Los terroríficos crash-test de dos autocaravanas revelan una dura realidad (+vídeo)

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Crash Test Autocaravana

La administración de transportes de Suecia - algo así como la DGT sueca - se ha hecho una pregunta cuya respuesta se podía intuir con facilidad. ¿Cómo se comporta una autocaravana en un crash-test reglamentario? En un crash-test frontal a 64 km/h, las posibilidades de supervivencia de los ocupantes son muy limitadas, por decirlo suavemente. Si queremos hablar en plata podemos afirmar que son auténticas cajas de muertos, como han demostrado con dos autocaravanas recientes de diferentes formatos. Los vídeos no son aptos para personas con una imaginación muy despierta.

Estas pruebas de choque se han hecho en primer lugar por el rápido auge de las autocaravanas en Suecia. Las matriculaciones de estos vehículos recreacionales han aumentado un 50% en Suecia desde el año 2014, y en 2018 cuatro personas fallecieron en accidentes de autocaravana. Aunque están basadas en vehículos comerciales que sí pasan pruebas de choque estrictas, la transformación a la que son sometidas por parte de los "camperizadores" y el peso añadido convierte en completamente inútiles las estructuras antichoque originales del vehículo. Para muestra, un botón.

Las autocaravanas no deben superar pruebas de coche como las de EuroNCAP, ya que el vehículo usado como base las ha superado.

En la autocaravana semi-integrada - la que retiene una parte importante de la carrocería de la Fiat Ducato usada como base - el comportamiento en caso de accidente es algo mejor que en el de la autocaravana completamente transformada. En este último caso, la única parte del vehículo comercial existente es el chasis, el motor y el puesto de conducción. Ambos vehículos tienen una estrecha superficie deformable en relación a su peso, algo que incrementa de forma alarmante el riesgo de fallecer para el conductor del vehículo en un impacto EuroNCAP a 64 km/h.

En la autocaravana integrada, el accidente es aún más aparatoso y escalofriante, ya que el carrozado se desprende del chasis casi completamente. No solo el puesto de conducción queda completamente destrozado, sino que incluso las plazas traseras sufren un destino similar. Los pasajeros son golpeados por la mesa de la autocaravana y trozos del carrozado que salen volando. Las pruebas se han hecho con las autocaravanas descargadas: imaginad el resultado con platos, cubertería, bicicletas y maletas desperdigados por su interior. Sobre todo si no queréis dormir esta noche.

Los airbags o sistemas de retención son ineficaces cuando el resto de la estructura de la autocaravana es incapaz de absorber el impacto.

Estas pruebas de choque son pruebas voluntarias, que demuestran que este tipo de vehículos, cada vez más populares en Europa, dejan mucho que desear en materia de protección a los ocupantes. Con suerte, su seguridad mejorará sustancialmente durante los años venideros.

Fuente: Jalopnik

Lee a continuación: Volkswagen promociona el cambio manual del Jetta GLI como sistema antirrobo... al menos en EE.UU.

Ver todos los comentarios 4
  • ch460

    Pues visto lo visto, casi mejor que llevasen de serie limitadores de velocidad (pero de los de verdad, que por mucho que se las pise, no superen cierta cifra p.ej. 100-120 km/h).

    • javi

      eso no serviría de nada, ya que la mayoría de accidentes como bien sabemos no es por exceso de velocidad, sino por despistes o maniobras prohibidas, además eso de que por más que le pises te limite y no supere determinada velocidad puede ser en un momento dado un problema y acarrearte un accidente peor, la potencia con cabeza es seguridad