Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Tres apellidos de Fórmula 1 confirman su presencia en las categorías pequeñas de monoplazas

Febrero ha comenzado con ganas de más en las principales categorías inferiores, en diferentes confirmaciones de pilotos y especial atención en la llegada de caras nuevas en apellidos conocidos. Schumacher, Nannini y Montoya son los tres nombres relacionados con la Fórmula 1 que van avanzando en el escalafón y han dado a conocer sus destinos en 2020, generalmente relacionados con la obligada escalera que es la Fórmula 3. Caben también señalar otras continuidades e incluso marchas del mundo del monoplaza a falta de mejores opciones.

David Schumacher es la nueva opción de Charouz para la segunda temporada de la nueva F3. El hijo de Ralf Schumacher ha destacado en la F4 alemana y en la Fórmula Regional Europea con US Racing, equipo que su padre montó junto al ex jefe de HWA Gerhard Ungar. Ya debutó con Campos en la última cita de la F3 de 2019 y disputó el Gran Premio de Macao con Charouz, estructura dónde le acompañarán Igor Fraga y Niko Kari. El brasileño fue el campeón de las Series Mundiales de Gran Turismo de 2018, es líder de la Toyota Racing Series y también viene desde la Fórmula Regional Europea, mientras que el finlandés repite por quinto año en el mundo de las F3 y GP3.

Los otros dos apellidos conocidos vienen representados por Matteo Nannini y Sebastián Montoya. Matteo es el sobrino del ex piloto Alessandro e hijo de la figura de la canción italiana Gianna Nannini. Joven promesa con poca experiencia que dará el salto a F3 con Jenzer en su segundo año en monoplazas, en 2019 fue campeón de la Fórmula 4 de los Emiratos Árabes Unidos e hizo media temporada tan correcta como discreta en la Fórmula Regional. Por su parte, Sebastián es el hijo de Juan Pablo Montoya y efectuará sus primeros pasos en fórmulas en un Prema de F4, primer paso europeo tras pasar mayormente por el karting en Estados Unidos.

Otros pilotos que han anunciado su papel en la F3 de segunda temporada incluyen una marcha y un regreso al mismo sitio. Quien sigue es Devlin DeFrancesco, piloto canadiense que repetirá un segundo año con Trident después de un desafortunado 2019 en que se quedó sin puntuar con varios golpes de mala suerte en un coche competitivo. A su vez se aleja de los monoplazas Leonardo Pulcini, uno de los italianos más prometedores de la pasada década: el romano consiguió una victoria con Hitech pero el bajón respecto a un 2018 en que logró dos triunfos con Campos en GP3 ha hecho que decida irse al International GT Open como junior de Lamborghini.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable