El Ariel Nomad R es el "crossover" que todo peatrolhead amaría incondicionalmente

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Ariel Nomad R P

Los crossovers, por definición, no son vehículos apasionantes. Aún existiendo crossovers de altas prestaciones y orientación muy dinámica - se me vienen a la cabeza los Mercedes-AMG GLA 45S o los BMW X2 M35i - quedan lejos del ideal de los verdaderos petrolhead. Pero amigos, Ariel acaba de presentar el crossover que todo quemado y apasionado de los coches querría conducir e imploraría poder probar. El Ariel Nomad R es un Ariel Atom tan capaz de circular a toda velocidad por caminos rotos, como de humillar a superdeportivos en circuito.

Como diría el gran Miquel Montoro, "m'encanten". El Ariel Nomad R es un coche muy especial. Solo se construirán cinco unidades, basadas en el ya de por sí meteórico Ariel Nomad. Para entender el Nomad R hay que entender al Nomad. Se trata de un coche deportivo biplaza, cuya carrocería es un chasis tubular expuesto. Es un coche extremadamente ligero, con un motor Honda 2.4 i-VTEC en posición central, enviando sus 235 CV de potencia al tren trasero. Es un coche orientado a caminos y pistas, por los que es capaz de volar gracias a suspensiones de gran recorrido y neumáticos todoterreno.

Ariel Nomad R 4

Su estética tipo Mad Max es uno de sus principales alicientes. Es una máquina impresionante.

Aún siendo una máquina diseñada para caminos, su relación peso-potencia es tan descomunal que es capaz de dar muchos sustos a auténticos superdeportivos. El Ariel Nomad R es su gemelo perverso. Si el Nomad es un coche de rallye tarado para tierra, el Nomad R es un coche de rallye del Grupo B en especificación de asfalto. La propia marca admite que se acerca mucho a la filosofía de un coche de rallye de calle. Para muestra un botón: su caja de cambios secuencial, una Sadev de seis relaciones, tiene un sistema de ensordecedores engranajes de dientes rectos.

Todo el coche ha sido puesto a punto para ser absolutamente eficaz en asfalto. Las suspensiones del Nomad han sido rediseñadas y puestas a punto para la carretera, empleando amortiguadores Öhlins completamente ajustables. La mecánica no es el atmosférico de 2,4 litros de los Nomad, es el motor 2.0 VTEC Turbo del anterior Honda Civic Type R. Un motor al que se le ha quitado el turbo y se ha instalado un compresor volumétrico que lleva su potencia hasta los 335 CV, y su régimen de potencia máxima a casi 8.000 rpm. Su nota de escape debe ser deliciosa.

Ariel Nomad R 9

Solo quedan disponibles dos de las cinco unidades que la marca de Liverpool producirá.

Es salvajemente rápido: los 96 km/h caen en 2,9 segundos. Su velocidad punta es de solo 194 km/h, a causa de los desarrollos hiper cortos de su cambio. Con un peso en orden de marcha de 670 kilos y con solo un parabrisas protegiéndonos de los elementos, podemos asumir que sus sensaciones no son las propias de un superdeportivo, si no de una supermotard desquiciada. Su interior es espartano y absolutamente básico: dos asientos, un volante y un cuadro de mandos digital. ¿Airbags? ¿Aire acondicionado? ¿Equipo de sonido? Por favor...

El Ariel Nomad R es un verdadero juguete. Una locura cuyo precio es de nada menos que 77.400 libras esterlinas. ¿Un precio caro? Posiblemente, pero si pensamos en el precio de los coches que lo igualan en prestaciones y sensaciones... el Nomad R es una verdadera ganga. Más crossovers así, por favor.

Ariel Nomad R 8

Lee a continuación: ¿Cuáles son las motos que más se vendieron en España el pasado mes?

Ver todos los comentarios 2