El pasado 20 de mayo, Niki Lauda se convirtió de forma definitiva en leyenda del mundo del deporte en general y la Fórmula 1 en particular. El austriaco será recordado por muchos por su carácter directo y por no estar por tonterías tras su retirada como piloto en activo. Pero hasta 1985, Niki Lauda fue uno de los pilotos más brillantes que la categoría reina ha visto jamás. Cerebral, inteligente, rápido y capaz en las esferas políticas, Lauda logró tres títulos de campeón del mundo en 1975, 1977 y 1984 después de su retorno posterior a una retirada inicial a finales de 1979. El prólogo de la leyenda de Lauda inició en 1974 con su primer año en Ferrari, logrando ya varias victorias y peleando por el título. Pero fue en 1975, cuando todo encajó para conseguir el primer título de un piloto nacido en Austria (Jochen Rindt había nacido en Alemania). Si hay que marcar un punto de inicio de esa leyenda de Niki Lauda, este debe ser sin duda el Gran Premio de Mónaco de 1975, carrera que interrumpió una racha de veinte años sin ganar en el Principado para la marca italiana.

Continuar leyendo »

Entre los años 50 y los años 70, el Reino Unido fue un auténtico centro de operaciónes de la Fórmula 1, aún más que hoy en día. Si en la actualidad la mayoría de equipos están allí, en aquel entonces la proporción era parecida con el añadido de tener varias carreras de la categoría reina a lo largo de cada año natural. Varias visitas a Silverstone, Brands Hatch... y hasta Oulton Park. Este peculiar circuito tuvo su momento de gloria entre los años 60 y principios de los 70, en unos años en los que varias citas trajeron a los mejores pilotos de Fórmula 1 del mundo a competir allí por el oro. Esta era llegó a su fin en 1972, con la última edición del International Gold Cup en el que Denny Hulme se impuso en la última carrera de Fórmula 1 en este escenario. Técnicamente, a finales de la década de los 70 la Fórmula 1 volvería a Oulton Park a través del certamen británico, la llamada "Fórmula Aurora". La categoría volvería pero con coches 'desfasados' y pilotos que poco tenían que ver con las grandes estrellas mundialistas. En el Reino Unido, la edición de 1972 es por lo tanto la última cita 'real' de la Fórmula 1 en Oulton Park.

Continuar leyendo »

Que el circuito de Vallelunga (conocido bajo el nombre de Piero Taruffi) es uno de los más conocidos de Italia, lo sabe todo el mundo. A pesar de su larga historia en las dos ruedas, las cuatro también han tenido buena y bonita presencia en el trazado romano... pero si nos fijamos en la categoría reina, su presencia es especialmente limitada. En años recientes, equipos como Ferrari y Minardi habían realizado algunas pruebas allí, pero carreras solo se disputó una en toda su historia. Estamos hablando del Gran Premio della Republica Italiana, una cita que tuvo lugar en Vallelunga en 1972 en medio de una batalla dialéctica entre Ferrari y las autoridades italianas y que resultó en un evento bastante pobre a nivel de inscripción. Ello no impidió que tomara parte en la carrera un Emerson Fittipaldi que tiene el honor de ser el último ganador de una carrera de Fórmula 1 en Vallelunga. El brasileño se impuso en esta prueba a una parrilla poco concurrida y poco competitiva aunque los aficionados disfrutaron por lo inusual de ver a los coches allí.

Continuar leyendo »

Técnicamente y si nos ceñimos a nuestros análisis de las carreras no puntuables de Fórmula 1, el resumen de la Rothmans 50.000 debería quedar fuera de lugar. La cita, organizada por la tabacalera Rothmans y con una cantidad de dinero descomunal en cuanto a premios y patrocinio para la época, pretendía ser la gran carrera para acabar con todas las demás. En otras palabras, una prueba organizada bajo normativa de Fórmula Libre que habría permitido que compitiera cualquier coche que así lo quisiera. Algunos de estos coches fueron monoplazas de Fórmula 1 y la victoria de Emerson Fittipaldi justifica que esta carrera sea relatada. Incluso en algunos círculos, se considera a esta cita como una carrera no puntuable de Fórmula 1 más, aunque a título personal me cuesta pensar que sea así al ser normativa abierta y contar con tan pocos coches de este tipo. Pero, con nuestro afán de dar la información completa, relatamos una historia de lo más peculiar con multitud de tipos distintos de coches y una rencilla entre tabacaleras, con tractores Ford como estrellas invitadas.

