Así es cómo un trozo de cinta aislante puede hacer que un Ford Mustang sea más ágil y eficiente

 |  @davidvillarreal  | 

Cuando un coche se actualiza, en lo que denominamos el ecuador de su ciclo comercial, es habitual que pensemos que los cambios estéticos que ha sufrido únicamente responden a la necesidad de que luzca más apetecible, moderno, o simplemente diferente. Y no estamos muy equivocados, porque a menudo así es. Pero también es interesante saber que, en otros muchos casos, esos pequeños cambios en la estética se ven reflejados en la funcionalidad, como en el caso de uno de los productos más deseados de Ford. Recordemos que el Ford Mustang acaba de renovarse, destacando especialmente algunos cambios estéticos. Lo que tal vez no sabías es que esos pequeños detalles han contribuido a hacer de este nuevo Ford Mustang un coche mejor y que incluso un trozo de cinta aislante en el frontal ya puede contribuir a que el Mustang sea un coche más ágil y eficiente. ¿Pero cómo?

Cuando se actualiza un producto no se pueden cambiar todos los paneles, principalmente porque sería demasiado costoso para un fabricante realizar una actualización mayor de sus coches cada dos años y medio, o cada tres años. Por contra, los fabricantes sí que trabajan en esos pequeños detalles que pueden marcar la diferencia, en situaciones que no siempre es fácil experimentar.

Y el mejor ejemplo lo tendríamos en la contribución de los ingenieros Mikel Del Zio y Jonathan Gesek, cuyo trabajo pasó por poner a punto al renovado Mustang.

Ford nos explica cómo un trozo de cinta aislante en el frontal llevaría a carenar la parrilla del Mustang, para mejorar su estabilidad a gran velocidad

Imagen y galería del Ford Mustang 2018

Tras unas vueltas en un circuito de pruebas de alta velocidad, Del Zio se encontró con discrepancias entre la teoría del túnel de viento, y la sensaciones que se encontró probando un prototipo del Mustang. El coche no respondía como el quería en las curvas, especialmente por la falta de estabilidad del tren delantero.

Con una solución tan sencilla y socorrida como un trozo de cinta aislante cubriendo la parrilla inferior del Mustang descubrirían que el control sobre el coche, y la estabilidad del tren delantero, había mejorado en curvas rápidas. Es un detalle que en el día a día ningún cliente va a experimentar, pero que al llegar al final de una recta a 250 km/h, frenar, y encarar la curva, sí puede contribuir a que el conductor tenga una confianza mayor y sobre todo un mejor control de su coche. Al menos eso nos dice Ford.

Un detalle aparentemente nimio como este llevaría a que el actualizado Ford Mustang se presente con un nuevo diseño del parachoques frontal, en el que las entradas de aire inferiores son más pequeñas.

La revisión que ha sufrido el Mustang de su frontal no solo responde a parámetros estéticos,
sino sobre todo a la búsqueda de mejoras en la estabilidad, la agilidad, y la eficiencia

Imagen y galería del último Ford Mustang, anterior a la actualización, que probamos.

No son los únicos cambios que ha experimentado el nuevo Ford Mustang. También se ha rebajado el abultamiento del capó, se ha optimizado el diseño del labio frontal y se ha mejorado el flujo de aire en los bajos.

Os contaré una anécdota. La primera vez que tuve ocasión de conducir el Ford Mustang de esta última generación nos encontramos con que a velocidades cercanas a los 200 km/h el capó botaba. Si viajábamos a 220 km/h, o velocidades incluso superiores, el movimiento del capó era tan acusado que, sinceramente, daba miedo. Evidentemente eso es algo que un cliente no experimentará a diario y que, muy probablemente tardaría en descubrir meses después de haber comprado un coche. Tal vez nunca lo descubriera. Nosotros tuvimos la suerte de que nuestra primera prueba del Ford Mustang transcurrió por carreteras alemanas, y al encontrarse con un tramo de Autobahn con muy poco tráfico, y sin límite de velocidad, ¿quién podría resistirse a pisar a fondo el acelerador y alcanzar velocidades que en España nos llevarían a la cárcel?

También se han revisado elementos como el abultamiento del capó, el diseño del labio frontal,
o el flujo de aire en los bajos y el vano del motor

Imagen y galería del renovado Ford Mustang con el paquete Pony.

Intuimos que este defecto, y otros muchos detalles que fuera necesario pulir, se han corregido con los cambios en el frontal que vemos en el nuevo Ford Mustang. Sobre todo con un sistema que cierra automáticamente la parrilla frontal, cuando no es necesaria su apertura para la refrigeración del motor, y hace que el aire vaya rodeando al Ford Mustang, y no entre hacia el motor y provoque presión alguna sobre el capó.

Ford asegura que estas pequeñas modificaciones también han contribuido a la mejora de la eficiencia de su coche. Y no lo dudamos. Y aunque una décima arriba, o una décima abajo, no vaya a marcar la diferencia, hacer que visites menos la gasolinera, o que tu Mustang gaste tan poco combustible como un mechero, esa sí que es una mejora que de alguna forma puedes experimentar a diario.

De manera que el ejemplo del trozo de cinta aislante, más allá de ser curioso y divertido, es una buena forma de entender cómo un coche es un conjunto de componentes, y especialidades, que van más allá de un motor, y un chasis, y que como en una buena pieza de música clásica, solo tiene el éxito garantizado cuando todos los instrumentos y los artistas están perfectamente coordinados.

Lee a continuación: Lo más raro que vas a ver hoy es este Lamborghini Gallardo transformado en un Ford Mustang de motor V10 central

El Ford Mustang 2018 representa el renacer del icono cinematográfico americano como producto global. Desde su lanzamiento en Europa en 2015 ha sido un éxito y ahora con la renovación esperan mejorar todavía más las cifras.

  • Alex75

    En cuanto al asunto del capó, lo cierto es que el capó americano tiene aperturas de salida de aire que eliminan la sobrepresión que podrían causar esos botes. Desconozco porqué la homologación europea obligó a un capó sin ‘agujeros’, que seguramente causan la sobrepresión aerodinámica que hace que ‘bote’. Solución: Importar un Cc

  • Gilo

    El Koenigsegg del récord del otro día tenía gran parte del frontal cubierto por cinta aislante, no sé si os fijasteis…Tendrá que ver algo con esto?

    • morrillu

      No creo. En casos de búsqueda de récords, sobre todo que incluyen velocidad máxima, se suele cerrar con cinta ciertas parte del coche para mejorar la eficiencia aerodinámica y poder arañar algún que otro km/h. Sin ir más lejos, cuando en Top Gear intentaron bajar de 10 minutos en Nurburgring, cerraron con cinta las ranuras de los faros y el capó entre otras partes por este motivo. Además y teniendo en cuenta que se circulará a alta velocidad, no suele haber problemas de refrigeración

    • Pope Volponi

      Estaba encintado por el simple motivo que era el coche de un cliente, y debían, obviamente, entregarlo sano, sin raspones en los bajos.

El Ford Mustang 2018 representa el renacer del icono cinematográfico americano como producto global. Desde su lanzamiento en Europa en 2015 ha sido un éxito y ahora con la renovación esperan mejorar todavía más las cifras.