Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

2 MIN

Robert Wickens, consciente y trasladado a un hospital tras un espeluznante accidente en Pocono

Posiblemente esquivamos una bala hoy como dicen los anglosajones. El inicio de la cita de IndyCar Series en Pocono no pudo ser más accidentado. Tras un toque en la misma salida entre Graham Rahal y Spencer Pigot la prueba debió volver a ser interrumpida apenas un puñado de vueltas más tarde como consecuencia de un accidente múltiple en el que Robert Wickens se llevó la peor parte. Sin duda la mejor noticia es saber que el canadiense está consciente, pese a sufrir fracturas en piernas, brazos y columna.

De forma muy agresiva el piloto de Sam Schmidt Petersen luchaba con Ryan Hunter-Reay en la curva 2 del peculiar trióvalo de Pensilvania cuando se produjo un toque con la rueda trasera izquierda del de Andretti Autosport, que perdió el control de su monoplaza y catapultó al de Wickens contra las vallas, recordando otros desgraciados accidentes como los de Dan Wheldon en Las Vegas 2011, Mike Conway en la Indy 500 de 2010 o Kenny Bräck en 2003. El caos provocado por ese toque inicial hizo que otros coches como los de Takuma Sato, Pietro Fittipaldi o James Hinchcliffe se vieran igualmente perjudicados.

Dada la violencia del impacto contra las vallas y los giros que dio en el aire el coche de Robert Wickens nos temimos lo peor, pero tras ser extraido de su habitáculo, pasar por el centro médico y montar en un helicóptero camino del hospital la IndyCar Series confirmó que el piloto estaba consciente, anunciando posteriormente el alcance de sus heridas. Takuma Sato, Pietro Fittipaldi, Ryan Hunter-Reay y James Hinchcliffe no han sufrido fracturas de ningún tipo, pese a que este último recibió un segundo impacto y laceraciones en las manos por restos de fibra de carbono, lo cual hizo temer que Sam Schmidt pudiera encontrarse con sus dos pilotos de baja para la recta final de la temporada.

La prueba se encuentra interrumpida una hora después del accidente ante la necesidad de reparar las vallas en la curva dos.

Foto | IndyCar Series

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable