CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

4 MIN

Un ícono del Gran Turismo rumbo a Pikes Peak. Tommy Kaira competirá entre los Unlimited

Iván Fernández | 11 Jun 2020
tommykairazz-2020-pikes-peak
tommykairazz-2020-pikes-peak

A más de uno seguro que le ha despertado este nombre un montón de recuerdos de golpe. Al fin y al cabo, para los que nos pasamos una buena cantidad de tardes compitiendo en Gran Turismo, el Tommy Kaira ZZ-II se convirtió desde la segunda entrega de la popular saga en uno de nuestros vehículos indispensables en la colección. ¿Quién se iba a resistir a un deportivo japonés ultraligero con casi 600 CV y tracción total?

Barato y accesible se convirtió en uno de los vehículos más icónicos del Gran Turismo 2 junto a otros nombres inolvidables como el Suzuki Escudo Pikes Peak que pilotó en la realidad, Nobuhiro “Monster” Tajima. Ahora, ambos se dan la mano filosóficamente. Ahora, cuando la cuenta atrás para el 30 de agosto ya ha bajado de la centena de días, y con ella, la fecha para la disputada de la 98ª edición de la Subida a Pikes Peak, la sorpresa a la hora de echar un vistazo a la lista de inscritos de los que competirán en la icónica ascensión de Colorado Springs es mayúscula al encontrarnos revivido el nombre del preparador y fabricante Tommy Kaira.

Será un año atípico en lo deportivo, como no podía ser menos en un caótico 2020 que nos sorprende a cada hora. En el caso del PPIHC, una de las novedades implicará que no haya motos inscritas después de que el año pasado, el piloto oficial de Ducati Norteamérica, Carlin Dunne falleciera en un accidente. No hay grandes proyectos oficiales anunciados, al menos por parte de los fabricantes europeos, pero la relación de inscripciones sigue siendo un semillero de curiosidades y anécdotas.

Un ganador del Monte-Carlo en el Tommy Kaira ZZ:

La sorpresa llega cuando nuestra vista repara en el nombre del experimentado piloto nipón Fumio Nutahara y precisamente en la montura que empleará para competir el último domingo de agosto en la Carrera hacia las nubes. Tradicionalmente para los japoneses el Pikes Peak se ha considerado como uno de los eventos más queridos fuera de las fronteras del País del Sol Naciente.

Tanto las marcas como los pilotos han afrontado la aventura de conquistar los 4.302 metros de la cima y algunos, como el propio Tajima, han asistido fielmente a uno de los recorridos más peligrosos del planeta con el único objetivo de tratar de bajar en su momento de la barrera de los 10 minutos, algo que ya queda muy lejos cuando vemos como Romain Dumas o Sébastien Loeb han reventado el crono ya con la subida completamente asfaltada.

Ya sin Monster entre los competidores, la edición de 2020 de la Subida a Pikes Peak volverá a ver en competición el nombre de Tommy Kaira, con el piloto de rallyes, Nutahara a su volante y con una propuesta 100% eléctrica que estará encuadrada dentro de los prototipos que compiten dentro de la categoría Unlimited, la clase reina de la competición. El Tommy Kaira ZZ (el primero empleó la base del Lotus Elise) tiene ahora un corazón completamente eléctrico, recurriendo a un chasis de aluminio al que se acopla una batería de 18 kWh y una potencia de 305 CV en su versión de calle, la cual está limitada a solo 99 unidades.

La de competición en cambio duplicará la capacidad, empleando dos baterías, la segunda situada donde debería ir el asiento del pasajero en el biplaza. También se ha puesto a punto el inversor para lograr algo más de potencia para un menor peso total, pero no se han disparado unas cifras que en el caso de la variante convencional ya le permiten hacer el 0 a 100 km/h en apenas 3,9 segundos y alcanzar una velocidad de 180 km/h. Sí que se espera que se introduzcan algunos elementos aerodinámicos como el alerón trasero o unos canards en la parte delantera a fin de tener algo más de carga aerodinámica que especialmente ayude en las cotas más altas, cuando con una menor densidad del aire derive en una menor carga generada. El coche viajará a principios de julio hacia Estados Unidos y el modesto objetivo que se han propuesto es el de bajar de los 10 minutos.

Mucho ha cambiado el presente de la pequeña compañía de vehículos japoneses. En estas últimas dos décadas, la firma ha abandonado las coquetas instalaciones de Setre, han realizado algunos Concept Cars para otras firmas internacionales como Kyocera y ahora se encuentra asociado bajo el paraguas del grupo Apollo Future Mobility, los mismos responsables de Apollo Automobili, después de que la empresa matriz, GLM, firmara un acuerdo con ellos. Si todo va bien, 2020 será el inicio de una nueva etapa en la competición. Nostálgicos del Gran Turismo, ya tenéis a quién animar en la próxima edición de Pikes Peak.