comscore
MENÚ
Diariomotor

7 MIN

Cómo elegir tu primera moto para el carnet A2

Primera Moto Carnet A2 Husqvarna Svartpilen 401 Portada

El siguiente paso una vez consigues el carnet A2 (o estás a punto de aprobarlo) es lógico, y no es otro que la compra de tu primera motocicleta apta para dicho permiso. Un mar de dudas te asaltan, pues el abanico de opciones respecto a las 125 cc es muy superior, y claro, la elección de tu primera montura con prestaciones serias es muy importante, pues de ella depende que adquieras la experiencia necesaria en el mundo de las dos ruedas de la mejor forma posible: progresiva, sin sustos, y por qué no, divertida.

Así pues, con todo esto en mente, hemos decidido echarte una mano con esta pequeña guía, ofreciéndote unos sencillos consejos para la compra de tu primera A2, y sobre todo enfocada a los más novicios en la materia, aunque como siempre, ¡todos sois bienvenidos!

Limitaciones del carnet A2

En primer lugar, y antes de barajar ninguna opción, te recordamos que las motos que puedes conducir con el carnet A2 deben cumplir una serie de limitaciones, y por tanto, no cualquiera de ellas son aptas. Básicamente estamos hablando de dos parámetros: una potencia máxima de 35 kW (47 CV) y una relación potencia/masa máxima de 0,2 kW/kg (0,27 CV/kg).

Así pues, para hacerte con una motocicleta que cumpla con esos requisitos existen dos caminos posibles: que por sus características no supere esos valores máximos o limitar una moto de mayor potencia, en cuyo caso, no puede exceder en su configuración de origen de los 70 kW (95 CV). No obstante, tomes el camino que tomes, todas las marcas tienen muy presente este nicho de mercado, ofreciendo en su portfolio innumerables opciones adaptadas al susodicho carnet A2.

¿Qué características debe reunir esa primera moto?

Opta por una moto A2 pura, más ligera, ágil y manejable para ganar experiencia, y a ser posible, que sea polivalente.

Partiendo de la base que en la mayoría de los casos nuestra experiencia en moto no será muy grande, lo ideal es que optes por un modelo A2 puro, es decir, que no tengas que limitar. Ello se debe a que se tratan de motocicletas de menor cilindrada, entre unos 300 cc y 500 cc por lo general, lo que se traduce en un menor peso y mayor agilidad, factores clave para ir ganando esa experiencia, movernos de forma cómoda entre el tráfico y aparcarla sin dificultad. Por lo tanto, intenta que su peso no exceda de los 200 kg bajo ningún concepto. Además, optar por una cilindra menor también traerá consigo otras ventajas, como un menor coste de mantenimiento (neumáticos, frenos, seguro, consumo…).

Igualmente, y aunque no tengas mucha experiencia, prueba la moto antes de comprarla, aunque sólo sea dar la vuelta a la manzana. El objetivo de ello es que te sientas cómodo en ella y tengas buen feeling. Me explico: que la altura de su asiento sea tal que te permita llegar cómodamente con ambos pies al suelo (en esta primera etapa de aprendizaje es algo muy importante, sobre todo por esa mayor sensación de seguridad ante cualquier imprevisto), que la posición de conducción sea confortable y te transmitan seguridad sus reacciones tanto en aceleración, en frenada o en curva.

Finalmente, y si no estás enamorado de ninguna moto en especial ni tienes totalmente decido qué vas a hacer con ella (usarla para trabajar a diario, grandes kilometradas de fin de semana, rutas en pistas de tierra…) mi consejo personal que optes por un modelo polivalente, algo que te sirva un poco para todo y vayas viendo qué es lo que más te llena. En este aspecto, una naked como la Honda CB 500F o una moto de diseño más retro como la Ducati Scrambler Sixty2 pueden ser dos buenas opciones, mucho más alejadas de otras propuestas más específicas como la Kawasaki Ninja 400 en el terreno de las deportivas o la Royal Enfield Himalayan en el de las off-road. Además, e independientemente de la opción por la que de decantes, equiparla con unos prácticos topes anticaída puede ser una de las mejores decisiones que tomes, y es que hasta incluso haciendo una maniobra “tonta” bajado de ella para aparcarla puede caerse.

¿Mi primera moto para el A2: nueva o de segunda mano?

A la hora de comprar un coche esta pregunta suele darse en muchísimas menos ocasiones, puesto que son bastante más caros que una motocicleta, y si a ello le unimos nuestra falta de experiencia (y seguramente de dinero con 18 años casi recién cumplidos), el camino conduce irremediablemente en la mayoría de los casos al mercado de ocasión.

Sin embargo, las motocicletas son harina de otro costal, pues por unos 6 mil euros aproximadamente podemos encontrar buenas opciones de esas A2 puras, y es ahí cuando nos surgen las dudas, y más aún cuando esas mismas motos de segunda mano están anunciados por “sólo” 2 mil euros menos. Así pues, personalmente creo que salvo que no pretendas ir a por el carnet A o que la moto la vayas a usar sólo y exclusivamente por ciudad (y alrededores), lo recomendable es ir a por una unidad de ocasión con unos 4 o 5 años, con un buen historial y de contrastada fiabilidad, evitando las marcas menos conocidas por tema de recambios y asistencia. De esta forma, pasados esos 2 años del carnet A2 podrás vender y perder menos dinero que si la hubieses comprado nueva.

Si compras una moto de segunda mano, lo recomendable es que tenga ABS y sea de inyección.

Suponiendo que hayas optado por comprarla de segunda mano, existen dos aspectos que son cruciales. El primero de ellos es que disponga de ABS sí o sí, y es que aunque a priori no pueda parecer algo importante, ya que este sistema de seguridad entró con retraso en el mundo de las dos ruedas respecto al de las cuatro, y que hasta incluso estés acostumbrado a conducir tu 125 cc sin esta ayuda, pero créeme, las prestaciones de una moto A2 el triple de potente son mucho mayores, y las reacciones en una situación límite también son mucho más bruscas, siendo la carrocería que te protege tu propio cuerpo.

El otro gran aspecto si estás barajando motos entradas en años es que evites modelos con carburador y vayas directo a por uno de inyección, salvo que seas todo un manitas o te encanten las clásicas. Con ello evitarás tener que ir al taller más de lo deseado a que la carburen, tendrás una experiencia de conducción más cómoda de cara a este periodo inicial de aprendizaje y también ahorrarás unos eurillos en combustible.

Más guías sobre motos en Diariomotor:

- Cómo limitar tu moto para el carnet A2: todo lo que debes saber - ¿Qué motos puedes conducir con el carnet de coche? - Las nuevas motos camufladas de la DGT, ¿cómo te multan? - ¿Puedo llevar a un niño en moto? ¿Qué dice la DGT al respecto? ¿Cuál es la multa por hacerlo? - Todo lo que debes saber sobre el carnet A2, para motos de hasta 47 CV (35 kW) - ¿Cuándo tiene que pasar mi moto la ITV? - ¿Puedo aparcar mi moto en la acera? Esto es lo que dice el Ayuntamiento de Madrid al respecto