CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Industria

4 MIN

El gigante chino Geely amplía su imperio europeo con Aston Martin: ¿será la tabla de salvación de la marca británica?

Elena Sanz Bartolomé | 3 Oct 2022
Aston Martin V12 Vantage Roadster  07
Aston Martin V12 Vantage Roadster  07

Li Shufu, el multimillonario fundador de Geely, no tiene límites a la hora de expandir su imperio automovilístico en Europa. Volvo, Lotus, Daimler… y ahora Aston Martin: Zhejiang Geely Holding Group ha adquirido una participación del 7,6% en la marca británica. ¿Será esto el punto de inflexión que necesitan en Woking para remontar el vuelo?

Lo cierto es que Geely no ha desvelado el montante de la transacción, pero teniendo en cuenta cuál era el precio de cierre de las acciones de Aston Martin el pasado 28 de septiembre, la operación estaría valorada en 7.550 millones de libras (8.645 millones de euros, según el cambio actual).

Lo que sí han revelado es que la compañía china poseerá un 7,6% de Aston Martin. Esta porción es la más pequeña en la tarta de la marca británica puesto que Lawrence Stroll (el presidente) posee el 18,3%, el Fondo de Inversión Pública Saudita (PIF) es titular del 16,7% y Daimler posee el 9,7%.

Geely ha declarado que creen que con su “trayectoria y ofertas tecnológicas podrán contribuir al éxito futuro de Aston Martin”. Esperan, al mismo tiempo, “explorar oportunidades potenciales para comprometernos y colaborar con Aston Martin mientras continúa ejecutando su estrategia para lograr un crecimiento sostenible a largo plazo así como una mayor rentabilidad”.

El futuro de Aston Martin

El mismo día que se gestó la compra, Aston Martin anunció, también, que había completado un aumento de capital de 654 millones de libras (749 millones de euros) para ayudar a reducir su deuda e invertir en nuevos modelos. La llegada de Geely a Woking podría proporcionar a la firma británica acceso al depósito de piezas del primero para futuros modelos. Además, les ayudará a asegurar su futuro después de la reciente inversión del PIF que se llevó a cabo en julio.

Lo cierto es que esta no era la primera vez que la empresa china mostraba su interés por Aston Martin: todo apunta a que, en 2020, estuvieron a punto de cerrar un acuerdo. Algo que ocurrió, justo, antes de que Lawrence Stroll se hiciera cargo de la marca con una inversión de más de 215 millones de euros.

El pasado mes de julio habrían vuelto a la carga obteniendo la misma respuesta. Ahora, la situación de los británicos era más delicada y sí han visto con buenos ojos la entrada de Geely. En la primera mitad de 2022, Aston Martin ha vendido 2.676 vehículos nuevos y ha cuadruplicado sus pérdidas: 290 millones de libras (332 millones de euros). La pérdida operativa fue de casi 90 millones de libras (103 millones de euros), es decir, aumentó en un 137% en comparación con el mismo período del año pasado. Sus acciones, además, han perdido más del 80% de su valor en tan sólo un año.

El pasado mes de mayo, también hubo movimientos en la planta noble de Woking. Amedo Felisa, ex de Ferrari, sustituyó a Tobias Moers en el cargo de director ejecutivo. El objetivo es que el italiano lidere un cambio radical en Aston Martin para que la marca lleva a cabo la transición a la electricidad. Sin embargo, todavía falta la plataforma correcta: ahí Geely puede jugar un papel clave.

El imperio europeo de Geely

Geely es el grupo de tecnología automotriz de propiedad privada más grande de China. Como apuntábamos antes, su fundador es el multimillonario Li Shufu y está dando forma a todo un imperio automovilístico con sello europeo: es propietario de Volvo, Polestar, Lynk&Co, Zeekr, Lotus, LEVC…

Cabe recordar que posee más del 80% de las acciones de la marca sueca, un porcentaje que le convierte en el mayor accionista: papel que también tiene en Polestar con un 50%. Compró una participación del 9,7% en Daimler por valor de 9.000 millones de dólares (9.180 millones de euros, según el cambio actual): BAIC, su principal competidor, tiene el 10%. Suya es una participación del 50% en Smart y apuntan a que está negociando con Renault para fraguar la venta del 40% del negocio de sus coches de combustión.