CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

3 MIN

Despídete de las bujías: en 2018 Mazda estrenará un motor gasolina con encendido por compresión

David Clavero | @ClaveroD | 25 Ene 2017
mazda_3_int_mdm_00013
mazda_3_int_mdm_00013

La siguiente generación de motores SKYACTIV de Mazda está ultimando sus detalles para ser presentada en 2018 con importantes novedades. Mazda lleva bastante tiempo detrás de revolucionar los motores gasolina apostando por diferentes tecnologías, pero ahora todo apunta a que la línea de trabajo de los futuros motores de gasolina de Mazda será el empleo de la tecnología HCCI que permite eliminar el uso de bujías de encendido gracias al encendido por compresión.

Motores gasolina con relaciones de 18:1 y reducción de consumos del 30%

La tecnología HCCI, Homogeneous Charge Compression Ignition, es una de esas ideas que llevan muchos años en la industria del automóvil sin que nadie haya apostado de forma decidida por ella para su llegada a producción. A grandes rasgos podemos decir que se trata de una tecnología que ofrece grandes ventajas en la teoría, pero que luego en la práctica no resulta ni sencilla de implantar, ni mucho menos económica. Una suerte muy parecida a la sufrida por el diseño de motor de compresión variable hasta que ha llegado el motor VC-T de Infiniti.

Según el diario japonés Nikkei, Mazda introducirá en 2018 una nueva generación de motores SKYACTIV con motivo de la presentación del nuevo Mazda 3. La llegada de esta familia de motores tendría como principal protagonista un propulsor dotado del sistema HCCI que elevaría la relación de compresión hasta los 18:1 para un motor gasolina. Esto supone un importante paso adelante por parte Mazda, y es que volvería a marcar un hito en cuanto a valores de relación de compresión teniendo en cuanto que sus actuales motores gasolina ya gozan de valores bastante altos con cifras de 14:1.

* Este vídeo explica el funcionamiento del motor HCCI cuando GM experimentó con ellos

Las ventajas de emplear motores HCCI radican principalmente en alcanzar una importante mejora en eficiencia que se traduce en la reducción de consumos y emisiones en un 30%, consiguiendo al mismo tiempo mejoras sensibles en rendimiento. En cuanto a las desventajas, los motores HCCI siempre han terminado tachados de quimeras por la complejidad que ofrecen para el control de la combustión. Dado que el encendido se realiza por compresión, se exige un preciso control de la inyección, la mezcla y la temperatura de la cámara para evitar la autodetonación. Otros fabricantes como Mercedes, Hyundai o General Motors ya probaron suerte con este tipo de motores en el pasado, sin embargo no llegaron nunca a presentar diseños para su producción en masa.

En Diariomotor: