¿Me compro un coche nuevo o reparo mi coche viejo? ¿Qué es mejor?

José Luis Gómez  | 
Hand Over The Keys

¿Oye Jose, tú crees que me interesa arreglar el coche o mejor me compro otro? De todas y cuantas preguntas me hace mi círculo más cercano sobre coches esta es, sin duda, la más difícil de responder. Prefiero mil veces antes recomendar un coche, modelo o versión. Es difícil por varios motivos, ya que cada caso, cada situación es diferente, y hay muchas variables que desconoces a priori, más aún detrás de la pantalla. Puede que le tengas especial cariño a ese coche, que actualmente no quieras o no puedas hacer el desembolso que supone comprar un coche nuevo, o que te estés deseando de probar otro cacharro.

Recomendar a alguien si reparar su coche viejo o comprar uno es muy difícil sin conocer su situación personal y necesidades.

Por lo general soy partidario de reparar, tanto si se trata de un coche viejo o menos viejo, ya que si se le ha realizado un mantenimiento y cuidado adecuado todo lo demás estará en buena forma, y por costosa que sea la reparación no llegará a ser como comprar un coche (nuevo o de ocasión). Por otro lado, un coche con muchos kilómetro (200.000 o incluso 300.000) o con 15 años considero que es perfectamente válido para su uso diario, puesto que la tecnología de esa fecha y el equipamiento del que disponen es lo suficientemente “moderno”. Pero dejo de enrollarme y te cuento un poco más en los siguientes puntos.
 

Factor económico

Nuevo Reparar Coche Viejo Dinero Puzzle
La principal razón por la que nos planteamos si cambiar de coche o reparar el actual es de tipo económico, no nos engallemos. La primera regla o premisa a aplicar de forma general es que si el importe de la reparación supera el 70 u 80 % del valor de mercado del coche no lo repares. Para ello, consulta en cualquier portal de anuncios o de coches de segunda mano el precio por el que se mueven unidades similares a la tuya.

Sin embargo hay excepciones, ya que no es lo mismo el 80 % de 5.000 € como de 40.000 €. Esta regla se basa en que aunque repares la avería presente, siempre habrá un mantenimiento o revisión pendiente, o el propio riesgo de sufrir otra avería si tu coche cuenta ya con unos años o kilómetros, por lo que ya habremos igualado ese valor del coche. Así, lo más recomendable es vender las piezas que estén en buen estado si son interesantes en portales de segunda mano y llevar el coche a un desguace.

Otro indicador que delata si es hora de cambiar de coche es el gasto medio en averías en el último año o dos años. Si ese gasto es superior a los 150 ó 200 euros mensuales no lo pienses ni un segundo más. A partir de este punto sería importante reflexionar si interesa comprar un coche nuevo (mayor inversión, pero que requiere de menor mantenimiento a corto plazo), seminuevo (algo intermedio, unos 3 años y 60.000 km) o uno más antiguo o con mayor kilometraje: es cuestión de seguir haciendo cuentas.

Si el precio de la reparación es del 70 % del valor de marcado del coche, o el gasto medio en reparaciones es notable, cámbialo. Eso sí, compara siempre antes presupuestos de reparación e indaga un poco.

Por último, en cuanto al tema meramente monetario se refiere, decirte que no te quedes con el primer presupuesto de reparación, sino que indagues e investigues un poco más. Normalmente, en ciertos talleres como los servicios oficiales, se aplica la política de sustitución de pieza en lugar de reparar, por lo que el montante final es mucho más elevado. Generalmente, cualquier avería relacionada con el conjunto motor – transmisión es perfectamente reparable: existen numerosos especialistas en cajas de cambio que las reconstruyen y quedan nuevas, turbos o inyectores de intercambio, incluso hasta el alternador puede llegar a tener despiece (escobillas, regulador de tensión, polea). Así, acudiendo a este tipo de profesionales puedes llegar a obtener un gran ahorro, incluso del 50 o 60 %, y decantar la balanza en favor de la reparación.
 

Coche viejo: edad y kilometraje

Nuevo Reparar Coche Viejo Mercedes Clasico Odometro Cuentakilometros
Generalmente, si nuestro coche cuenta ya con una edad o kilometraje es recomendable cambiarlo, a ser posible antes de que surja la avería y recuperar algo de dinero, ya que en caso contrario o bien tendremos que repararlo para venderlo, o casi llevarlo a un desguace. Sobre qué se considera un coche viejo hay muchas opiniones, según el medio y el autor, aunque la mayoría coinciden en los 15 años y los 200.000 o 300.000 kilómetros que al inicio comentaba. Pero no siempre es a´si.

