comscore
MENÚ
Diariomotor

6 MIN

Etiqueta DGT vs eficiencia IDAE: la letra pequeña detrás de las ayudas a la compra de coche nuevo

Diesel Segunda Mano Motores Etiqueta Eco

Ya están aquí las esperadas ayudas a la compra de coche nuevo, que durante tanto tiempo llevaba demandando la industria del automóvil, y que ahora llegan para tratar de revitalizar las ventas de coches y ayudar a mitigar los efectos de la crisis provocada por la propagación de la COVID-19. Este plan de ayudas a la compra de coches nuevos, que llega junto con otras muchas medidas para ayudar a la industria del automóvil, distribuirá las ayudas en función de dos parámetros, la etiqueta medioambiental de la DGT y la clasificación energética del IDAE. Ahora bien, ¿qué diferencias existen entre ellas? ¿por qué es tan importante esta letra pequeña para calcular la cuantía de las ayudas?

La etiqueta medioambiental de la DGT

Sin lugar a dudas, la etiqueta medioambiental de la DGT es el parámetro que intenta determinar cuán "limpio" es nuestro coche más conocido. La etiqueta medioambiental de la DGT es la que llevamos pegada en el parabrisas de nuestro coche y será amarilla, o etiqueta B, si tu coche emplea motor de gasolina y está matriculado entre 2001 y 2005 - ambos inclusive - o un motor diésel y está matriculado entre 2006 y agosto de 2014, ambos inclusive.

Pero si nos ceñimos a las etiquetas empleadas en coches nuevos, únicamente tendremos tres opciones:

* Etiqueta Cero Emisiones, azul: si nuestro coche es eléctrico o un híbrido enchufable con una autonomía de al menos 40 kilómetros. * Etiqueta Eco, azul y verde: si nuestro coche es híbrido, un híbrido enchufable con menos de 40 kilómetros de autonomía, o está propulsado por gas (GLP, GNC y GNL). En esta clasificación también se incluyen los micro-híbridos, que son coches diésel y gasolina que emplean un sistema eléctrico de apoyo, con un acumulador de energía (una batería) y un motor/alternador eléctrico. * Etiqueta C, verde: el resto de coches nuevos diésel y gasolina que no funcionen con gas, o no dispongan de hibridación o micro-hibridación, reciben la etiqueta C.

Dicho lo cual, la etiqueta medioambiental de la DGT en coches nuevos no siempre es el mejor indicador de cuán eficiente es un coche, como veremos a continuación, a pesar de que esa sea su finalidad. Pero sí es un buen indicador de la tecnología que emplea nuestro coche, puesto que Cero Emisiones solo se aplica a eléctricos y la mayoría de los enchufables; Eco se aplica a híbridos, micro-híbridos, enchufables de baja autonomía y vehículos a gas; y la etiqueta C a todos lo demás.

Decimos que no es un buen indicador de la eficiencia de un automóvil por el mero hecho de que en los últimos años hayamos visto la proliferación de muchos vehículos de altas prestaciones que, por el mero hecho de disponer de un sistema micro-híbrido, reciben la etiqueta Eco, o que por ser híbridos enchufables, a pesar de su elevada potencia y consumo utilizando su motor de combustión interna, reciben la etiqueta Cero Emisiones.

Sabemos que el Ejecutivo ha propuesto una discusión al sector para revisar las etiquetas medioambientales de la DGT, antes de julio de 2021. En cualquier caso, y de momento, así es como funciona la etiqueta medioambiental de la DGT.

Clasificación energética del IDAE

El IDAE es el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía y elabora una guía en la que se clasifica energéticamente cada vehículo, en función del motor empleado. La clasificación energética del IDAE sí es un indicador más preciso para conocer cuán eficiente es un automóvil. Para determinar la clasificación energética se emplea el consumo medio de los coches clasificados y la clasificación, que emplea un código alfabético, de la A, a la G, se asigna en función de la desviación del consumo medio del coche con respecto a la media.

De esta forma, la clasificación energética del IDAE se asigna como sigue:

* Clasificación Energética A: desviación de -25% (o menor) respecto al consumo de la media * Clasificación B: desviación de -15% a -25% * Clasificación C: desviación de -5% a -15% * Clasificación D: desviación respecto a la media de -5% a +5% * Clasificación E: desviación de +5 a +15% * Clasificación F: desviación de +15% a +25% * Clasificación G: desviación de +25% o más

Como vemos, la clasificación energética, o de eficiencia, del IDAE, no está tan estrechamente relacionada con la etiqueta medioambiental de la DGT. Para saber la clasificación energética de un automóvil hemos de fijarnos en el coche (marca y modelo), su carrocería (cinco puertas, tres puertas, familiar, sedán...), la línea de equipamiento empleada y, sobre todo, el motor y la transmisión que emplea (manual, automático, tracción delantera, 4x4...)

El IDAE dispone de una base de datos en la que podemos comprobar que clasificación energética tiene un automóvil. También elabora semestralmente una guía (ver la primera guía de 2020), en la que se listan todos los vehículos clasificados.

Ayudas, etiqueta DGT y clasificación energética

Aunque la clasificación energética del IDAE había pasado prácticamente desapercibida durante los últimos años y, ni mucho menos había captado tanto la atención de los conductores, y los compradores, como la etiqueta medioambiental, es un parámetro importante para calcular el importe de las nuevas ayudas para la compra de coche nuevo.

Y es que las ayudas a la compra de coches nuevos se articulan alrededor de la etiqueta DGT y de la clasificación energética, en diferentes tramos y cuantías, que se establecen como sigue:

* 1.000€: etiqueta ECO, clasificación energética A del IDAE * 600€: etiqueta ECO, clasificación B * 800€: etiqueta C y eficiencia A * 400€: etiqueta C y eficiencia B

Más guías de compra de coche nuevo y ayudas

* Lista de ofertas de coches nuevos en ¿Qué coche me compro? * Guía de ayudas a la compra de coche nuevo en 2020 * ¿Cuánto debo gastar en un coche nuevo? * Diésel o gasolina: 5 preguntas que debes hacerte * Stock a bajo precio: el chollo de comprar coche tras el confinamiento * Comprar un coche nuevo o reparar un coche viejo * Diésel, gasolina, o híbrido: ventajas e inconvenientes