Se acabaron los trucos: entra en vigor la homologación de consumos reales y por fin sabremos lo que de verdad consumirá nuestro próximo coche. Foto 1 de 3.