CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Una mala idea para ahorrar al repostar diésel que puede salirte muy cara: hasta 12.000 € de multa

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 3 May 2022
Gasolinera Repostar Multa Telefono Movil Dgt
Gasolinera Repostar Multa Telefono Movil Dgt

Con la subida del combustible es inevitable poner en marcha todos los consejos posibles para ahorrar diésel y gasolina, además de fijarnos cada vez en los precios de los mismos a la hora de acudir a la gasolinera en busca de la más económica. Así pues, si tienes un diésel es posible que te hayas percatado de la existencia de un gasóleo B con un precio notablemente inferior al gasóleo convencional y, por tanto, preguntado qué pasa si reposto gasóleo B en mi coche

En el momento de escribir estas líneas, el gasóleo A se sitúa en torno a los 1,89 €/l, mientras que el B se queda en 1,46 €/l, lo que nos da un diferencial de 43 céntimos, o lo que viene siendo lo mismo, unos 21,5 € de ahorro a la hora de llenar un depósito medio de 50 litros.

La manguera roja del surtidor corresponde al gasóleo B

¿Puede un coche diésel funcionar con gasóleo B?

La diferencia de precio entre ambos tipos de gasóleo es notable, lo cual lleva irremediablemente a preguntarnos si un coche diésel puede funcionar con gasóleo B, sobre todo si tenemos en cuente que este combustible se asocia a maquinaria agrícola y tractores, lo que hace pensar que no tenga la calidad del diésel "convencional".

Pues bien, en un principio cualquier coche diésel podría funcionar con gasóleo B sin mayor problema ya que químicamente ambos tipos de combustible son prácticamente similares, a excepción de la ausencia de ciertos aditivos en el gasóleo B, generalmente de tipo detergente que previenen la acumulación de carbonilla, así como por una densidad ligerísimamente mayor y un número de cetano levemente menor, parámetro que recordemos hace referencia hace referencia al tiempo que transcurre desde que se inyecta el combustible en el cilindro hasta que comienza el procedo de combustión, de forma que un mayor número de cetano implica un menor tiempo y, por tanto, una combustión de más calidad, es decir, con un menor consumo, menores vibraciones y un mayor rendimiento.

Así pues, en los coches diésel más modernos, con complejos sistemas de inyección, numerosos elementos anticontaminación como el filtro antipartículas o el AdBlue y una importante carga electrónica, no es conveniente emplearlo, ya que a la larga podrían aparecer costosas averías en esos sistemas, además de aumentar el consumo de los mismos disminuyendo así ese ahorro.

Aunque el gasóleo A y B son similares y un diésel puede funcionar con él, no es recomendable en los más modernos.

¿Cuál es la multa por repostar gasóleo B?

Sin embargo, debes saber que está prohibido repostar gasóleo B por parte de usuarios particulares y también profesionales del transporte, pues se trata de un combustible bonificado para el sector agrícola, lo que significa que su uso tan sólo está permitido en tractores, maquinaria de esa índole, vehículos especiales no matriculados y algunos tipos de embarcaciones que no sean de recreo.

Así pues, la multa por usar gasóleo B de forma indebida va desde los 601 € y puede alcanzar los 12.000 €, además de acarrear la inmovilización del vehículo infractor durante hasta 12 meses doblándose la cuantía económica en caso de reincidencia. De hecho, este uso fraudulento del gasóleo B se considera un delito de estafa a la Hacienda Pública.

La multa por usar gasóleo B en un coche diésel puede alcanzar los 12.000 € de multa.

Para facilitar la detección del mismo por parte de la Guardia Civil y demás autoridades competentes el gasóleo B posee un color rojizo que permite distinguirlo del gasóleo convencional de una forma simple y rápida mediante una mera inspección visual, aunque lo cierto es que este tipo de fraude no suele ser habitual entre conductores particulares de turismos, o al menos no suelen ser tan controlados, en parte por la mayor dificultad de extraer la mencionada muestra del depósito.

Por el contrario, sí que se trata de una práctica que en ocasiones se ha detectado en el sector del transporte pesado por carretera, motivo por el cual la DGT en sus habituales campañas a este sector para verificar tiempos de descanso también realizan este tipo de controles.