Aston Martin transforma sus clásicos en coches eléctricos, ¿herejía o supervivencia?

 |  @davidvillarreal  | 

Aston Martin ya piensa en un futuro en el que no solo podrían dejar de venderse coches de combustión interna, sino que incluso la circulación de estos podría prohibirse. Para una marca con el legado de Aston Martin eso plantea grandes dilemas, y problemas aún mayores que han de resolverse. Aston Martin no solo ha de desarrollar coches eléctricos y ya ultima el desarrollo del RapidE, un sedán eléctrico de altos vuelos, sino que también ha de pensar qué sucederá con sus clásicos. De ahí que Aston Martin nos haya presentado la primera transformación de un clásico en coche eléctrico, con una solución inteligente que, de momento, se ha plasmado en este Aston Martin DB6 MkII Volante de 1970 eléctrico

Aston Martin y sus transformaciones de clásicos en coches eléctricos

El coche que ves sobre estas líneas es solo el principio. Aston Martin asegura que en 2019 comenzarán a ofrecer a sus clientes transformaciones de clásicos en coches eléctricos.

El plan que persigue la marca es ofrecer en todos sus clásicos una alternativa eléctrica, que permita la supervivencia del coche, incluso en los escenarios más pesimistas, en los que se prohiba la circulación a coches de combustión interna, alterando mínimamente el concepto original del coche. Siendo esto último, obviamente, lo más complejo del proyecto.

A partir de 2019 Aston Martin ofrecerá transformaciones en coche eléctrico a los propietarios de sus clásicos, que además son completamente reversibles

Una transformación de coche eléctrico reversible

Aston Martin estaría desarrollando soluciones eléctricas compactas y modulares, que se adapten a sus clásicos de manera que el motor de combustión interna pueda remplazarse por todo el sistema eléctrico, motor, baterías, y líneas de suministro eléctrico para los componentes del vehículo.

Sin abrir el capó, las únicas diferencias de este Aston Martin eléctrico y un DB6 MkII Volante de 1970 original, sería una pequeña pantalla oculta con discreción en el habitáculo, para supervisar los sistemas eléctricos y la batería. La boca de carga del depósito de combustible se aprovecharía también para instalar el sistema de carga.

Aprovechando las monturas originales del motor y la transmisión, para este sistema eléctrico, Aston Martin también garantizaría algo muy importante para el propietario de un clásico, que la conversión sea reversible. De manera que, en cualquier momento, el sistema eléctrico podría remplazarse, de nuevo, por el motor de combustión interna original.

Más imágenes del Aston Martin DB6 MkII Volante de 1970 eléctrico:

Lee a continuación: El KIA Niro llega a Estados Unidos dispuesto a convencer a aquellos que quieran dar el salto al coche eléctrico

Ver todos los comentarios 1
  • Jaime Fernández

    Lamentable….