comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

4 MIN

Autopistas de peaje gratis: buenas y malas noticias

Autopista Peaje 1118 02

Hay pocas noticias que generen tanto interés entre muchos conductores como el hecho de que una autopista de peaje pase a ser gratuita. Y por contra, pocas noticias irritan más a los conductores que el hecho de que autovías y otras vías de alta capacidad introduzcan un peaje, o algún tipo de pago por uso. A lo largo del último año se ha anunciado que algunas autopistas de peaje serán gratis, una medida ciertamente muy esperada por muchos conductores. ¿Pero cuáles son las repercusiones de esta medida? ¿Qué futuro le espera a las autovías y autopistas españolas?

Autopistas de peaje que son y serán gratis

- El 1 de diciembre de 2018 se levantaba el peaje de la autopista AP1 entre Burgos y Armiñon (Álava). La autopista se liberaba del peaje después de que venciera su concesión, después de 44 años cobrando por su uso. - El 1 de enero de 2020 se levantará el peaje de las autopistas AP-4 entre Sevilla y Cádiz y AP-7 entre Tarragona y Alicante. Tras vencer el contrato de concesión con Abertis, estos tramos de autopista regresan al Estado, que ha decidido dejar de cobrar los peajes.

¿Quién paga las autopistas de peaje?

A pesar de ser una medida muy popular entre los conductores, el paso de una autopista de peaje, a una vía gratis, siempre acarrea un coste. El coste directo de los tramos de la AP-4 y AP-7 serán los 153 millones de euros que costará la licitación el año que viene de las tareas de mantenimiento, que hasta ahora eran costeadas por la concesionaria Abertis, y sufragadas con los peajes pagados por los usuarios. De esta forma, en cualquier autopista de peaje que pasa a ser gratis y bajo el control del Estado o pagan los usuarios, con los peajes, o pagan los contribuyentes, mediante los impuestos que costean las inversiones públicas.

Por otro lado, el Estado ha tenido que asumir en los últimos años el rescate de autopistas que quebraron, después de que su utilización durante los últimos años fuera significativamente inferior a las previsiones iniciales. El problema, en este caso, en vías como la R-4, entre Madrid y Ocaña (Toledo), es que el Estado ha tenido que asumir la deuda acumulada por las concesionarias, y la factura necesaria para asegurar que las autopistas quebradas sigan prestando el servicio. De manera que los contribuyentes tendrán que pagar la factura, con sus impuestos, pero estas autopistas de peaje no pasarán a ser gratuitas, y de hecho serán adjudicadas a nuevas empresas concesionarias.

Lo que sí hemos visto en los últimos meses es como la actividad y el uso de las autopistas rescatadas se incrementaba, debido a la bajada de los peajes.

La seguridad vial y las autopistas de peaje

Descongestionar las autovías que más tráfico soportan, con tramos de autopistas de peaje, o disuadir a los conductores y vehículos de transporte pesado de utilizar carreteras convencionales en su lugar, siempre es provechoso y positivo para la seguridad vial. Así las cosas, cuando una vía de alta capacidad pasa a incorporar un peaje, la consecuencia directa es trasladar buena parte del tráfico a vías con mayores tasas de accidentalidad, por ejemplo a vías convencionales.

Queda pendiente una solución para otras autopistas que terminarán su concesión en 2021, como la AP-2 entre Zaragoza y Tarragona y la AP-7 entre Salou y La Junquera en las que, por tratarse de tramos más largos, y de peajes rentables, parece más difícil una solución como la planteada recientemente en tramos de autopista de peaje más cortos que sí han pasado a ser gratis.

Por otro lado, la buena noticia de que algunos tramos de autopista de peaje sean gratis podría transformarse en todo lo contrario si se confirman los planes del Gobierno de introducir nuevos sistemas de pago. Desde el Ministerio de Fomento ya se ha trasladado que se tendrán que valorar opciones que podrían, incluso, llegar a la introducción de una viñeta, que no solo podría afectar a los tramos de autopista de peaje que son de pago, sino incluso a tramos de autovía en los que en los últimos años el conductor no ha tenido que pagar por su uso.