CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Legislación

4 MIN

¿Qué son las carreteras 2+1 con las que la DGT justifica la supresión de los 20 km/h al adelantar?

Elena Sanz Bartolomé | 7 Nov 2021
Empty Highway In Jasper, Canada
Empty Highway In Jasper, Canada

Como sabéis, la nueva Ley de Tráfico se encuentra, actualmente, en el Senado: es la última parada de su tramitación parlamentaria antes de ser publicada en el Boletín Oficial del Estado. Esta misma semana ha recibido algunas enmiendas para dar forma al texto definitivo… en el que, finalmente, figurará la supresión del margen de los 20 km/h para adelantar en carreteras convencionales. Un movimiento que abre la puerta a las carreteras 2+1: ¿qué son y cómo funcionan?

Las razones que figuran en la enmienda son también las que ha empleado la Dirección General de Tráfico para justificar su decisión de eliminar el margen de los 20 km/h para adelantar. En una de ellas apuntan que uno de los objetivos es ir hacia las carreteras 2+1 con las que se podría adelantar al resto de vehículos sin el riesgo que implica invadir el carril contrario.

¿Qué son las carreteras 2+1?

En marzo de 2021, Javier Herrero, Director General de Carreteras, aprobó la Orden Circular 1/2021 en la que se incluyen las recomendaciones para el diseño de las carreteras 2+1 y carriles adicionales de adelantamiento. Es ahí donde encontramos la definición de este tipo de vías: las carreteras 2+1 contarán con un carril para cada sentido más otro carril adicional interior dedicado a los adelantamientos. O lo que es lo mismo: carreteras de doble sentido y tres carriles.

¿Cómo son las carreteras 2+1?

La Orden Circular 1/2021 no sólo las define, también indica qué características deben tener las carreteras 2+1.

El carril central, destinado a los adelantamientos y que se empleará alternativamente para cada uno de los sentidos de circulación, debe tener una longitud que oscile entre los 800 metros y los 2 kilómetros, dependiendo del tipo de vía. A esto hay que añadir que el carril debe tener una anchura de 3,5 metros aunque, en casos concretos, se puede reducir hasta los 3 metros. La zona de seguridad tendrá que ser diseñada para que, como mínimo, tenga 200 metros de largo.

La separación entre el carril central y los laterales será elección de la empresa adjudicataria encargada de la construcción de la carretera: será ella quien determine los elementos con los que se marcan los límites. Lo que sí deben respetar es la distancia de separación: debe tener entre 1,5 y 2 metros, en función de las características de la vía.

Por último, se recomienda contar con una señal de identificación específica que marque el inicio de la carretera 2+1 e informe a los conductores de que disponen de zonas para adelantar a lo largo de su itinerario.

Las ventajas de las carreteras 2+1

La misma Orden Circular 1/2021 destaca, al mismo tiempo, las principales ventajas que implicaría la apuesta por las carreteras 2+1:

  • Mejores condiciones de seguridad.
  • Mejor nivel de servicio porque se obtendrían velocidades medias de recorrido más elevadas.
  • Reducción en el coste de construcción respecto a una autopista/autovía.
  • Menores afecciones ambientales respecto a una autopista/autovía.
  • Mayor flexibilidad de las condiciones de diseño porque no necesitan la misma distancia de adelantamiento que una carretera convencional.
  • Permite el adelantamiento de vehículos lentos donde su presencia resulte significativa.

Las carreteras 2+1 en otros países

Aunque en España puedan suponer una novedad, lo cierto es que las carreteras 2+1 están muy presentes en otros países de Europa (como, por ejemplo, Alemania, Dinamarca, Irlanda, Finlandia, Francia, Países Bajos, Polonia, Reino Unido o Suecia) y del resto del mundo como es el caso de Estados Unidos, Canadá o Australia.

Todas cumplen la misma función, pero en cada país han tomado sus propias decisiones respecto a sus características. Los límites de velocidad oscilan entre los 80 y los 120 km/h, la longitud de los carriles para adelantar puede ir del kilómetro a los 2,5 y las separaciones pueden ser marcas viales reflectantes o de colores, barreras de hormigón o de cables así como bandas cebreadas o sonoras.