¿Se refieren a ti como “friki de los coches”? Enhorabuena por disfrutar de una pasión envidiable

 |  @sergioalvarez88  | 

Hoy, 25 de mayo, es un día conocido como Día del Orgullo Friki. El origen de este día es un homenaje al estreno de “Star Wars: Una Nueva Esperanza”, el 26 de mayo de 1977. De unos años a esta parte, todos los 25 de mayo se produce una “exaltación” del frikismo, denostado y poco apreciado a nivel social. Puede que estés pensando en Pokémons y coleccionistas de cómics japoneses. O en el retrato que Hollywood hace de este colectivo, si es que se puede llamar así. En cualquier caso, estás de enhorabuena. Si estás leyendo esto, es porque alguien te conoce como “friki de los coches”. ¿Y sabes qué? Deberías estar más que orgulloso.

Recuerdo cuando era pequeño, y lo más excitante del fin de semana, era el viaje en coche entre mi ciudad y la ciudad donde vivían mis abuelos.

“Friki de los coches”, “petrolhead”, “quemado”, “obseso del motor”. Llámalo como quieras. Tienes la fortuna de compartir una pasión envidiable con millones de personas alrededor de todo el mundo. Siempre he pensado que tener pasiones es algo de gran importancia en la vida. Algo que te motive a trabajar duro, algo en lo que invertir tu tiempo, algo que poder disfrutar, estando en paz contigo mismo. A algunas personas les gusta la ornitología, otros son verdaderos melómanos, otros no ven el momento de irse de ruta en bicicleta. Lo admitan o no, son tan “frikis” como tú y como yo, querido amigo.

Sin embargo, los que disfrutamos con el olor a gasolina y goma quemada, los que contamos los días para el siguiente trackday o los que estamos obsesionados con el cuidado de nuestro coche, somos especialmente denostados por la opinión pública. Si estás leyendo esto es porque te gustan los coches poco prácticos, con más caballos “de lo debido”, más “antiguos” de lo que mandan los cánones y en general, políticamente incorrectos. El conductor de un SUV diésel recién sacado del concesionario te mirará de reojo, pensando en sus adentros lo desafortunada que ha sido tu decisión de compra, frente a la brillantez de la suya.

Nos gustan los coches clásicos, nos gustan los deportivos y nos gustan los coches ilógicos. Coches que a ojos de los demás, son una “ruina económica” o una “chatarra vieja y ruidosa”. Sin embargo, son coches con mucho más carácter que cualquier coche actual, que salvo contadas excepciones, parecen cortados por el mismo patrón. Hace unos meses, adquirí mi primer clásico: un coche de una marca ya extinta, con casi 30 años en sus espaldas, con un motor adicto a la gasolina y más de 200.000 km. Las miradas de desaprobación en el entorno familiar y por parte de algunas amistades no tardaron en llegar.

“¿Te has gastado más de 7.000 euros en un coche viejo? Por ese dinero podrías haberte comprado un coche mucho más moderno”. Esa recriminación educada y ese rechazo social me han confirmado que he tomado la decisión correcta. Nos ven como bichos raros porque nos gusta invertir sumas considerables de dinero en mantener en perfecto orden de funcionamiento nuestro coche. Porque cambiamos el aceite o las pastillas de freno por nosotros mismos, en vez de dejar el coche en el taller. Porque disfrutamos manchándonos las manos y peleándonos con tornillos más que viendo un partido de fútbol o emborrachándonos.

Esa búsqueda de sensaciones, ese punta-tacón perfectamente ejecutado, el sonido de un motor bien afinado. Verdadero placer, incomprendido por muchos.

Les molesta que salgamos del rebaño, que nuestras vacaciones ideales sean un roadtrip a Nürburgring, en vez de una semana en un resort “todo incluido” en Punta Cana. No entienden por qué nos gustan las carreteras con curvas, o por qué evitamos las autopistas de peaje, “perdiendo” tiempo en un revirado puerto de montaña. No conciben que nuestra mañana de sábado ideal consista en una intensa sesión de limpieza de nuestro coche, tras la que volverá a brillar como cuando era nuevo. Que una carretera revirada de perfecto fimrme sea mejor terapeuta que un psicólogo tampoco es algo socialmente aceptado.

Que seamos diferentes. Reconozcámoslo, los “frikis de los coches” no somos tantos. La mayor parte de la gente sólo quiere un coche que les permita ir de A a B de forma cómoda, eficiente y segura. Para ellos lo importante es el destino, para nosotros en muchas ocasiones el viaje es lo más importante, aunque suene a frase motivacional barata. El futuro no es demasiado halagüeño: restricciones a la circulación de coches antiguos, vigilancia constante al conductor o el advenimiento de los coches autónomos, son circunstancias coyunturales que amenazan esta pasión que todos profesamos.

Deberíamos estar agradecidos, no enfadados con el mundo. Tienen la desgracia de no entender una pasión tan bonita y enriquecedora.

