El Karma SC2 Concept es un coupé eléctrico con 1.088 CV y prestaciones de dragster

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Karma Sc2 Concept P

Karma Automotive es una empresa afincada en EE.UU., propiedad de un proveedor chino de automoción, que adquirió las patentes y diseños de Fisker Automotive, tras su quiebra en 2014. A día de hoy, no tiene relación alguna con Henrik Fisker, que ha fundado Fisker Inc. en 2016. Ambas empresas están tratando de lanzar al mercado coches eléctricos con un diseño emocional y enormes prestaciones. Pero podríamos decir que Karma es la heredera más directa de Fisker Automotive, y en el Salón de Los Angeles presentaban un espectacular superdeportivo eléctrico que no debimos haber pasado por alto.

Karma también presentó el Revero GTS, un coche eléctrico de autonomía extendida basado en la plataforma del Fisker Karma. El Karma SC2 Concept es un coche mucho más cercano a la producción que el SC1 Vision Concept, una barqueta eléctrica puramente conceptual. El SC2 está construido sobre una nueva plataforma modular, una plataforma acompañada de un ecosistema tecnológico que pretende ser la tarjeta de presentación de Karma Automotive. Una tarjeta de presentación con la que no solo buscan ventas directas, también licencias a terceros e incluso servicios de consultoría de ingeniería.

Karma Sc2 Concept 6

Tecnologías como el acceso al coche mediante lectura biométrica y reconocimiento facial sí llegarán al coche de producción en serie.

Sea como fuere, más que el modelo de negocio nos interesa el coche en sí. Es un coupé de dos puertas, cuya apertura es "tipo Lamborghini". Su diseño es escultural, con superficies orgánicas, llantas de grandes dimensiones y un habitáculo muy retrasado, que simula la presencia de un motor muy largo bajo el capó. Sus espejos retrovisores son cámaras y en la zaga tenemos un difusor de fibra de carbono forjada, imprescindible últimamente en cualquier coche de alto rendimiento. Su interior es una obra de arte, con asientos de futurista diseño en cuero color tabaco y un volante de forma rectangular.

Si bien es un habitáculo bastante conceptual, no está tan alejado de la realidad, al menos en el mundo de los hiperdeportivos. Una gran innovación tecnológica de este Karma SC2 es su sistema Drive and Play. Nos permite volver a disfrutar de las carreteras por las que hemos circulado, que el coche ha previamente grabado mediante tres cámaras en alta definición y un LIDAR. El coche es capaz de recrear la experiencia mediante un proyector láser sobre el parabrisas, mientras que nuestro smartphone actúa de espejo retrovisor. Incluso nos pondrá la misma música que estábamos escuchando al volante.

Karma Sc2 Concept 2

Podemos hacer un streaming de otras rutas de otros conductores, incluyendo simulaciones en circuitos famosos de todo el mundo.

Volviendo a la realidad, este Karma SC2 es un coche 100% eléctrica, cuya energía procede de una batería de 120 kWh de capacidad situada bajo el habitáculo. Cuenta con dos motores eléctricos y tracción total permanente, para una potencia máxima de 1.088 CV. Sobre el papel, sería capaz de acelerar hasta los 96 km/h en 1,9 segundos, y su autonomía EPA debería ser de 560 km. Su suspensión es de tipo push-rod y su sistema de frenado es carbonocerámico - además de un sistema de torque vectoring integrado en la caja de cambios - evidenciando una puesta a punto digna de los mejores circuitos.

No existen datos oficiales de precio o de fecha de comercialización. Si bien podría quedarse en una fase conceptual, algunas de sus tecnologías sí llegarán a las calles.

Lee a continuación: Después del robot aspirador llega el robot que cargará tu coche eléctrico: los droides de Star Wars un paso más cerca

Ver todos los comentarios 1