CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

5 MIN

El maravilloso cambio automático, y a la vez manual, de Koenigsegg para un motor V8 de 1.385 CV

David Villarreal | @davidvillarreal | 22 Ago 2022
Cambio Manual Automatico Koenigsegg Palanca Hache
Cambio Manual Automatico Koenigsegg Palanca Hache

Desde hace tiempo, el cambio manual no ha lugar en muchos deportivos y, especialmente, en superdeportivos de altos vuelos, que ya hace tiempo abandonaron los tres pedales y aquellos antológicos cambios manuales, para abogar por la solución más precisa, eficiente y efectiva - pero no necesariamente la más divertida - empleando transmisiones de doble embrague.

Por suerte, el irreductible Christian von Koenigsegg sigue sorprendiéndonos con soluciones técnicas como la incorporada en el Koenigsegg CC850 del que os hablábamos hace unos días, el regreso veinte años después del CC8S, el primer vehículo de producción de Koenigsegg.

Koenigsegg nos deleita con un maravilloso cambio que es automático, pero también manual. ¿Y qué es lo que sabemos de él?

Koenigsegg ha creado una solución que permite disponer de un cambio manual, a todos los efectos, conectado a un cambio automático

El cambio automático Engage Shift System (ESS)

El nuevo Koenigsegg CC850 está equipado con un motor V8 twin-turbo de 5.0 litros de desplazamiento, capaz de entregar 1.185 CV de potencia alimentado con gasolina y hasta 1.385 CV empleando combustible E85 - gasolina y una proporción del 85% de etanol. Es en este último caso en el que el superdeportivo de Koenigsegg consigue alcanzar una relación entre peso y potencia espectacular, de 1:1, 1.385 CV, 1.385 Nm de par máximo a 4.800 rpm, para 1.385 kilogramos.

Pero la gran sorpresa, como os contábamos, llega de la mano del nuevo cambio Engage Shift System (ESS), que no es otra cosa que una adaptación del Light Speed Transmission (LST) presente en el Koenigsegg Jesko. Un cambio automático de 9 relaciones, del que Koenigsegg ya se sentía especialmente orgullosa, por el hecho de disponer de un inteligente sistema de preselección de marchas que, inteligentemente, se anticipa para predecir y preseleccionar la marcha más adecuada, con un sistema de embragues múltiples, y asegurar un retardo mínimo, prácticamente impredecible, al reducir varias marchas de una vez.

Hasta aquí nada extraordinario. El Koenigsegg CC850 dispone de un cambio automático que, como en todo superdeportivo moderno que se precie de serlo, es rápido, preciso, efectivo y suave.

Koenigsegg ha adaptado su cambio automático, haciendo que la presión ejercida sobre el pedal del embrague se transmita a los embragues del cambio
Christian von Koenigsegg durante la presentación del nuevo Koenigsegg CC850.

Transformando un cambio automático en un cambio manual

El propio Christian von Koenigsegg reconocía que un cambio manual no solo no es una solución poco apropiada para un hiperdeportivo de 1.385 CV en estos tiempos que corren, sino también inviable para cumplir con las regulaciones vigentes, especialmente en materia de emisiones. De ahí que los ingenieros de Koenigsegg concibieran esta genialidad, para adaptar una palanca de cambios, con su bandera sueca en el pomo, integrado en el cambio automático LST, para acuñar un nuevo acrónimo, TWMPAFMPC, The World Most Powerful and Fastest Manual Production Car que, en castellano, no es otra cosa que el coche de producción manual más potente y rápido del mundo.

Para que el conductor pueda gozar de la experiencia de conducción de un coche manual es necesario, en primer instancia, disponer de tres pedales, con un pedal para desembragar y accionar el cambio. Koenigsegg nos cuenta que, dada la naturaleza de su cambio automático, la solución a la que han recurrido a una conexión que transmite al sistema hidráulico de embragues la presión ejercida sobre el pedal consiguiendo, según sus creadores, que la sensación sea equiparable a la de un cambio manual tradicional.

Eso quiere decir que un conductor que accione el embrague progresivamente y con suavidad obtendrá un cambio de marchas suave, mientras que el conductor que suelte el embrague con mayor celeridad obtendrá cambios más rápidos y bruscos y, en la práctica, podría llegar incluso a calar el motor.

Koenigsegg ha dispuesto de seis relaciones en su modo manual y dos conjuntos de relaciones de cambio, con un cambio de relaciones cortas para circuito y otro para carreteras públicas

Por otro lado, Koenigsegg ha dispuesto de una palanca de cambios tradicional, con una bandera sueca en el pomo y, hete aquí una nueva sorpresa, un esquema en hache. En este caso, Koenigsegg- Técnicamente, no es posible ejecutar los cambios de marcha manualmente sobre la transmisión automática de Koenigsegg, pero sí que habrían conseguido una conexión directa de la palanca de cambios, con los elementos mecánicos en movimiento de la transmisión, para que sea capaz de transmitir las mismas sensaciones, en la mano, y el pie izquierdo del conductor, que las que recibiría con un cambio manual al uso.

El cambio automático de Koenigsegg dispone de 9 relaciones. De manera que, para adaptarlo a un cambio manual, Koenigsegg ha recurrido a otra solución inteligente, la de disponer de seis marchas - y una marcha atrás - en su modo manual, con dos conjuntos diferentes de relaciones de cambio, destinados a que el conductor seleccione más adecuado a la situación, con un cambio corto para circuito y un cambio más largo para la conducción en carreteras públicas.

26
FOTOS