Caterham Signature: ahora podrás tener un Seven totalmente personalizado (y hay una edición especial para celebrarlo)

 |  @HerraizM  | 

Caterham se suma a la moda de la personalización al detalle, esa idea que se han encargado de promover departamentos como BMW Individual o Porsche Exclusive y que por otro lado está bien justificada por la demanda de los nuevos tiempos. Sí, ahora podrás tener un Caterham Seven personalizado por la propia firma, a través del departamento Caterham Signature y para celebrarlo la firma británica se ha unido con el centro comercial de lujo por excelencia, Harrods, creando una edición especial conmemorativa.

El Caterham Seven es un auténtico juguete para puristas, sencillo y divertido pero… ¿es también un juguete para “ricos”?

Con este programa de personalización Caterham hace evidente que su condición de coche de capricho hace que finalmente caiga, en muchos casos y dejando marcas paralelas a un lado (Westfield, Rush, Tiger, Robin Hood…), en el garaje de solventes aficionados al motor que además de querer un Lotus Seven con el que disfrutar en un trackday quieren que este sea único.

Este programa de personalización incluye nuevas opciones para las pinturas de su escueta carrocería, nuevas tapicerías, diferentes salpicaderos e incluso la posibilidad de elegir otro color para su chasis.

Caterham Signature, este programa de personalización, arranca con una edición especial lanzada de la mano de Harrods, empleando el clásico verde de la firma, luciendo una doble franja y haciendo gala en su interior de un bonito cuero beige con detalles en dorado, un tono, el dorado, que se extiende incluso al acabado del chasis.

Mecánicamente esta edición especial se basa en el Caterham 420S, lo que implica que bajo el capó de este Seven hay nada más y nada menos que 210 caballos para unos 560 kg.

¿Su precio? 59.999 libras, unos 67.000 euros, una diferencia bastante abultada con el modelo de serie, que parte desde 26.995 libras.

Lee a continuación: “Dos mil ruedas”: la mayor subasta privada jamás vista en Europa pone los pelos de punta (y los dientes largos)

Ver todos los comentarios 0