Técnicamente y si nos ceñimos a nuestros análisis de las carreras no puntuables de Fórmula 1, el resumen de la Rothmans 50.000 debería quedar fuera de lugar. La cita, organizada por la tabacalera Rothmans y con una cantidad de dinero descomunal en cuanto a premios y patrocinio para la época, pretendía ser la gran carrera para acabar con todas las demás. En otras palabras, una prueba organizada bajo normativa de Fórmula Libre que habría permitido que compitiera cualquier coche que así lo quisiera. Algunos de estos coches fueron monoplazas de Fórmula 1 y la victoria de Emerson Fittipaldi justifica que esta carrera sea relatada. Incluso en algunos círculos, se considera a esta cita como una carrera no puntuable de Fórmula 1 más, aunque a título personal me cuesta pensar que sea así al ser normativa abierta y contar con tan pocos coches de este tipo. Pero, con nuestro afán de dar la información completa, relatamos una historia de lo más peculiar con multitud de tipos distintos de coches y una rencilla entre tabacaleras, con tractores Ford como estrellas invitadas.

Continuar leyendo »

La historia cuenta que la última victoria de BRM en la Fórmula 1 llegó de la mano de Jean-Pierre Beltoise. Todo ello, cierto. Lo que muchos ignoran es que dicho triunfo no fue en el Gran Premio de Mónaco de 1972 (que sí fue la última vez que ganaron en una carrera puntuable) sino en la llamada World Championship Victory Race de 1972. En este evento, patrocinado por John Player Special para terminar el año, el propio Beltoise se llevó una victoria que más allá de darle un premio económico que le fue muy bien tanto al piloto como al equipo, acabó por convertirse en histórica. Nunca más habría una victoria de un BRM en una carrera de Fórmula 1, por lo que el triunfo de Beltoise en la World Championship Victory Race de 1972 queda como la última de la marca... cinco meses después del sí recordado éxito en Mónaco. Se trata de una victoria (la no puntuable) que llegó en una de las primeras carreras en las que los Fórmula 1 y los Fórmula 5000 compartían parrilla y en una cita con una lista de inscritos larguísima, de las más amplias de la época.

Continuar leyendo »

11 de febrero de 2019

A lo largo de los años 60 y los años 70, la normativa conocida como Fórmula 5000 reservada para monoplazas de 5000 centímetros cúbicos nació y creció en popularidad hasta cotas nunca antes vistas, llegando a tener campeonatos en Europa, América y Oceanía. En un momento dado en los años 70, había más competiciones y más monoplazas de Fórmula 5000 por el mundo que de Fórmula 1, gracias a su precio reducido y su buen rendimiento en pista. Además, lo espectacular de su pilotaje y su sonido los hacía muy populares. Durante varios años, las carreras no puntuables de Fórmula 1 permitieron la participación de los coches de F5000 para rellenar parrillas. En especial, la Race of Champions y el BRDC International Trophy solían invitar a los mejores pilotos de las carreras disputadas el día antes al evento principal para darle un punto más atractivo al fin de semana con un duelo entre F1 y F5000. Entre todas estas ocasiones, solo en una logró ganar la Fórmula 5000; fue en Brands Hatch con motivo de la Race of Champions de 1973, con Peter Gethin y su Chevron oficial imponiéndose a la Fórmula 1 en 'su casa'.

Continuar leyendo »

El circuito de Brands Hatch siempre ofrece un importante desafío a los pilotos que compiten en él. Evidentemente, la Fórmula 1 no fue una excepción en el tiempo que pasó en este trazado y la presencia y popularidad de las carreras no puntuables hasta los años 70 hicieron que el circuito fuera uno de los más conocidos por los pilotos y equipos. De esta forma, el talento de los mejores pilotos de la época siempre les permitió brillar por encima de sus coetáneos. Quizás por eso no sorprende tanto que la última victoria de Jacky Ickx al volante de un coche de Fórmula 1 se diera en el circuito de Brands Hatch con motivo de la Race of Champions de 1974 a pesar de estar en un equipo Lotus en el que nunca acabó de sentirse cómodo en los dos años en los que trabajó para Colin Chapman. El belga, un auténtico talento multidisciplinar, siguió compitiendo varias temporadas en la categoría reina sin volver a probar las mieles del triunfo, pero siempre manteniéndose como uno de los hombres más destacados de su época.

