CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Los excesos de velocidad se disparan durante el estado de alarma

Multa Adelantar Por La Derecha Dgt Autovia

Desde que el estado de alarma se declarase el 14 de marzo, muchos españoles apenas han usado su coche. Otros lo han usado para los supuestos imprescindibles, como ir al trabajo en caso de no poder teletrabajar, o ir a hacer la compra. El tráfico se ha llegado a reducir en hasta el 90% en algunos días con respecto al año anterior. Sin embargo, según la DGT, se han disparado los incumplimientos de los límites de velocidad. Un fenómeno que ni mucho menos es patrimonio nacional: ocurre en prácticamente todos los países del mundo.

Según la cuenta de Twitter de la DGT, ha aumentado en un 39% el incumplimiento de los límites de velociad. No se especifica si se trata de sanciones o con respecto a qué periodo ocurre, pero el dato debería estar respaldado con cierta evidencia empírica. También se habría disparado el número de conductores que han fallecido en accidentes de tráfico sin llevar cinturón de seguridad: más de la mitad, concretamente. Unos datos preocupantes, que en base a mi breve experiencia empírica, bien podrían corresponderse con la realidad.

A causa del bajísimo nivel de tráfico en las carreteras existe una especie de sensación de impunidad, o más bien de aislamiento. Aunque hay aún más policía en las carreteras, la falta de tráfico juega con nuestra mente, y le dice que no pasa nada por ir un poco más rápido. Este fenómeno no es exclusivo de España. La semana del 28 de abril, en Londres se pusieron 2.020 multas por exceso de velocidad, frente a 268 multas en la misma semana de 2019. Un incremento del 800% al que hay que sumar un descenso acusado del tráfico rodado.

En términos proporcionales, el aumento de casos de exceso de velocidad será posiblemente superior. En Estados Unidos ha ocurrido algo parecido. En las autopistas que rodean Los Angeles, habitualmente atascadas hasta extremos desesperantes, se han registrado coches a más de 100 millas por hora. En el estado de Iowa, en un solo día, se han llegado a multar a más de 170 conductores que circulaban a velocidades de más de 100 millas por hora y solo en Nueva York se ha doblado el número de multas por exceso de velocidad que se ponen en un día.

Conducimos mucho menos, pero lo hacemos mucho más rápido.

El riesgo de accidente sigue existiendo, pese a que las carreteras tienen mucho menos tráfico. Y desde luego, el riesgo de ser multado o interceptado por un radar sigue siendo tan alto como siempre.