Cómo evitar mareos en el coche utilizando la tecnología: el próximo reto de Jaguar y Land Rover para el coche autónomo

 |  @davidvillarreal  | 

El de los mareos en los pasajeros de un coche es un problema recurrente. En algunos casos, un buen conductor puede contribuir, como mínimo, a mejorar el confort de sus pasajeros y reducir el riesgo de marearse en el coche. Ahora bien, pensemos que la industria trabaja ya pensando en un escenario en el que los coches no tendrán conductor, se desplazar autónomamente y pasaremos más tiempo como pasajeros, leyendo, escuchando música, viendo una película, o trabajando. De manera que evitar mareos en los pasajeros será un nuevo reto para el coche autónomo, que Jaguar y Land Rover ya se han propuesto superar. ¿Pero cómo puede un coche evitar mareos en los pasajeros?

La tecnología para evitar mareos en el coche

Jaguar y Land Rover han iniciado una investigación, a lo largo de más de 24.000 kilómetros de prueba, en la que han recopilado infinidad de datos que pueden estar relacionados con los mareos y sus efectos.

La idea que perseguían los británicos es identificar el mareo, o el riesgo de que un pasajero comience a marearse, y mitigar sus efectos. Para ello, han elaborado una puntuación de bienestar, con un algoritmo que en base a diferentes factores y datos, cuantifica el confort del pasajero. Y, por supuesto, también han estudiado diferentes líneas de actuación para maximizar esa puntuación y, en última instancia, evitar los mareos.

El coche autónomo tendrá que afrontar numerosos retos que hasta ahora tal vez no nos habíamos planteado, ya no solo ha de ser un piloto automático seguro, sino también el mejor conductor posible, contribuyendo por ejemplo a reducir el riesgo de mareo en los pasajeros

Cómo identificar y evitar mareos en el coche

Mediante sensores, Jaguar y Land Rover serían capaces de identificar los primeros síntomas, tras los cuales, y en unos 60 segundos, sobreviene el mareo.

Para mitigar el mareo habrían investigado diferentes soluciones. Las suspensiones adaptativas, que alteran el tarado de la suspensión cada 10 milisegundos, y reducen el balanceo y el cabeceo del coche, son una solución efectiva. Como también lo puede ser ajustar la inclinación del sistema de entretenimiento, la temperatura del climatizador, activar el sonido de las indicaciones del navegador para que los pasajeros sean conscientes de los cambios de dirección que realizará el coche, y ajustar la posición de los asientos.

En definitiva, un trabajo realmente interesante que nos demuestra los múltiples retos que ha de afrontar el coche autónomo. Retos que requerirán que el coche autónomo sea algo más que un conductor seguro, capaz de ir de un punto X a un punto Y sin enfrentarse a ninguna situación de peligro. El coche autónomo ha de ser, en definitiva, el conductor perfecto.

Más imágenes de Jaguar y Land Rover:

Lee a continuación: Jaguar celebra 70 años de coches deportivos con una edición especial Chequered Flag para el F-Type

Ver todos los comentarios 0