CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

Crisis del AdBlue, ¿he de preocuparme si tengo un coche diésel?

David Villarreal | @davidvillarreal | 28 Oct 2021
Adblue Diesel Deposito Garrafa
Adblue Diesel Deposito Garrafa

Hace unos días nos hacíamos eco de cómo se ha detenido la producción de AdBlue de los principales fabricantes europeos. Grandes productores de AdBlue, como Fertiberia, en Palos de la Frontera, han detenido temporalmente la producción del AdBlue, un aditivo necesario en cualquier diésel moderno, que reduce las emisiones de gases contaminantes, pero sin el cual nuestros diésel no pueden funcionar.

Los paros en la producción de AdBlue se deben, eminentemente, a la crisis energética que afronta Europa, con un incremento del coste del gas que, consecuentemente, conlleva un incremento en el coste de la producción de AdBlue. Ante una situación como esta se plantean diferentes escenarios, en los que el precio del AdBlue podría elevarse, o incluso podría conllevar escasez y problemas de suministro.

Ahora bien, ¿he de preocuparme si tengo un coche diésel?

En octubre se han producido paros en las principales productoras de AdBlue de Europa

¿Qué es el AdBlue?

El AdBlue no es otra cosa que la denominación comercial de una solución acuosa de urea, en un porcentaje de aproximadamente el 32,5%. El AdBlue es volátil y corrosivo, pero no tóxico. La urea, por su parte, es un compuesto químico presente en la orina. El AdBlue se produce en fábricas, en plantas químicas, que emplean gas como materia prima y suministro energético (a menudo mediante sistemas de cogeneración), que también suelen producir otras soluciones de urea y fertilizantes. Ahora bien, ¿por qué es tan importante para los diésel modernos?

Los diésel modernos necesitan AdBlue, puesto que equipan sistemas que empleando este aditivo son capaces de reducir las emisiones de NOx. Al haber sido homologados específicamente para funcionar con AdBlue, si el aditivo se agota, estos diésel están diseñados para que el motor no funcione si no dispone de AdBlue.

En cualquier caso, para conocer mejor este aditivo, y su aplicación en la industria del automóvil, os recomendamos la lectura de nuestra guía: ¿Qué es el AdBlue?

El AdBlue es necesario para el funcionamiento de los diésel modernos y se emplea como aditivo para reducir sus emisiones de gases contaminantes

Situación de la crisis del AdBlue

  • En los últimos días se han producido paros temporales en las principales productoras de AdBlue en Europa, como es el caso de la eslovaca Duslo, o de Yara en Italia. La razón esgrimida por los fabricantes es el elevado coste del gas. Los paros se están aprovechando para llevar a cabo tareas de reforma y mantenimiento.
  • El principal productor de AdBlue en España, Fertiberia, detenía la producción de su planta en Palos de la Frontera en octubre
  • Asociaciones de transportistas italianas alertan de compras motivadas por el pánico y advierten de que los stocks de AdBlue en el país están menguando (transportoeuropa.it)
  • En Eslovaquia se están asegurando el suministro e iniciando planes para que fabricantes y distribuidores suministren únicamente a transportistas eslovacos (Pravda.sk)
El paro en las principales productoras de AdBlue de Europa amenaza con aumentar el precio del AdBlue y ha propiciado planes para asegurar el suministro en el transporte por carretera

¿Puede encarecerse el precio del AdBlue?

Si los paros en la producción de AdBlue se prolongan y, sobre todo, si los costes de su producción se mantienen al alza, como consecuencia del aumento de los costes del gas, el precio del AdBlue necesariamente va a incrementarse. Y ese aumento del precio del AdBlue va a repercutirse sobre aquellos conductores que disponen de un diésel moderno que requiere AdBlue.

Si bien es cierto el consumo de AdBlue en automóvil depende de muchos factores, como el motor diésel que equipa, la lógica de funcionamiento de sus sistemas anticontaminación, el estilo de conducción y el uso que hace el conductor de su coche, etcétera, la duración de un depósito de AdBlue suele situarse entre los 5.000 y los 15.000 kilómetros y el consumo y el coste del AdBlue suele repercutir en el orden de unos céntimos de euro por cada 100 kilómetros. Por lo tanto, hablamos de un coste muy bajo, ínfimo con respecto al coste de repostar combustible, los impuestos, o el mantenimiento, que conlleva un automóvil diésel.

El incremento del precio del AdBlue, por lo tanto, no debería ser preocupante para el conductor de un automóvil diésel moderno.

El escenario más plausible es aquel en el que los precios del Adblue se eleven, por el aumento del precio del suministro de gas, lo cual supondría un aumento del coste para el conductor de un diésel en el orden de céntimos por cada 100 kilómetros

¿Puede haber escasez de suministro de AdBlue?

La situación más preocupante de esta crisis llegaría en un escenario en el que se produzca escasez de AdBlue. Como os decíamos, los diésel modernos que emplean este aditivo no funcionan si se agota, por completo, su depósito de AdBlue. No parece un escenario plausible, en tanto en cuanto la situación actual de la crisis del AdBlue no se debe a una parada de la producción por fuerza mayor, por falta de materia prima, o catástrofe en las plantas químicas que producen AdBlue.

Las paradas actuales se deben a una decisión económica de los productores que, estratégicamente, han optado por iniciar paros para minimizar las consecuencias del aumento de los costes del gas. Por otro lado, si la crisis se acentuase hasta el punto en que hubiera graves disrupciones en el suministro de AdBlue es muy probable que tuviéramos problemas mayores, que el de temer que el depósito de AdBlue de nuestro diésel se agote.

También es importante recordar, una vez más, que los diésel no han de rellenar su depósito de AdBlue frecuentemente. Dado que un depósito de AdBlue puede durar 15.000 kilómetros, o incluso más, lo normal en un turismo es rellenar Adblue una o dos veces al año, como mucho. Si el depósito de AdBlue de tu diésel está a punto de agotarse, en cualquier caso, siempre es buen momento para resolverlo y rellenar el depósito de AdBlue.

El escenario más peligroso, al cual no parece que se vaya a llegar, sería aquel en el que se produzca escasez de suministro de AdBlue, lo que causaría una grave disrupción en el transporte por carretera

La verdadera crisis del AdBlue está en el transporte

Hasta ahora habíamos enfocado el análisis de esta crisis del AdBlue en el conductor de un turismo diésel. Pero lo que para un conductor particular no parece ser un drama sí puede ser muy problemático para los transportistas. El consumo de AdBlue de vehículos de transporte pesado, de camiones, se sitúa en varios litros por cada cien litros de gasóleo. El transporte de mercancías por carretera requiere un elevado consumo de AdBlue.

El aumento del precio del AdBlue supone un problema añadido para el transporte, que ya afronta el aumento del coste de los combustibles o incluso, en el caso del Reino Unido, la falta de transportistas. El aumento de los costes en el transporte se traduce, como ya estamos viendo en los últimos meses, en un aumento de los precios de los bienes de consumo y las materias primas. En un escenario más dramático que, insistimos, no parece plausible en estos momentos, la escasez de suministro de AdBlue podría paralizar el transporte y por lo tanto provocar una grave disrupción en la prestación de servicios y la venta de bienes de consumo.