¿Cómo será la equipación de los motoristas del futuro? Así, sin protecciones, se la imagina BMW

 |  @HerraizM  | 

BMW nos ha presentado su visión del futuro de las motos, la BMW Motorrad Vision Next 100, un futuro donde las motos parecen querer aferrarse a su enfoque pasional, donde pretenden ser el último resquicio analógico en un mundo digital, autónomo e hiperconectado pero… ¿cómo será la indumentaria que usarán los motociclistas del futuro? BMW también tiene la respuesta.

Por un lado BMW nos habla de un entorno tan seguro que no nos hará falta utilizar casco, gracias también en gran parte a todos los asistentes a la conducción de los que gozaremos en nuestras motos y que también guiarán al resto de vehículos de la carretera. Por ejemplo nuestra moto se equilibrará sola.

Por este motivo nuestro mono tampoco llevará protecciones.

Unas gafas se encargarán de servirnos de instrumentación, proyectándose en ellas los datos fundamentales y otros relativos a la trayectoria, nuestra ruta… servirán incluso de retrovisor y nos moveremos por las diferentes “pantallas” moviendo nuestros ojos o realizando gestos con los dedos.

BMW además nos introduce en un mono capaz de enfriarnos o calentarnos en función de las condiciones climatológicas, muy flexible y con un sistema gracias al cual la nuca se infla a grandes velocidades para aportar un mayor soporte a las vértebras y mejorar así el confort.

Unas aberturas variables se encargan de la ventilación, unos sensores leen nuestro pulso y temperatura e incluso vibra para advertirnos de ciertas indicaciones para la navegación o de que estamos alcanzando el limite de inclinación.

La firma tampoco pierde de vista el guiño clásico, presente en el color negro utilizado y en la cremallera diagonal típica de los perfectos, la clásica “chupa” de cuero.

Lee a continuación: 8 claves que hemos aprendido sobre el futuro con los BMW Vision Next 100

  • Pepe

    Mosquitazo a la boca zas, chinazo del coche al diente :P Que sueñen si es abierto hay que llevar proteccion.

  • ADN

    La idea no es mala, pero siempre existirá la posibilidad de error. Entre más complejo un sistema, más posibilidades de que algo falle, y lamentablemente en la electrónica no hay excepciónes.
    Eso y que los accidentes son imprevisibles, habiendo muchos factores en juego diferentes al conductor y coches aledaños.