De modas y miedos: comprar un coche diésel hoy no es más locura que uno gasolina. Foto 1 de 2.