CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

4 MIN

Mazda vuelve a salirse del carril patentando un motor de dos tiempos sobrealimentado

Elena Sanz Bartolomé | 16 Jun 2022
Mazda Cx5 Prueba  17
Mazda Cx5 Prueba  17

Mazda lo ha vuelto a hacer. Si por algo se caracteriza la marca japonesa es por nadar a contracorriente y, en esta ocasión, lo ha hecho con una mecánica de lo más excéntrica. Tal y como informan los compañeros de Motortrend, Mazda ha patentado un motor de dos tiempos sobrealimentado con encendido por compresión recuperando, así, una configuración en desuso desde hace décadas.

Vamos a repasar nuestros conocimientos de mecánica. En la mayoría de los motores, los pistones llevan a cabo un recorrido por cada etapa: admisión, compresión, explosión y escape. Uno de dos tiempos (como su propio nombre indica) reduce ese proceso a un par de movimientos: en uno realiza la admisión y la compresión y en el otro hace la explosión y el escape.

Un motor (casi) extinto

A favor de los motores de dos tiempos está un menor coste de fabricación, un peso más liviano, una mayor sencillez (prescinde de piezas como las válvulas o los árboles de levas) y una entrega de potencia más directa y eficiente por esa reducción en los tiempos de explosión. Entonces, ¿por qué han desaparecido? Por los ‘contras’ que tiene en su haber: son muy ruidosos y, sobre todo, son muy contaminantes. Su cárter no está aislado así que el lubricante se mezcla con el combustible y se quema en la cámara de combustión antes de ser expulsado.

Como decíamos, la presencia de estas mecánicas es residual en el mundo del motor. Hace tiempo que las marcas de coches dejaron de apostar por ellas y, actualmente, sólo es posible encontrarlas en algunas motos de baja cilindrada. Este era el escenario hasta que apareció la patente de Mazda.

El motor de dos tiempos de Mazda

Probablemente los planes de Mazda pasan por proteger la propiedad intelectual, pero el documento US 2022/0034265 Al, con fecha del 3 de febrero, describe un motor de dos tiempos sobrealimentado con un número de cilindros no especificado. Su diseño desvela unas válvulas de admisión y escape colocadas en un ángulo de casi 90 grados: las primeras están muy cerca del centro superior del cilindro formando un ángulo mucho mayor, mientras que las segundas parecen estar más centradas en su lado y su inclinación da lugar a un ángulo más estrecho.

Tecnología Skyactiv-X

El motor de dos tiempos de Mazda funciona con un encendido por compresión a baja carga y con un encendido por chispa cuando la carga es alta. Efectivamente: esto no es ninguna novedad puesto que es la tecnología Skyactiv-X que emplea la marca. Una solución con la que maximiza la eficiencia en casi cualquier escenario.

Sincronización variable de válvulas

La excéntrica mecánica de la marca japonesa cuenta, además, con un sistema de sincronización variable de las válvulas cuya misión pasa por mantener el nivel más alto posible de compresión. ¿Cómo? Abriendo a la vez la válvula de la admisión y la del escape para reducir la relación de compresión a bajas vueltas. Con las dos abiertas, el turbo ayuda a que los gases circulen evitando, así, que los que ya han sido quemados regresen por el colector de la admisión.

Compresor mecánico

El compresor mecánico para la sobrealimentación es vital en este proceso puesto que da soporte a ambas válvulas cuando están abiertas impidiendo que el aire siga circulando. No es su único frente de actuación: con él es posible incrementar el rendimiento de la mecánica consiguiendo, al mismo tiempo, que el consumo de combustible sea mínimo.

Los planes de Mazda

Lo cierto es que Mazda ha desvelado muy poca información sobre este motor de dos tiempos: lo único que ha dicho al respecto es que mejora el consumo, pero sin saber respecto a qué otras configuraciones. Con este punto de partida son muchos los que creen que, de utilizarlo, la marca lo concebiría como un generador para un híbrido en lugar de como un propulsor único.