CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

7 MIN

¿Hacia dónde va el Trail? ¡Las claves de este tipo de moto para disfrutarla como nunca!

Rafael López San Martín | 30 Oct 2021
20ym Africa Twin
20ym Africa Twin

Ya desde los años 80 las motos Trail se pusieron de moda, fue una etapa de oro para unas máquinas diseñadas para llevar a sus pilotos hasta el fin de mundo y vuelta sin dramas mayores. Aquellos pioneros del Trail no se quejaban, hacían largas tiradas al día alternando campo y carretera en motos que vibraban más que un juguete de placer. Era la época de los aguerridos, personajes que sin fama, libraban aventuras épicas y sólo se lo contaban a sus más allegados.

Hoy en día esto ha cambiado. Partimos de la base de que cada uno puede hacer con su dinero lo que quiera y hay que respetarlo, si yo quisiera comprarme una moto del Dakar para ponerla en la pared en vez de darle caña hasta hacer que las bielas salgan a tomar el aire, podría y ¿quién iba a impedirlo? Teniendo esto claro, diré que hasta hace un par de años estaba apenado por ver motos diseñadas para levantar polvaredas por pistas, caminos y senderos limitándose a recorrer Kms de asfalto habiendo opciones mejores para ese uso específico. ¿Y por qué digo “hasta hace un par de años”?

Pues fácil respuesta, porque estoy recuperando la fe. Esto es como en Star Wars cuando después de que el Imperio haya devastado todo, una chispa de esperanza surge de la mano de algunos rebeldes que se deciden a realizar lo imposible. Desde hace unos cuantos años, el Trail se ha vuelto a poner de moda a lo bestia. Mucha gente tiene, quiere o empieza a ver con buenos ojos una, pero el motivo de mi felicidad es que además, cada vez hay más dueños de trail que empiezan a oír la llamada del offroad. No pasa un fin de semana en el que dando una vuelta por mi zona habitual no me cruce más Trail, cosa que antes no pasaba. Cada ruta o rally de navegación al que voy tiene más afluencia Trail hasta el punto en el que empiezan a verse categorías específicas y eventos específicos para este tipo de motos. Qué gustazo. Los domingos, siempre te cruzas a varias Ténéré, África Twin, GS, Tiger, o KTMs varias, etc… llenas de barro y polvo que vuelven de alguna "gesta heroica" para contar el lunes en el descanso del café en la oficina.

El resultado me gusta, aunque en muchas ocasiones la causa sea el postureo. No digo que esté mal eh, ojo, que yo soy el primero que le encanta enseñar sus aventuras por Instagram. Solo digo, que quizás debamos recuperar ese espíritu de montar por montar sin hacer tanto alarde de ello ni luchar por ver quien “mola” más. Salir a hacer un viaje y llevar el móvil apagado, recuperar el preguntar en los pueblos a los lugareños que siempre esbozan una sonrisa y te recomiendan encantados lugares a donde ir, restaurantes donde comer y hoteles donde dormir.

Poco a poco veo que esto vuelve y me llena de alegría, la comunidad Trail no hace más que crecer.

El Trail está realmente tomando dos direcciones, se ha bifurcado. Por un lado algunos modelos no hacen más que encarecerse al incluir más info-entretenimiento, sistemas, ayudas, y modos, mas lucecitas y botones al fin y al cabo. Estas Trail están soplándole la nuca a las Turing tanto en precio como en prestaciones, las únicas diferencias son el diseño, el aspecto, la foto “aventurera” que te haces en los Alpes o en las Batuecas y el hecho de que una Touring está diseñada especificamente para viajes en carretera, ergo, es mejor en ese aspecto. Son motos espectaculares, siguen teniendo ese ramalazo offroad en sus genes, escapes y tomas de aire altas, un buen ángulo ventral, manillares altos tipo enduro y desconexión total de los sistemas de ayuda (y muchas más cositas que podremos ver en otra ocasión). Estas son motos que están pensadas para hacer mucha carretera y alguna pista que otra, pero poco más. Sobretodo mucha mucha carretera y muchas muchas curvas. Son las comúnmente llamadas Maxi-Trail.