Continuar leyendo »

Solo cuatro pilotos galeses han competido en carreras de Fórmula 1, siendo tres de ellos mundialistas y dos capaces de sumar puntos en el Campeonato del Mundo. De estos dos, solo uno logró ganar una carrera, aunque esta llegó en una cita no puntuable como fue la Race of Champions de Brands Hatch en 1975. Se trata del inconfundible Tom Pryce, un talento que desafortunadamente nos fue arrebatado demasiado pronto. Pero en una de las carreras de casa que no pertenecían al mundial, este joven que hablaba solo galés de niño y que llegó a la Fórmula 1 para impresionar logró una victoria batiendo a auténticas estrellas de su época. La Race of Champions de 1975 no decepcionó y en una época repleta de pilotos británicos, el triunfo se quedó en casa de nuevo. Más allá de ello, Tom Pryce batió a John Watson para completar un doblete británico que hizo muy feliz al público.

Continuar leyendo »

Si hay un piloto claramente dominador del extraño mundo de las carreras no puntuables en los años 70, este es sin duda James Hunt. El piloto británico disputó un total de 11 sobre las 31 carreras no puntuables disputadas entre 1970 y 1979, siendo 11 sobre 15 en la época en la que el campeón estuvo en activo. Con un total de cuatro victorias, solo Emerson Fittipaldi le iguala en triunfos fuera de campeonato en esa época... aunque el brasileño disputaría un total de 21 carreras de este tipo, logrando un porcentaje algo peor. Más remarcable aún, Hunt logró todos estos éxitos en un solo país, Gran Bretaña, situándole como uno de los pilotos con más éxitos en carreras de Fórmula 1 en casa. En la edición de 1976 de la Race of Champions en el desafiante circuito de Brands Hatch, James Hunt logró su primera victoria con McLaren, iniciando una temporada que resultaría histórica por muchos motivos entre los que acabaría destacando el primer y único título del controvertido pero popular as de Belmont, en los suburbios de Londres.

Continuar leyendo »

A lo largo de los años 70, la curiosa normativa de la Fórmula 1 que permitía una carrera por país en el Campeonato del Mundo tenía un efecto singular en Gran Bretaña, con citas no puntuables anualmente. Estas siempre atraían a equipos locales que no podían clasificarse para el mundial pero sí en pruebas menos concurridas. A pesar de todo y con algunos resultados inusuales, también había carreras con ganadores más habituales. Fue el caso de la Race of Champions de 1977, en la que James Hunt logró la victoria para lucir el dorsal número 1 que le acreditaba como campeón de la temporada anterior. El británico se encargó de liderar una armada de pilotos locales que coparon el top 10, con alguna limitada excepción.

Continuar leyendo »

A lo largo de tres décadas, la Race of Champions de Brands Hatch fue uno de los eventos más importantes del año para el automovilismo británico. Se trata de una cita que inició su historia en 1965 con la Fórmula 1 hasta su última edición de 1983. En 1979, esta carrera vivió uno de sus momentos más interesantes con una mezcla de coches de dos campeonatos de Fórmula 1 distintos en un año de cambio en el que el efecto suelo empezaba a imponerse. La victoria fue para Gilles Villeneuve, que se llevó así su único triunfo en una carrera no puntuable de la categoría reina. Para el canadiense, sería el mejor momento de su carrera deportiva, al obtener un tercer éxito consecutivo tras ganar los Grandes Premios de Sudáfrica y Estados Unidos Oeste. La de Brands Hatch fue su cuarta victoria de un total de siete al volante de un coche de Fórmula 1, por delante de Nelson Piquet y Mario Andretti, con quien tuvo un fantástico duelo.

Continuar leyendo »

Únicamente le duró el récord de Spa-Francorchamps unas semanas hasta que Sebastian Vettel y los otros dos pilotos que coparon las tres primeras posiciones de la sesión de clasificación del Gran Premio de Bélgica bajaron en tres décimas el récord establecido por Neel Jani apenas cuatro meses antes. El Porsche 919 Hybrid Evo volvió a salir este fin de semana a la gran fiesta de Porsche celebrada en el Circuito de Brands Hatch y aunque se habló de exhibición y no de intento de batir el récord oficial, Nick Tandy salió al volante del prototipo de los alemanes con la intención de establecer un nuevo registro.

Continuar leyendo »

Ganó Dani Juncadella el sábado y el domingo tampoco se le escapó la victoria a Mercedes-Benz en Brands Hatch, decidida a abandonar con buen sabor de boca el DTM. La marca de la estrella dominó a placer la segunda carrera en el trazado inglés, donde dos pilotos británicos se subieron a los dos cajones más elevados del podio. Paul di Resta le ganó la partida a Gary Paffett, reduciendo así diferencias en la clasificación general.

Continuar leyendo »