El sueño se convierte en el principal problema del coche autónomo y Ford decide no jugársela. Foto 1 de 3.