Continuar leyendo »

A lo largo de los últimos años en los que las carreras no puntuables de Fórmula 1 estuvieron presentes en el mundo del automovilismo, los circuitos de Brands Hatch y Silverstone tuvieron un protagonismo casi exclusivo, con apenas alguna carrera suelta en Dijon o en Imola para romper la monotonía. Pero además de trazados en los que antes o después se disputarían carreras puntuables para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, la categoría reina también pisó circuitos inusuales que nunca se usaron de forma oficial. El último caso de la historia de la F1 fue el Gran Premio Presidente Medici de 1974, una carrera no puntuable disputado en el entonces conocido como Autódromo Emilio Medici, actualmente Autódromo Internacional Nelson Piquet de Brasília. En una carrera orquestrada en buena parte por Bernie Ecclestone (claro), Emerson Fittipaldi dio a los aficionados de casa un buen motivo de celebración al llevarse la victoria en la única carrera de Fórmula 1 disputada allí.

Continuar leyendo »

El circuito de Brands Hatch siempre ofrece un importante desafío a los pilotos que compiten en él. Evidentemente, la Fórmula 1 no fue una excepción en el tiempo que pasó en este trazado y la presencia y popularidad de las carreras no puntuables hasta los años 70 hicieron que el circuito fuera uno de los más conocidos por los pilotos y equipos. De esta forma, el talento de los mejores pilotos de la época siempre les permitió brillar por encima de sus coetáneos. Quizás por eso no sorprende tanto que la última victoria de Jacky Ickx al volante de un coche de Fórmula 1 se diera en el circuito de Brands Hatch con motivo de la Race of Champions de 1974 a pesar de estar en un equipo Lotus en el que nunca acabó de sentirse cómodo en los dos años en los que trabajó para Colin Chapman. El belga, un auténtico talento multidisciplinar, siguió compitiendo varias temporadas en la categoría reina sin volver a probar las mieles del triunfo, pero siempre manteniéndose como uno de los hombres más destacados de su época.

Continuar leyendo »

Durante la segunda mitad de la década de los años 70, el número de carreras no puntuables para el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 fue cayendo poco a poco hasta desaparecer tras 1983. Hubo una época en la que la cantidad era mucho más elevada. La temporada de 1975 fue la última vez en la que hubo tres carreras no puntuables el mismo año, siendo dos de ellas en suelo británico, como mandaba la tradición. La segunda de ellas fue el BRDC International Trophy de Silverstone. Allí, una buena inscripción con varios pilotos punteros del mundial dio como resultado una entretenida carrera en la que Niki Lauda y Emerson Fittipaldi dieron espectáculo con una batalla que duró hasta la mismísima última vuelta. Una sola décima separó al ganador del segundo clasificado, con Mario Andretti completando un podio de altos vuelos.

Continuar leyendo »

Pietro Fittipaldi, nieto del bicampeón mundial Emerson Fittipaldi, se sintió honrado por regresar el apellido a la Fórmula 1, aunque comprende que solamente sea en unas prácticas de postemporada. El piloto brasileño de 22 años rodó el día de ayer en el circuito de Abu Dhabi con el Haas VF-18, lo que representó su debut en la categoría, y admitió que en 2019 tomará su papel de tercer piloto de Haas F1 muy en serio, tanto que descartó volver a la IndyCar.

Continuar leyendo »

Gran Bretaña fue durante las primeras décadas de historia de la Fórmula 1 una auténtica cuna de pilotos, equipos e incluso carreras. Puesto que la normativa internacional limitaba el número de carreras mundialistas a una por país, ello hacía que el Reino Unido se quedara con varios eventos de Fórmula 1 de primer nivel sin una validez expresa para el Campeonato del Mundo. Pero aunque no hubiera puntos en juego, sí había premios económicos, lo que hacía que estas carreras tuvieran cierta afluencia entre los equipos locales y de zona media, para los cuales había un incentivo claro en tomar parte en estas carreras no puntuables. Una de las clásicas anuales era el BRDC International Trophy, que se alternaba el papel de carrera no puntuable con la Race of Champions de Brands Hatch; cuando un circuito tenía el Gran Premio de Gran Bretaña, el otro tenía la carrera no puntuable y viceversa. En 1978 se disputó la última edición del BRDC International Trophy, una carrera con una historia prestigiosa que se despidió con Keke Rosberg venciendo bajo un diluvio espectacular.

Continuar leyendo »

La temporada de 2018 de Fórmula 1 tendrá la particularidad de cortar una racha de 48 años consecutivos con al menos un piloto brasileño en la parrilla, situación un tanto irregular tomando en cuenta que el país amazónico es la cuna de los campeones Emerson Fittipaldi, Nelson Piquet y Ayrton Senna; y además cuenta con Petrobras, empresa que anteriormente invirtió en la escudería Williams, por donde pasaron Rubens Barrichello y Felipe Massa. Ahora el proveedor de combustible desembarcó en McLaren y sería lógico que apuntale la carrera de algún piloto brasileño pero, salvo Sérgio Sette Câmara, no parece existir más opciones en el horizonte.

Continuar leyendo »