Sin embargo, lo bueno de esta afición – o como quieras llamarle – es el sentimiento de comunidad que crea, y que en sitios como Diariomotor tratamos también de cultivar día a día. Y cuando una afición es lo suficientemente fuerte, es capaz de superar los obstáculos y restricciones que se le ponen en el camino. En este “Día del Orgullo Friki”, siéntete orgulloso de tu pasión. Siéntete orgulloso, porque no muchos pueden presumir de un hobby tan enriquecedor, con tantos matices, y tantas ramificaciones – complementarias, nunca sustitutivas – a explorar. Si te miran de reojo, enhorabuena.

Lee a continuación: ¿Daños en tu coche a causa del mal estado de la vía? Te contamos cómo reclamar ante la administración competente

Ver todos los comentarios 21
  • F(Clemente)1

    Y que vivan muchos años más los frikis de los coches! ;)))

    • nuevoenesto

      Poco nos queda…

      • F(Clemente)1

        Que va, hombre! Aun nos queda mucha cuerda para rato… aunque la cuerda vaya cosas nuevas a partir de ahora, el automovilismo no va a morir

        • nuevoenesto

          Pero no será lo mismo.

          • Pasion

            Alarmista y exagerado! Claro que será igual, cambiarán ciertas cosas pero no van a prohibir la circulación de los clásicos.

          • M.A.

            Si hombre si. Siempre nos quedará París….
            Quicir que para el que quiera disfrutarlo, siempre habrá campo. Igual que se dice por aquí de la equitación.
            Creo que es un símil válido.

          • Angel Macón

            Precisamente París… va a ser que no.

  • almafuerte

    Bravo, Bravo y Bravo. Aplausos, de pie señores. Gran nota, para imprimirla y emarcala. Cuando se habla con pasión y desde el corazón se habla así. Yo era de esos quemados de los coches, pero los años te van cambiando, ahora me tiran más las motos, modernas eso si, y no me veo metiendo mano a un viejo coche. Trabajo, familia, comodidad. Pero cuando veo a esos chavales labando sus coches, q llevan sus años circulando, con cariño, con detalle, me dan ganas de ayudarles y contarnos batallitas. Pero al contrario q Pakemon o el manga, q no para de crecer, los frikis de los coches lo tiene cada vez más complicado. El castigo social y gubernamental es tremendo y en aumento. Q miren a alguien con un coche de 20 años como friki sería lo bueno, pero lo miran como asesino del aire y la vida de los demás. Si, tremendo el cambio climático y la contaminación, pero tremendo también el prejuicio y la marginación.

  • Jacobo87

    Gran entrada. Decía Jay Leno a propósito de los híbridos y la relegación de los motores térmicos, que a él le parecía una gran noticia. Decía que los eléctricos (también es aplicable a los coches autónomos) salvarían al automóvil del mismo modo que el automóvil salvó al caballo: dejó de utilizarse como medio de transporte y se convirtió en una pasión de entusiastas. Esperemos que tenga razón y el futuro siga guardándonos a los petrolhead un espacio para disfrutar de la conducción.

    • almafuerte

      Será como con los caballos ahora, un bien escaso, para gente con dinero, costoso de adquirir, de mantener, con un uso muy restringido. No hay millones de caballos entre los q elegir en España.
      Pero será así.

  • Boju

    Alarmistas y exagerados!!!!

  • emjpshyco

    Es cierto, se avecinan tiempos oscuros para los “quemados”, porque en un futuro no muy lejano probablemente los coches no los podamos ni tener en propiedad, y sean todos electrodomésticos compartidos para ir de X a Y. Por no hablar de la maldita conducción autónoma. Disfrutemos del tiempo que nos quede lo mejor posible…

  • NFC94

    Como es normal, me siento identificado. Hace unas semanas le conté a mi madre que pensaba comprarme -con mi dinero, nada de rogarle a nadie- un volante para jugar correctamente a los simuladores de la PC, y lo primero que ella me dijo es “estás grande para eso”. Y eso que a ella también le gustan los coches, aunque no tiene realmente idea de nada más allá de decir “¡Que autazo!” cada vez que sale un deportivo en la televisión. Sé que no es lo mismo que plantearse la compra de un coche, pero es algo similar a lo que se plantea aquí.

  • M.A.

