Cerrar CERRAR

En caso de emergencia, tu Mercedes podría desinflar sus neumáticos

Los coches modernos se han hecho muy grandes, pesados y complejos. El peso es una variable especialmente delicada en los coches electrificados, especialmente los híbridos enchufables y los coches 100% eléctricos. La existencia de complejos sistemas de frenada regenerativa ha obligado a muchos fabricantes a instalar sistemas de frenado by-wire, en los que el pedal no está conectado al sistema hidráulico de frenado. La dependencia completa en la electrónica es lo que ha motivado a Mercedes, entre otros motivos, a presentar una curiosa patente.

Los sistemas de frenado by-wire de los coches modernos también cuentan con otro peligro: en condiciones extremas, no logran transmitir con eficacia el calentamiento del sistema de frenado. En un coche eléctrico o enchufable, de peso claramente superior a un coche térmico, puede llegar a suponer un problema, especialmente en conducción deportiva. Tampoco podemos olvidar que un fallo en alguno de sus componentes electrónicos o mecánicos podría provocar un recalentamiento de la batería – la frenada regenerativa estaría haciendo todo el trabajo de frenada.

Esta patente está motivada por la ausencia de una salvaguarda mecánica en un sistema de frenado by-wire.

Patente Frenos Mercedes

El resultado de todo esto es que Mercedes ha patentado un sistema, que ante un fallo en el sistema de frenado – del tipo que sea – reduce de forma rápida la presión de los neumáticos. Lo que esto consigue es lo contrario a lo que recomendamos con un coche en buen estado: que aumente la superficie de contacto de los neumáticos con el asfalto y el coeficiente de fricción se dispare. Con unos neumáticos deshinchados, ante un fallo en el sistema de frenado de servicio del coche, tendríamos más posibilidades de evitar un desastroso accidente.

Los detalles de la patente están recogidos en las imágenes adjuntas, pero consisten en una válvula adicional que liberaría de forma rápida la presión de los neumáticos. No es un sistema que los pinche o los dañe, aunque sabemos que rodar con neumáticos a muy baja presión o desinflados puede estropearlos muy rápidamente. Es un sistema de seguridad de último recurso, un sistema de última línea de defensa que solo entraría en funcionamiento ante el fallo catastrófico de algún componente esencial del sistema de frenado.

Mercedes Amg Eqs 53 4matic+, 2021 Mercedes Amg Eqs 53 4matic+, 2021

Un neumático con baja presión puede provocar pérdidas de control en un vehículo. Puede ser peligroso en sí mismo.

Podría funcionar en las cuatro ruedas del vehículo, y según la patente, además de poder aplicarse en coches convencionales – no solo coches electrificados – podría devolver los neumáticos a su presión correcta. Esta última parte no se ha detallado y exigiría un compresor de aire de a bordo, solo presente en 4×4 extremos. En cualquier caso, un neumático con baja presión también puede ser peligroso a la hora de hacer una frenada o esquiva a alta velocidad, por ejemplo, tras un fallo del sistema de frenado en una autopista.

Quizá por el momento, se quede como una simple patente.

Fuente: CarBuzz

Foto de Sergio Álvarez

Sergio Álvarez

Técnico en comercio internacional de formación, los coches han sido mi pasión desde que apenas levantaba un metro del suelo y mis padres me regalaron un Ferrari rojo a pedales. Mi afición se ha profesionalizado en Diariomotor, donde estoy presente desde 2008. Escribo a diario, pruebo coches e intento ofrecer la información más interesante a vosotros, nuestros lectores. Soy aficionado al automóvil clásico y los coches "incorrectos".

Cargando...