CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normas de circulación

3 MIN

Luces fijas y parpadeantes en la bicicleta: ¿cuáles están permitidas por la DGT?

Elena Sanz Bartolomé | 9 Oct 2021
Luces Bicicleta  01
Luces Bicicleta  01

La gente que ha hecho de la bicicleta su medio de transporte habitual entra dentro del grupo de usuarios más vulnerables de la carretera: algo que deben tener claro ellos y el resto de actores de la vía. Una de las obligaciones de los ciclistas pasa por ver y ser vistos: algo que se logra con las luces fijas y parpadeantes. ¿Cuáles están permitidas por la DGT?

Estos grupos ópticos forman parte de los elementos de seguridad con los que hay que equipar una bicicleta, pero ¿cuándo son obligatorias? Según el reglamento, su uso es imperativo en los siguientes escenarios:

  • Entre la puesta y la salida del sol.
  • En túneles, pasos inferiores, tramos de vía afectados por la señal Túnel (S-5) a cualquier hora del día.
  • Cuando las condiciones meteorológicas o ambientales disminuyan la visibilidad.

Como decíamos antes, las luces ayudan a ver y a ser vistos. Razón por la que la Dirección General de Tráfico recomienda usarlas también durante el día: de esta manera el resto de vehículos (que son más rápidos, más pesados y más grandes) verán la bicicleta a mayor distancia y dispondrán de más tiempo para reaccionar.

Luces obligatorias en la bicicleta

Conviene tener presente que las luces que montemos en la bici deben estar homologadas por la Unión Europea para poder utilizarlas. Deben ser visibles a más de 300 metros y el rango de intensidad luminosa de los faros tiene que ser de 4-60 candelas en el caso del delantero y de 1-12 candelas si se trata del trasero. Dicho esto, vamos con las luces obligatorias para la bicicleta:

  • Luz de posición delantera: debe ser fija y blanca.
  • Luz de posición trasera: tiene que ser fija y roja.
  • Catadióptrico trasero: de color rojo y no triangular.
  • Prendas reflectantes: no forman parte del sistema lumínico, pero son obligatorias en vías interurbanas.

De forma complementaria se pueden añadir catadióptricos amarillos en los pedales y en los radios de ambas ruedas, si es que la bicicleta no los incluye de serie.

Luces parpadeantes para la bicicleta

El reglamento habla de luces fijas para la parte delantera y trasera, pero no se pronuncia acerca de las parpadeantes. Un sistema por el que cada vez más ciclistas están optando para favorecer su visibilidad. La razón es lógica: con ellas son vistos a una distancias más lejana que con las tradicionales luces fijas.

Hace unos años, en 2018, un ciclista fue multado por equipar este tipo de luces. Una denuncia que podía entenderse si tenemos en cuenta lo establecido en el Artículo 15 del Reglamento General de Vehículos: que impide el uso de iluminación intermitente o de intensidad variable, salvo para los intermitentes. No obstante, esta norma no afecta a las bicicletas.

Así lo recordó la DGT en la Instrucción 18/S-146, donde estipulaba que las luces parpadeantes en las bicicletas no pueden ser objeto de denuncia siempre que no produzcan deslumbramiento al resto de los usuarios de la vía. No están prohibidas y no son obligatorias, pero sí recomendables.

Luces diurnas en la bicicleta

Por otro lado, existe la opción de equipar la bicicleta con luces diurnas: tienen diferentes intensidades y son parpadeantes con un patrón aleatorio. Aunque alumbran e iluminan menos que las diseñadas para la circulación nocturna, lo normal es que incluyan los dos modos (diurno y nocturno) para comodidad de ciclista.