    Yo no estoy de acuerdo en lo de “friki”.
    Con orgullo o sin él, no me considero tal.
    Friki (según la RAE http://dle.rae.es/?id=IUmogtr) implica una cierta obsesion, exceso y excentricidad que no tiene que ser inherente a TODOS los que practican una afición.
    E incluso diría yo, una cierta exclusion a otro tipo de aficiones, incluidos a otros “frikismos”, llegando excluir a otras “variedades” (personajes o sub-series) dentro de su propio “frikismo”.
    Yo, como muchos otros colegas de aquí, aparte de los coches, que puede ser mi afición principal, tengo otras inquietudes culturales o de ocio, como lectura, música, cine, y luego tengo una familia maravillosa que es y debe ser mi principal “afición”.
    Lo que pasa es que en el tema “coches” hay varias formas de verlo.
    Los hay quienes ven al coche como una herramienta, (un “electrodoméstico”, como decía Paco Costas, a quien también mencioné hace poco), un medio de desplazamiento, a veces casi un incordio y una fuente de gastos.
    Luego los hay para quienes el coche es un simbolo de “Status”, aquellos que se compran un Cayenne o un Ghibli, un Evoque o un X6 solo porque dan una cierta imagen. Probablemente para ellos el coche es tan incordio como para el primer grupo, o a lo sumo, un “mal necesario”, y su disfrute del mismo termina en cuanto acaba de enseñarlo a los amigos tras estrenarlo.
    Y luego estamos los que vemos en el coche “algo más”, los que seguimos este mundillo, tanto en la parte comercial como en la deportiva. Antes o despues tratas de agenciarte una máquina que te llene esa necesidad de sensaciones. Puede ser un humilde Seat 600, o un 2CV, o un Imprezza, un Deltona o un Evo.
    De ahí el auge de los clasicos y de los clubes en general, no solo en coches, también en motos, desde las históricas Vespas hasta las Harleys o Goldwings.
    Muchos aficionados encuentran en esto una via de escape para poder participar y sentirte parte de una actividad que te gusta. Por eso hay tantos clubes y aficionados dedicados al coche “irracional” con más de 25 años, en la frontera entre el verdadero “clásico” y el simplemente “viejo”, ó técnicamente como se les dá en llamar; “youngtimers”
    Los del primer grupo efectivamente te tacharán de friki, y los del segundo a lo mejor pueden llegar a comprenderte, pero nunca les llegará al corazón.
    No es necesario que sean conductores de SUV diesel. Yo mismo también lo soy. Tengo mi vehiculo familiar de todos los dias, y tengo desde hace 3 años (con 47 me lo pude comenzar a permitir) mi vehiculo “irracional”. Igual que en el caso de los ciclistas (como también hablamos aquí, los ciclistas, o al menos el 99% de ellos -los que no son talibanes radicales verdes ecociclistas- ellos también conducen…), nadie es de forma exclusiva una cosa o la otra.
    Es esa “exclusividad” cerrada de los verdaderos “frikis” la que me hace afirmarme en que yo no lo soy. Ese “ver el mundo” exclusivamente a través de, por y para tu afición, el tener que interpretar todo con el prisma de tu frikismo, con desprecio y/o simple ignorancia hacia que hayan otras formas de verlo. Tipo Sheldon “Big Bang” Cooper.
    Los alemanes tienen una palabra; “fachidiot”, para aquellos que son auténticas lumbreras en un campo específico, pero no saben casi nada de otras cosas. Dicho sea que luego los teutones practican ellos mismos el “fachidiotismo” en mayor o menor grado….
    Para mi, ser “Friki” implica ser un poco “fachidiot”. Encima, fachidiot no de ciencia o de técnica (campo donde incluso podríamos incluir a los aficionados a los coches) sino de algo completamente banal e inútil.
    Por eso no me considero (ni os considero al resto), frikis.

  • Bauer, Jack

    Gran articulo, ni que decir tiene que lo comparto con todos mis colegas, desgraciadamente cada vez hay menos “coches” y más “electrodomésticos”, pero no… esto JAMAS desaparecerá, y no me gusta la palabra “friky”, yo prefiero usar el castizo término “quemado” y el muy británico “petrolhead”

  • Chavis David Diez Laso

    Identificado con CADA FRASE. Yo también tengo la esperanza de que en un futuro nos dejen tener nuestro cacharro viejo para meter ruido y asustar al vecindario….

  • TLE

    Muy interesante el artículo de los frikis.
    Por cierto, te has comprado un coche de más de 20 años?, de una marca extinta? , qué te ha costado más de 7.000 euros? y a continuación una foto de un Saab 900 Aero.
    Te has hecho con un 900 Aero??
    Saludos.
    Emlata

  • Usuario

    Orgullosos de tener motor de gasolina. Lo que gastas en consumo escandaloso lo ahorras en revisiones y chipeos si tuviera un diesel. Los coches tipo gti dan muchas satisfacciones. No al downsizing.

  • Joaquín Cruz

    Como bien dicen por ahi, no me considero un friki cerrado de este mundo, pero me apasiona desde muy pequeño. Y es una gran pasión, aunque bastante cara, no se puede negar… Aun asi, no duele pagar por una joya de la ingeniería con 25 o 30 años, porque la crearon con esa expectativa, para que fuera admirada años despues por alguien que no entiende sus particularidades, quiera entenderlas, y se enamore de ella. Hasta el dia de mi muerte, sea tarde o pronto, amare este mundo con todas las consecuencias.

  • Miguel Angel

    Nada mas que felicitarle por el articulo, me gusta mucho como se ha expresado, me siento totalmente identificado con usted.
    Y me gusta como lo ha razonado, estoy cansado de explicar lo mismo.( Prefiero estar enredando, reparando o limpiando mis hierros, a estar metido en un bar o incluso en cualquier terraza luciendo palmito o viendo a otros-as hacerlo).
    Como me dijo mi madre a ver si ahora te dedicas a comprar coches viejos.
    Un saludo, y felicitaciones por este articulo.