¿El fin de la burbuja? Los precios medios de los coches de coleccionista caen un 10,4% a nivel mundial

 |  @sergioalvarez88  | 

Desde hace unos años, los coches clásicos se han convertido en un valor refugio para las grandes fortunas. Son “activos pasionales”, en la palabrería de los gestores de inversiones, y han sido el remedio para la falta de rentabilidad de los productos financieros tradicionales durante los últimos años de estancamiento económico. Con una economía americana en plena recuperación y un apetito creciente por la fotografía e instrumentos de música clásicos, el precio medio de transacción de los coches de coleccionista ha caído un 10,4% según Coutts & Co., una famosa agencia de inversiones basada en Reino Unido.

Como antes os decía, esta escalada de precios en el automóvil clásico no es un fenómeno reciente, pero se ha disparado en los últimos cinco años. El problema es que esta tremenda burbuja de precios no sólo ha inflado el precio de coches inalcanzables para el común de los mortales – como el Ferrari 250 GTO o el Mercedes 300 SL “alas de gaviota” – sino que ha afectado a prácticamente cualquier coche entrado en años. De repente, todo coche viejo pasó a ser considerado “clásico”, y coches cuyo valor era anecdótico hace años, han pasado a ser objetos de precio cada vez menos asequible. ¿Alguien ha dicho BMW M3 E36?

El coche más caro jamás vendido en una subasta ha sido un Ferrari 250 GTO del año 1962, vendido por 38.560.000 dólares en agosto de 2014 en California.

Esta escalada de precios no es sólo una burbuja sin sentido. Debemos reconocer que la demanda de coches clásicos ha también aumentado a causa de las leyes de oferta y demanda: si una parte importante de los aficionados a los coches – entre los que nos contamos – piensa que ya no se fabrican coches tan pasionales y bonitos como los de antes, es lógico que el precio de los que quedan en circulación aumente. Sea como fuere, Coutts & Co. afirma que el precio medio de los coches de coleccionista ha caído, y es cierto, pero no estamos hablando de este Nissan Silvia S14 que te quieres comprar.

Estamos hablando de coches presentes en el Coutts Index. Un índice que sólo tiene en cuenta modelos de coche que se han vendido al menos 10 veces en subastas públicas, y siempre a un precio superior a los 500.000 dólares. El Coutts Index se ha revalorizado un monumental 331,9% desde su establecimiento en 2005. Esto quiere decir que en promedio, un coche cuyo valor era de un millón de dólares en 2005, estaría cambiando de manos hoy en día por más de 3,3 millones. Si el índice ha retrocedido un 10,4% a nivel mundial, ¿por qué se siguen batiendo récords de precios de venta en las subastas más importantes?

El pinchazo de precios afecta sólo a coches de coleccionista de más de 500.000 dólares. ¿Llegará este frenazo a coches clásicos más populares? Es pronto para saberlo…

En opinión de Coutts, el precio de los coches más exclusivos sigue aumentando. Estamos hablando de coches con precios de al menos ocho cifras, coches que abren una brecha con respecto a coches clásicos más “convencionales”, como puede ser el caso de un Porsche 911 Carrera 2.7 RS. En promedio, el índice experimenta un ligero retroceso, pero de momento no se puede hablar de un claro cambio de tendencia. Y por supuesto, tampoco podemos hablar del mercado de coches mucho más comunes, esos que sí podríamos algún día tener en el garaje. Con todo, ¿estará a punto de pincharse esta burbuja de precios?

Fuente: The Guardian

Lee a continuación: Remolcar un Porsche 962 con un Bentley Blower es un desastre en ciernes (aunque sea una genialidad)

  • Espejismos ☀️

    Con todas las burbujas la gente siempre dice “¿pero como va a estallar esta supuesta burbuja? Siempre habrá gente interesada en comprar X (coches clásicos, pisos, deuda a tipos fijos, BitCoins…).

  • mermadon

    Pues si, toda la razón te doy Espejismos. A todo le llega su hora.
    Incluso un día el sol dejará de brillar, aunque yo no sé si lo llegaré a ver XD.

  • Txesz

    Más o menos llevamos un año de precios estancados (salvo contados casos) y ligeras bajadas.

    La burbuja no ha explotado, simplemente se va desinflando poco a poco.