Por qué deberías circular con tu coche siempre con las luces encendidas

 |  @davidvillarreal  | 

Aunque no lo parezca, una de las mayores contribuciones que los coches modernos han traído para la seguridad vial ha sido la de incorporar la conexión automática de los faros y, por supuesto, la iluminación diurna. Aún así, todavía seguimos encontrándonos por la carretera con muchos coches que no emplean la iluminación adecuada, que no disponen de iluminación diurna y no circulan con las luces encendidas, o que incluso mantienen los faros apagados al atardecer, lo cual supone un peligro para el conductor y sus ocupantes y, por supuesto, para los pasajeros de otros coches. De ahí que resulte oportuno recordar por qué deberías circular con tu coche siempre con las luces encendidas. Insistimos, siempre, y no solo durante la noche, en túneles, y en aquellas circunstancias que la normativa lo exige, como en carriles reversibles y adicionales.

Por qué deberías circular con tu coche siempre con las luces encendidas

Si tu coche no dispone de iluminación diurna, llevar encendidas las luces de cruce durante el día no solo está permitido, sino que Tráfico lo aconseja, si bien es cierto en España no es obligatorio en turismos. Tráfico recuerda que es especialmente importante encender las luces durante el invierno, que hay menos horas de luz, y menos días soleados. Según un estudio, que vemos en la infografía que os mostramos a continuación, y que la Dirección General de Tráfico lleva utilizando desde hace años, un coche con los faros encendidos, y en correcto estado de funcionamiento, es visible a una distancia de unos 240 metros. Un coche negro sin los faros encendidos, durante la tarde, sería visible a unas decenas de metros, una distancia insuficiente para actuar en una situación de peligro.

El invierno, en verano, y durante todo el día, Tráfico permite y aconseja que circulemos siempre con nuestro coche con las luces encendidas

Obviamente, llevar encendidos los faros es especialmente importante en invierno, pero también en verano. La iluminación de los faros facilita nuestra visibilidad en cualquier circunstancia y si circulamos por carreteras con grandes contrastes, entre las zonas soleadas, y en sombra, por ejemplo en alamedas, o puertos de montaña, su contribución será importante para mejorar nuestra seguridad. Recordemos que los faros tienen dos funciones primordiales, la de ver, y la de ser vistos.

No solo debemos saber cuándo conectar los faros del coche

Saber cómo y cuándo utilizar los faros de nuestro coche es muy importante, por ejemplo evitar conectar la luz de largo alcance deslumbrando a otros conductores. Pero también es importante que sepamos utilizar correctamente la iluminación antiniebla, algo que, por desgracia, también es habitual que muchos conductores utilicen incorrectamente. Existen circunstancias determinadas, y no solo cuando hay niebla, en las que se permite, y se recomienda, utilizar las luces antiniebla delanteras. No deberíamos utilizar las luces antiniebla traseras salvo con niebla muy espesa, porque deslumbran a los conductores que nos precedan. Pero de todo ello ya os hablamos con más detalle en otro artículo, con 9 consejos imprescindibles sobre cómo utilizar las luces antiniebla.

Lee a continuación: El próximo 2 de enero llegan nuevos límites de velocidad: adiós a los 100 km/h en carreteras convencionales

Ver todos los comentarios 2
  • JuandeJaen

    Si con ellos logras que todos los ciegos, tuertos y de más que van por la carretera de noche.

    Que no veas la de coches que ves de lejos y dices anda una moto…. y cuando pasa a tu lado es un coche que tiene fundidas las cortas y hasta la de posición de un lado. O la mania de ir con los antinieblas puestos a todos lados.

  • Smerg

    “Recordemos que los faros tienen dos funciones primordiales, la de ver, y la de ser vistos”

    Esta frase es el quid de la cuestión, y lo que mucha gente parece que no acaba de entender.