Espectacular: el vídeo del día nos enseña cómo el McLaren F1 acarició los 390 km/h, ¡hace más de 20 años!

 |  @davidvillarreal  | 

Hace 25 años nacía un icono de los superdeportivos. Un coche que durante años, y décadas, ha empapelado y empapelará las paredes de muchos adolescentes. Un deportivo que en su día muchos definieron como un antes y un después en la historia del automóvil y la que en su día sería la máquina más rápida y espectacular jamás creada, con un aliciente que jamás debemos olvidar, el de desenvolverse con soltura en la calle, como un deportivo apto para el día a día. Hoy nos sorprendemos de que el Bugatti Veyron haya superado con creces la barrera de los 400 km/h. ¿Pero no es menos sorprendente que hace más de veinte años un McLaren F1 acariciase los 390 km/h? McLaren nos ha alegrado el día con uno de esos vídeos que no te deberías perder y que tal vez acabes guardando en tu lista de favoritos. Así fue cómo en marzo de 1998 el McLaren F1 se convirtió oficialmente en el deportivo más rápido sobre la faz de la Tierra alcanzando los 386,47 km/h.

La historia que recuerda McLaren es la de un deportivo que recibió luz verde tras un Gran Premio de Italia de 1988 con victoria de Ferrari, la única carrera que no ganó la escudería McLaren esa temporada

Según sus creadores, el McLaren F1 fue concebido tras un Gran Premio de Italia en 1988. Los responsables de McLaren discutían cómo sería el futuro de la empresa. No sabemos si su ánimo había sido alterado por el devenir de aquella carrera. En una temporada dominada de principio a fin por los McLaren, Alain Prost había sufrido algo inédito para aquel monoplaza, una avería mecánica que le dejó fuera de combate. Ayrton Senna, sufría un accidente a 2 vueltas del final. Y Ferrari ganaba una carrera, en casa, y cargada de sentimiento, con dedicatoria para su gran Commendatore, Enzo Ferrari, que había fallecido meses atrás.

Poco antes de recoger los bártulos y tomar el avión que les llevaría de regreso a casa, la cúpula de McLaren decidió que diseñarían y construirían el deportivo más impresionante del mundo. Y vaya si lo consiguieron.

En 1993 el McLaren F1 ya se había convertido en el coche de producción más rápido de la historia, récord que aún superaría marcando 386,4 km/h en 1998, y récord que conservaría hasta que fue batido por el Bugatti Veyron en 2005

A finales de los años noventa, el piloto Andy Wallace recibió una llamada. Mclaren quería comprobar hasta dónde podía llegar el McLaren F1 y qué velocidad punta podían alcanzar – sin limitador de revoluciones – puesto que por aquel entonces ya habían alcanzado los 370 km/h. Wallace haría la maleta, tomaría un avión, y llegaría hasta Alemania, para marcar el récord de velocidad de un coche de calle y producción en la pista de Ehra-Lessien.

Con las manos sudorosas sobre el volante, tal y como recuerda el propio Wallace, y con la mente completamente despejada, encaró la pista para realizar las primeras pasadas, superar los 380 km/h y llegar hasta los 391 km/h, que oficialmente se transformarían en los 386,4 km/h que certificó el McLaren F1.

Pero mejor que contarlo, es contemplarlo de primera mano. Que veáis cómo Andy Wallace lucha por mantener recto el volante, pisa a fondo el acelerador, y canta la velocidad que va alcanzando el McLaren F1, hasta que llegó a los 391 km/h. Para levantar poco después el pie del acelerador, aflojar, y preguntar a su equipo – con cierta sorna – si la velocidad alcanzada era suficiente, apuntar la temperatura del circuito de aceite de la caja de cambios y para recordar que es, con diferencia, el mejor deportivo que ha probado nunca, y pensar en alto que probablemente nadie pueda superarlo jamás.

Fuente: McLaren
En Diariomotor:

Lee a continuación: No, no es broma: Lewis Hamilton le pidió a Ron Dennis un McLaren F1 LM si ganaba el Mundial (y se aseguró de que conseguiría el original)

  • jose

    Brutal, se nota como baja el morro cuando levanta el pie a 391 km/h. Menuda obra de ingeniería!