CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

3 MIN

Ryan Preece gana la primera carrera de Dash 4 Cash del año

Héctor Sagués | 18 Abr 2018
ryan_preece_victoria_nascar_xfinity_bristol_2018
ryan_preece_victoria_nascar_xfinity_bristol_2018

Bristol es uno de los óvalos más populares del mundo. Su elevado peralte y su configuración en forma de estadio le convierten en un circuito extremo, difícil de configurar y muy bien valorados entre aficionados y pilotos. La Xfinity Series disputa allí una de las citas más conflictivas de la temporada, en la que el incentivo monetario del Dash 4 Cash dejó una pelea apretada y alternada entre diferentes protagonistas no habituales del campeonato. En el momento oportuno apareció Ryan Preece para ejecutar la maniobra ideal en las últimas vueltas y apuntarse su segundo triunfo en Xfinity con el potente Gibbs.

Justin Allgaier y Daniel Hemric pasaron al poleman Cole Custer, lento en su arrancada desde el interior. En apenas cinco vueltas llegó el primer incidente grupal: Christopher Bell se fue al muro en solitario y algunos pilotos traseros fueron víctimas de una reacción en cadena. Ty Majeski, Kaz Grala y Jeremy Clements colisionaron entre sí, quedando dañados Chase Briscoe y Alex Labbé al intentar esquivarles. La prolongada bandera amarilla hizo que la competition caution prevista por las tormentas que asolaron Bristol se retrasase cinco vueltas.

Allgaier y John Hunter Nemechek se llevaron por delante a Matt Tifft y a Elliott Sadler justo después de la competition caution; Sadler chocó contra Nemechek en la misma caution en forma de protesta. Bell se puso líder en el pit lane y aguantó un par de empujones de Hemric para ganar el primer segmento. Les siguieron Custer y Preece, ocupando los pilotos del Dash 4 Cash las cuatro primeras posiciones en una carrera que permitía a los regulares de Xfinity destacar ante la no participación de los de la Cup Series.

Brandon Jones se llevó a Allgaier al comienzo de la segunda parte, formando Tommy Joe Martins, Nemechek, Labbé y Majeski un Big One y viéndose involucrados los tres últimos en su segundo accidente del día. Hemric y Preece se escaparon en cabeza antes de otro gran accidente que sacó la bandera roja, el choque entre Vinnie Miller y Cody Ware que Bell no pudo esquivar y partió el lateral de su Toyota. Dylan Lupton y Timmy Hill también se fueron al muro por separado y Sadler tocó a Custer en la parte final del segundo segmento, que ganó Preece por delante de Hemric, Allgaier, Shane Lee y Austin Cindric.

Briscoe, Jones y Tyler Reddick no pararon en la caution de final de segmento y se pusieron líderes, aunque Briscoe tenía el frontal dañado y acabó trompeando tras un pequeño golpe de Hemric en la curva 2. Reddick cayó con unos neumáticos más viejos y fue adelantado por varios rivales, entre ellos Jones y Preece en fuga con los Toyota de Gibbs. Ambos lucharon por la victoria durante más de 50 vueltas, seguidos de cerca por Nemechek y Allgaier en plena recuperación mientras otros pilotos quedaban doblados por el camino.

Custer rozó el muro en varias ocasiones y Lee pinchó a falta de 18 giros, generando una tardía caution que alteró el estado de la carrera. Ocho pilotos siguieron en pista con unos neumáticos gastados que les bastaron en las últimas diez vueltas, siendo Custer el único del top 10 que paró. Preece adelantó al líder Jones en la resalida decisiva y consiguió el triunfo y el cheque de 100000 dólares, por delante de Allgaier, Hemric, Sadler y Spencer Gallagher. Jones cayó al sexto puesto, Reddick al séptimo, Custer al octavo y Cindric se accidentó en la última curva, finalizando duodécimo con su maltratado Ford.