CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

4 MIN

¿Cómo sabe la manguera de la gasolinera parar cuando nuestro depósito está lleno?

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 20 Dic 2021
Inconvenientes Combustibles Sinteticos Repostaje Gasolina
Inconvenientes Combustibles Sinteticos Repostaje Gasolina

Has repostado tu coche decenas, cientos o miles de veces. Cuando el depósito está lleno, la manguera hace un sonoro clack y corta el flujo de combustible, evitando que el preciado oro líquido se derrame por el suelo, manche tu coche y te haga perder dinero. Esta situación la hemos vivido cientos de veces, ¿pero cómo demonios logra una manguera tan aparentemente simple saber cuando parar? La respuesta está en un ingenioso sistema mecánico que la mayor parte de personas desconocen. En este artículo aprenderás algo nuevo. Te lo garantizo.

Así sabe cuando parar la manguera de la gasolinera

Todas las mangueras de las gasolineras son muy similares. Cuentan con un tubo flexible conectado al surtidor, cuya bomba eléctrica extrae el combustible desde los depósitos de gasolina, enterrados bajo el suelo. La manguera tiene una boquilla metálica y un asa, que es donde está la palanca que apretamos para que el zumo de dinosaurio entre en nuestro coche. Sin embargo, es posible que hayas pasado por alto dos componentes clave. En primer lugar, una especie de abultamiento circular en la zona de agarre de la manguera.

El sistema que detiene el flujo de combustible cuando nuestro tanque está lleno es 100% mecánico.

En segundo lugar, un pequeño agujero circular en el extremo de la boquilla. Estos dos elementos son clave en el diseño de todos los sistemas de suministro de combustible. En su interior no existe un complejo sistema electrónico que ordena a la bomba del surtidor detener el flujo de combustible. Es un ingenioso sistema puramente mecánico el que se encarga de detener el suministro, usando las leyes más básicas de la física. Imaginemos ahora que tu coche tiene el depósito casi vacío y acudes a la gasolinera a llenar su depósito.

El depósito de tu coche contiene aun algo de combustible, pero la mayor parte de su volumen es gas. Cuando introducimos la manguera en la boca del depósito y apretamos el gatillo, el combustible fluye a través de la manguera y comienza a llenar nuestro depósito de líquido. El gas que ocupa el espacio del depósito es succionado por la manguera, a través de ese pequeño orificio metálico situado en el extremo de la boquilla. Es succionado por un simple efecto Venturi: es desplazado porque el combustible pasa a ocupar su lugar.

Física básica y mecánica. Un sistema infalible, simple y probado hasta la saciedad.

Ese aire circula a través de la manguera, y mantiene abierto un émbolo, una válvula a través de la que fluye el combustible desde el depósito de la gasolinera. Todo sigue su curso mientras el depósito de nuestro coche no está lleno. Cuando se llena, lo que ocurre es que el combustible alcanza la boquilla de la manguera, que está introducida varios centímetros en la boca del depósito del coche. En ese momento, el combustible bloquea el orificio por el que el gas de nuestro depósito estaba entrando en la boquilla de la manguera.

Esta entrada de combustible produce un vacío de forma instantánea. Es algo similar a lo que ocurre cuando sorbemos un líquido mediante un pajita: si sorbemos aire no existe una vacío, pero cuando sumergimos la pajita en la bebida, producimos un vacío para poder absorber el líquido. El vacío que se genera en la manguera empuja un diafragma conectado al eje de la válvula de suministro de combustible, cortando de golpe el fluir del líquido. Al mismo tiempo, ese émbolo de presión tiene un muelle que empuja hacia abajo el gatillo de la manguera.

El sistema fue diseñado para evitar accidentes y el desperdicio de combustible.

Ese es el fuerte clack que escuchamos, capaz de doblegar la presión que hacemos con nuestra mano. También funciona cuando hemos bloqueado el gatillo en suministros de larga duración y se completa el llenado de nuestro tanque. De forma adicional, existen más sistemas de seguridad en la propia manguera. Por ejemplo, una bola metálica que evita que se produzca el suministro cuando la manguera apunta por encima de la horizontal, evitando que si la manguera se cae al suelo, nos bañe a todos en gasolina de 98 octanos.

Espero que este artículo, las fotos y vídeos que lo acompañan, te deje claro cómo funciona ese sistema tan práctico y seguro que posiblemente usas cada semana.