Caterham Seven Sprint: inspiración clásica para celebrar los 60 años del Seven

 |  @sergioalvarez88  | 

Cuando Colin Chapman diseñó el Lotus Seven en los años 40 del pasado siglo, estoy seguro que no esperaba que bien entrado el Siglo XXI, su filosofía seguiría viva y coleando. Probablemente pensaba que estaríamos pilotando coches voladores, o algo por el estilo. Por fortuna, a algunos nos sigue gustando usar los tres pedales del coche, y estamos más que contentos en reemplazar equipamiento por ligereza y dinámica. Para celebrar los 60 años del Seven, Caterham lanza el precioso Seven Sprint, de inspiración clásica.

Incluso la jaula antivuelco ha sido pintada del color verde claro de su carrocería. Tradición ante todo.

El Lotus Seven Sprint habría sido revelado a mediados de los años 60, pero por algún motivo, no llegó a ver la luz del día. Caterham recoge el testigo décadas después, con una edición limitada a 60 unidades que ha bautizado con su nombre original. Su estética es abiertamente retro, con enormes guardabarros, una calandra cuajada de cromados y un discreto escape lateral, tan brillante como plateado. Su carrocería de color verde pálido se da la mano con unas estrechas llantas de chapa, pintadas en un color crema.

Las ópticas delanteras han sido cromadas, y en la zaga, los pilotos ofrecen una estética individual. Por supuesto, no puede faltar la clásica rueda de repuesto. Sentarse en el interior del coche es como viajar de nuevo a los años 60. Los asientos están tapizados en cuero rojo, y nuestras manos sujetan un volante de tres radios con un contorno de madera. El salpicadero ha sido pintado en color rojo, y la palanca de cambios manual tiene un elegante pomo de aluminio. Perfectamente podría pasar por un coche de época.

El marco del parabrisas es de aluminio, y se incluye con el coche una capota de lona de color oscuro.

El Caterham Seven Sprint se ha construido sobre la base del Caterham Seven 165, la versión de acceso a la gama del fabricante inglés. Es decir, que como propulsor usa un motor Suzuki de 660 cc y tres cilindros en línea. Este motor turbo desarrolla sólo 80 CV, pero gracias a un peso de poco más de 500 kilogramos, acelera hasta los 100 km/h en unos más que correctos 6,9 segundos. Sólo se venderá en Reino Unido y mercados europeos selectos, a un precio que arranca en 27.995 libras esterlinas.

Con la depreciación de la libra tras el Brexit, puede ser una gran compra.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:


Lee a continuación: Caterham Seven 310, 152 CV y 540 kg de pura diversión

Ver todos los comentarios 0