Por qué al diésel aún le quedan al menos 20 años. Foto 1 de 1.