CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normativa

4 MIN

La DGT insiste en que no prohibirá fumar al volante: entonces, ¿por qué te pueden multar con hasta 500 euros por ello?

Elena Sanz Bartolomé | 27 Abr 2022
fumar-coche-1
fumar-coche-1

Esta semana, Pere Navarro ha participado en la presentación de la campaña ‘Conducción Responsable, Cerveza SIN’ de Cerveceros de España. Aprovechando el evento, el director general de la DGT ha tocado algunos temas siempre de actualidad en el mundo del motor. Uno de ellos es el tabaco: ha vuelto a dejar claro que la Dirección General de Tráfico no prohibirá fumar al volante. Entonces, ¿por qué pueden multarnos por ello?

Pere Navarro ha vuelto a reiterar que prohibir fumar al volante “no está en la agenda” de la DGT, pero ha recordado que hacerlo “es un riesgo claro, cierto y evidente”. Al respecto, ha comentado que Tráfico ha llevado a cabo distintas campañas recomendando evitar este tipo de conductas y seguirán haciéndolas: “Es peligroso”.

La postura de la Dirección General de Tráfico no ha cambiado sobre este tema. Tampoco los datos sobre las distracciones que genera: fumar mientras se conduce multiplica por 1,5 el riesgo de sufrir un accidente porque encender un cigarrillo requiere, de media, unos cuatro segundos. Un tiempo en el que, circulando a 100 km/h, habremos recorrido 113 metros sin saber qué ocurre en la carretera. A esto hay que añadir que durante tres o cuatro minutos el conductor no sujetará bien el volante o lo hará con una sola mano.

Multa de 80 euros

Bajo el paraguas de la distracción, un agente podría sancionar a un conductor si, a su juicio, considera que fumar le impide “conducir con la diligencia y precaución necesarias” o no puede “mantener su propia libertad de movimientos (...) y la atención permanente a la conducción”. O lo que es lo mismo: si el tabaco implica un descuido al volante. Y para ello cuenta con el apoyo de dos artículos del Reglamento General de Circulación:

Artículo 3.1: “Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro tanto al conductor como a los demás ocupantes del vehículo y el resto de usuarios de la vía”

Artículo 18.1: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”.

Si el agente interpreta que fumar es la causa directa de no cumplir con lo establecido en el RGC, nos enfrentaremos a una infracción leve castigada con una sanción de 80 euros. Eso sí: tendrá que concretarlo y argumentarlo en la denuncia.

Multa de 500 euros

Sobre lo que sí existe una sanción concreta y libre de interpretaciones es sobre un peligroso gesto que muchos fumadores realizan cuando están al volante: tirar la colilla por la ventanilla. Hasta ahora, esta acción estaba penada con una multa de 200 euros y la pérdida de cuatro puntos en el carnet de conducir. Sin embargo, la reformada Ley de Tráfico que entró en vigor el pasado mes de marzo ha endurecido este castigo: ahora la sanción es de 500 euros y conlleva una retirada de seis puntos.

Las multas del Ministerio de Sanidad

A estas sanciones se podrían unir las del Ministerio de Sanidad. A finales de 2021, el Gobierno recuperó la idea de prohibir el tabaco al volante que el Ministerio de Sanidad planteó, por primera vez, en 2019: en aquel momento propusieron añadir una nueva disposición en la Ley Antitabaco para aplicar a los vehículos las mismas restricciones que están vigentes en los locales públicos y que afectarían tanto al conductor como a sus acompañantes.

La medida forma parte del Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025 que, de momento, está en desarrollo. La intención del Gobierno es que “ciertos espacios del ámbito privado como los vehículos particulares” estén libres de humo en dos años, aproximadamente, y en casos muy concretos como podría ser la presencia de niños o mujeres embarazadas. Si llega a buen puerto, será el Ministerio de Sanidad y no la Dirección General de Tráfico quien regule el tabaco al volante y las multas con las que se sancionará.