Varios autores recomiendan cambiar de coche si ya tiene 15 años o unos 200.000 km, pues se considera viejo. Personalmente soy un poco reacio a esa opinión, si funciona perfectamente y cumple mis necesidades, ¿por qué cambiarlo?

Sobre este tema no hay una ley matemática exacta, sino que se presentan diversos factores y supuestos, en base a los que argumentar y elucubrar. Personalmente opino que un coche con las características anteriores no es razón suficiente para su renovación, básicamente por los siguientes motivos:

• Hace 15 años era la avance de la tecnología era tal como para disponer de unos sistemas de seguridad dignos, que van desde zonas de deformación programadas en la carrocería para absorber la energía del impacto, ABS y ESP, o unos cuantos de airbags.

• Sobre el equipamiento de confort cabe aplicar lo mismo. Es habitual que un coche de gama algo más alta cuente con faros de xenón, climatizador digital (incluso bizona), sensores de aparcamiento, o un cambio automático bastante aceptable (ya empiezan a aparecer los DSG y S-Tronic de doble embrague o a ofrecer un buen resultado los convertidores de par de BMW y grupo VAG).

• Además, si has cuidado tu coche y le has realizado un mantenimiento adecuado seguirá en buena forma, y lo mismo podemos decir si lo has comprado de segunda mano y los has mimado durante este tiempo. De hecho, si lo que pretendes es comprar un coche de segunda mano te encontrarás la problemática de mantenimientos pendientes (algunos costosos y que ya habías hecho en tu actual vehículo), así como un mayor riesgo de sufrir averías o que en poco tiempo llegues a la misma situación.
 

Seguridad y emisiones

Nuevo Reparar Coche Viejo Bmw 330e Hibrido
Sin embargo, a pesar de lo expuesto en el punto anterior, son innegables los avances en materia de seguridad y contaminación de un coche nuevo frente a uno con 10, 15 o 20 años.

Dada la actual legislación en materia anticontaminación, una avería importante en tu viejo coche es un buen motivo para adquirir uno nuevo que cuente con el distintivo medioambiental de la DGT, y si tu actual coche ya contaba con él, siempre puedes “subir de nivel” comprando un ECO o cero emisiones. De hecho y como curiosidad, en las web de anuncios hay grandísimas ofertas en ciudades como Madrid o Barcelona para coches que no cumplen con esas medidas.

Por otro lado, resultan impresionantes los sistemas de seguridad activa y de asistencia al conductor que equipan los coches actuales. Si bien con una dotación medianamente decente se puede ir sin problema (ver apartado anterior), el aviso de ángulo muerto, frenada automática de emergencia, detección de colisión o asistente en atascos, son sistemas muy útiles, que en cierto modo descargan al conductor y evitan un posible accidente.
 

Incertidumbre: mejor esperar

Puede darse el caso de que tu coche se haya estropeado, y de que la reparación a pesar de ser medianamente costosa, merezca la pena: no se suele estropear a menudo, está bien mantenido, la puedo pagar sin mayor problema… En este caso igual lo más adecuado es esperar y reparar el vehículo.

Son muchos los frentes cambiantes que se acercan actualmente, un panorama en el que el diésel no tendrá mucha cabida (con más o menos razón, pero es lo que se deja ver), donde los gasolina cada vez consumen menos y el avance en el coche eléctrico es imparable (a pesar de que hay problemas por resolver como el de la autonomía, red de recarga o precio). A esto se le suma la cada vez más restrictiva normativa anticontaminación. Por tanto, se antoja prudente esperar, ver cómo evoluciona el panorama, y entonces comprar.

Sin embargo, no solo los factores externos se mueven, sino que tus necesidades también podrían cambiar, y con eso enlazamos al siguiente punto.
 

Cambio de necesidades

The Hain Family
Así mismo, si tus necesidades han cambiado, o están a punto de cambiar, es un buen momento para no reparar tu actual coche y comprar otro, o venderlo preventivamente. Con esto me refiero a un cambio de trabajo, que te obligue a recorrer muchos más kilómetros, o que te permita ir caminando en 5 minutos, a un aumento de familia o una nueva afición que te requiera un 4x4, o por qué no, un deportivo para track days.
 

