F1 en Alexander Wurz, mientras que García venció en GT1 (15º absoluto) en su debut con Corvette formando equipo con Jan Magnussen y Johnny O’Connell.

La consolidación en la élite de los participantes españoles se hizo patente con la aparición de un tercer mosquetero en Lucas Ordóñez en sus distintas colaboraciones con Nissan, saldadas con dos podios en LMP2 en 2011 y 2013, el ZEOD de vuelta híbrida y el desconcertante GT-R LM Nismo. La marcha de Peugeot hizo que Gené pilotase para Audi entre 2012 y 2014, siendo quinto, tercero y segundo supliendo al accidentado Loïc Duval en su última actuación. A su vez, García ganó GTE Pro en 2011 y fue segundo en 2014, no tomando la salida en 2015 después de partir Magnussen el Corvette en un accidente en la sesión de clasificación.

Los últimos debutantes españoles en Le Mans han sido Roberto Merhi y Miguel Molina. El castellonense corrió con Manor en 2016, siendo uno de los pilotos más rápidos en LMP2 antes de dejar el coche a unos débiles compañeros que no demostraron el mismo ritmo en una máquina más rápida que fiable. Por su parte, el de Lloret de Mar debutó en 2017 como piloto extra del AF Corse de Davide Rigon y Sam Bird, acabando quintos en una muy igualada categoría de GTE Pro.

Será Fernando Alonso el trigésimo séptimo piloto español en tomar parte en las 24 horas de Le Mans y lo hará obviamente con el papel de favorito a la victoria absoluta, no solo por el ritmo que se le presupone sino también por el mayor potencial de una Toyota más rápida que sus rivales. Dos ex F1 conocedores del coche en Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima acompañarán al asturiano en su busca de la Triple Corona, compartiendo cartel con García y Molina en unos GT que prometen una lucha férrea en la carrera de resistencia más conocida y prestigiosa del mundo.

Cargando...