CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

4 MIN

La multa de 200 euros que los pasajeros de un autobús pueden recibir

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 29 Ago 2021
Cinturon Seguridad Autobus Interior 05
Cinturon Seguridad Autobus Interior 05

El autobús es el medio de transporte preferido por muchas personas. Aunque en estos tiempos de pandemia su popularidad se haya disipado, los autobuses siguen siendo medios de transporte seguros, cómodos y eficientes. Esta barata alternativa de transporte público está sujeta, como es lógico, a normativas y regulaciones para poder circular por la vía pública. Su conductor tiene grandes responsabilidades ante la ley, pero quizá no sabías que sus ocupantes también tienen deberes, y pueden ser multados de forma cuantiosa.

Abrocharse el cinturón de seguridad es un acto reflejo a la hora de conducir un coche o viajar en las plazas delanteras, pero a pesar de las multas por no llevarlo abrochado, sigue costando que los ocupantes de las plazas traseras lo abrochen siempre. Desde el año 2007, en base al Real Decreto 445/2006, todos los autobuses nuevos están obligados por ley a montar cinturones de seguridad, y desde entonces, su uso es obligatorio para todos los pasajeros, con ciertas excepciones puntuales comunes a casuísticas ya analizadas en Diariomotor.

Los autobuses urbanos, por su propia naturaleza, no están obligados a llevar cinturones de seguridad.

El artículo 117 del Reglamento General de Circulación deja pocas dudas al respecto:

Artículo 117

1. El conductor y los ocupantes de los vehículos estarán obligados a utilizar, debidamente abrochados, los cinturones de seguridad homologados, tanto en la circulación por vías urbanas como interurbanas. Esta obligación, en lo que se refiere a los cinturones de seguridad, no será exigible en aquellos vehículos que no los tengan instalados.

En todo caso, los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros deberán utilizar sistemas de retención infantil y situarse en el vehículo de acuerdo con lo dispuesto en los apartados siguientes.

2. En los vehículos de más de nueve plazas, incluido el conductor, se informará a los pasajeros de la obligación de llevar abrochados los cinturones de seguridad u otros sistemas de retención infantil homologados, por el conductor, por el guía o por la persona encargada del grupo, a través de medios audiovisuales o mediante letreros o pictogramas, de acuerdo con el modelo que figura en el anexo IV, colocado en lugares visibles de cada asiento.

En estos vehículos, los ocupantes a que se refiere el párrafo segundo del apartado 1 de tres o más años deberán utilizar sistemas de retención infantil homologados debidamente adaptados a su talla y peso. Cuando no se disponga de estos sistemas utilizarán los cinturones de seguridad, siempre que sean adecuados a su talla y peso.

Los pasajeros de los autobuses deben llevar el cinturón de seguridad abrochado, siempre que el autobús los equipe. Algunos autocares más antiguos pueden no equiparlos, y en ese caso, su uso no es posible. Ahora bien, en caso de existir cinturones de seguridad, su uso es obligatorio. Y con todo uso obligatorio, existe un régimen sancionador para garantizar su cumplimiento. Es común que se practiquen controles de uso del cinturón de seguridad en autobuses, especialmente durante campañas especiales de vigilancia.

Todas las plazas de un autobús deben equipar cinturones de seguridad desde el año 2007.

No usar el cinturón de seguridad es una falta grave, y en un coche, para el conductor acarrearía una sanción de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carnet. En un autobús no perderemos puntos, pero la sanción de 200 euros será perfectamente aplicable a todo pasajero que incumpla esta obligatoriedad. Los menores de edad también pueden ser sancionados, siendo responsables del pago de la multa sus padres o tutores legales. Con independencia de la multa, te recordamos que el cinturón es el sistema de seguridad más efectivo en cualquier tipo de vehículo.

En caso de accidente, la ausencia de airbags y el gran espacio interior de un autobús pueden convertirse en una trampa mortal. Un cinturón no solo evitará que nos golpeásemos con fuerza contra otro asiento o elemento del autobús, evitará que salgamos despedidos de nuestro asiento, con gravísimas consecuencias.