Casos especiales

Nuevo Reparar Coche Viejo Porsche 911 Turbo 1974
Finalmente, hay casos especiales o excepcionales en los que la decisión correcta es reparar sí o sí tu viejo coche. Por un lado existen razones puramente emocionales, como que sea tu primer coche, un regalo de tus padres o el deportivo por el que tanto tiempo trabajaste duro.

Hay casos en los que es recomendable reparar a pesar del desembolso, como en los clásicos o youngtimer, además de si tienes especial afecto o interés en esa unidad concreta.

Pero también puede darse el caso de que poseas un youngtimer y que su valor tienda al alza (dejando a un lado los clásicos, pus ahí entra en juego la regla del 80 % del valor de mercado). De esta forma, si la reparación del mismo es similar a la de su valor de marcado puede ser interesante realizarla, y aprovechar incluso en realizar un mantenimiento preventivo o ciertas mejoras. Así disfrutarás de un coche que previsiblemente se encuentra en mejor estados que otros desconocidos, y que a medio plazo puedes recuperar la inversión realizada en su reparación.

Al hilo de lo anterior, y yéndonos un poco por los cerros de Úbeda, también es interesante la posibilidad de comprar un coche más o menos viejo con alguna reparación pendiente si el precio es atractivo. Para ello lo principal es que estés completamente seguro de lo que estás comprando y no llevarte grandes sorpresas, y que tengas una estimación del coste de la reparación. A partir de ahí la cuanta es fácil: si el precio del coche más la reparación es significativamente inferior al del valor de mercado, adelante
 

Conclusiones

Como has podido ver son múltiples los factores que determinan la idoneidad de reparar tu coche viejo o comprar uno nuevo, aunque todo lo expuesto es coherente, lógico y de sentido común. De forma general podemos decir que si la avería es puntual, y tu actual coche está en buen estado y satisface tus necesidades, repáralo.

Concluimos diciendo que, si te ves en esa tesitura, lo que pretendo con este artículo es mostrarte varios puntos de vistas y consideraciones a tener en cuenta para que a partir de ahí reflexiones y llegues tu mismo a la respuesta, a tu respuesta, ya que nadie conoce tu coche y tu situación mejor.

Más artículos que pueden ayudarte en la compra de un coche, tanto nuevo como de segunda mano:

- Guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años
- ¿Es buena idea comprar un coche diésel de segunda mano actualmente?
- ¿Interesa comprar un coche de segunda mano con muchos kilómetros?
- Por qué deberías (o no) comprar un diésel micro-híbrido
- Diésel, gasolina o híbrido: ventajas e inconvenientes
- Estos son todos los coches diésel con etiqueta ECO actualmente a la venta en España
- Qué es un coche de stock y por qué te supondrá un buen ahorro al comprar un coche nuevo

Ver todos los comentarios 2
  • alex

    mi coche tiene 115.000 km tiene 11 años y muy pocas averias. mecanicas ninguna, todas son elevelanuas y cosas asi pero el motivo de aguantarlo como sea es que no me gustan las pantallas flotantes ni los techos solares que van por encima y no se escondes al abrirlos y encontrar un coche actualmente con techo solar de toda la vida y sin pantalla flotante creo que es una misión muy difícil en europa no asi en china que por ejemplo el fabia el rapid etc si lo llevan asi que me dure muchos años.

  • Leonmafioso

    El problema europeo es que mientras haya las benditas (o malditas) homologaciones no se puede hacer mucho con un clásico de uso diario. Si por ejemplo, yo tomo un chevelle de 1973 (que ya tiene 47 años de haberse producido) y mejoro el sistema de frenos (sustituyendo la bomba, los rotores, eliminando los tambores traseros y colocando discos, colocando los latiguillos reforzados con tela metálica), instalando un motor con la misma potencia y que consuma menos combustible, colocando una transmision automática con cambios que permitan ahorrar combustible, cinturones de seguridad, instalando una suspensión que mejore la estabilidad y el paso por curva, entre otras cosas... vienen a querer cobrar un dineral en las correspondientes ITV porque un ingeniero debe evaluar el vehículo. Y estoy hablando en mejoras que repercuten en la seguridad del mismo, todavía no he dicho que instalando un sistema de cámara de estacionamiento y mejores retrovisores o una cámara que permita tener una mejor idea de la posicion de otros vehículos.