Por otro lado, están las que se han quedado defendiendo el título de Trail. Son las que se mantienen en precios cercanos a los 10.000€ nuevas y tienen muchas menos pijadas. Son motos mucho más simples, a la vieja usanza. Porque te vas a caer en con ellas, y no quieres que cada caída cueste lo que media moto, así que, simpleza al poder. Ahí es donde me toca un poco la fibra. Oigo mucho el comentario de “es que X moto Trail no tiene un ABS especial para frenada en curva, o no tiene modos de gestión del acelerador ni una protección aerodinámica adecuada, su asiento es más duro...” pero vamos a ver, son motos pensadas para rebozarte colina abajo, ponerla de pie y seguir dando cera, para qué demonios ibas a querer todo eso, ¿para encarecer el precio y que cueste 20 o 30.000€ y la reparación 5.000? Si pretendemos que por 10.000€ la marca nos de algo equivalente a una R1250GS Adventure que ronda los 32.000€, vamos apañados.

Así pues, en mi humilde opinión creo que el tema Trail ha tomado dos direcciones en este momento, la campera y la asfalterapor decirlo de manera simple. Creo que al Trail aún le queda mucho por descubrir, evolucionar y avanzar. Creo que en los próximos años veremos cómo esas dos tendencias bifurcadas se marcan aún más. En cuanto a las maxi Trail, veremos cómo aumentan de cilindrada paulatinamente gracias (irónicamente) a las "Euros" que no hacen más que forzar y forzar la inventiva de las marcas para contener las emisiones. Este hecho puede afectar también a la ramificación offroadera, y será muy interesante ver qué tipo de materiales empiezan a usar las marcas para aligerar peso (algo crucial y demandado por los clientes offroad) a la par que aumentan las cilindradas. Lo que queda claro actualmente es que las Trail y Maxi Trail ya no son solo la moto que te compras al jubilarte, son también tu primer tipo de moto, esas con la que aprendes desde que te sacas el carnet. Son motos con la polivalencia por bandera a todos los niveles, no solo dinámicos, sino también de edad y tipo de usuario. Y esto es lo que les está propiciando el enorme éxito que están teniendo.

En cuanto a esas prometidas claves para disfrutar de la moto Trail al máximo, creo que es más simple de lo que parece. Simplemente, hay que despojarse de todo el ruido ambiente. Telefonos, gps, horarios… Sinceramente, es una reacción en cascada, si te olvidas del teléfono, antes o después en la ruta te olvidas de tus preocupaciones, si te olvidas del GPS y vas por donde te pide el cuerpo, acabarás descubriendo sitios nuevos, gentes nuevas. Si además te olvidas de los horarios (de ahí la idea de que un buen motero viaja sin reloj) irás poco a poco entrando en una fase de desconexión con el mundo laboral y familiar (todo sea dicho) y solo quedarás tu encima de tu moto.

Por otro lado, hay que perderle el miedo a las inclemencias del tiempo. Esto espero que lo puedan corroborar muchos, pero en mi caso, las rutas más bonitas, las que más me han llenado y hecho feliz han sucedido en días que pensaba que iba a hacer mal tiempo o a lloverme en algún momento (y así fue). Pero precisamente ese tipo de clima suele otorgar los mejores amaneceres y atardeceres de nubes rosadas y esos soles de "huevo frito" que a mí al menos tanto me gustan. También esos días descongestionan todas las carreteras, muy pocas motos salen a rodar y la gente no se desplaza en masa desde las grandes urbes a la montaña con lo que tampoco encontramos una gran afluencia de coches. Así que, no le hagáis ascos a un poco de agua, eso sí, adaptad vuestros ritmos al estado de la calzada para minimizar riesgos y no descuidéis el estado de vuestros neumáticos.

Tema que me incita a escribir el siguiente articulo acerca de trucos y cosas a tener en cuenta para rodar calentitos y seguros en invierno. Voy con eso después de este así que, ¡me despido por ahora! ¡Feliz miércoles a todos!