CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Legislación

4 MIN

De llevar un gorila en el coche a sancionar a tu copiloto: estas son las 8 multas más extrañas del mundo

Javier López | @jlopezbryan96 | 30 May 2022
Multa Trafico Surrealista Noresizng 01
Multa Trafico Surrealista Noresizng 01

Estamos constantemente preocupándonos de las leyes de nuestro país, que al final tiene todo el sentido del mundo dado que circulamos por sus carreteras. Pero, ¿qué pasa cuando nos fijamos en las leyes de otros países?

Pues que nos encontramos con algunas tan descabelladas como poder llevar un gorila en el coche siempre y cuando vaya en el asiento del copiloto y otras tan lógicas como multar también al copiloto si el conductor está ebrio. Todas ellas juntas forman las 8 multas más extrañas del mundo, que hace un tiempo nos recordaba la propia DGT, y de las cuales algunas ya no siguen vigentes.

1. Cuidado con circular con el coche sucio en Dubai

Muchos consideran que llevar el coche sucio es una cuestión meramente estética, pero lo cierto es que no. Y es que en lugares como Dubai desplazarnos con el vehículo con un alto nivel de suciedad puede derivar en una sanción dado que estamos atentando contra nuestra propia seguridad y la de los demás conductores. Al fin de cuentas, tener el coche sucio puede perjudicar a la visibilidad por la luneta, al alumbrado de los faros y a la lectura de la matrícula.

2. Si eres copiloto y vas sobrio, te caerá multa en caso de que el piloto esté ebrio

Esta ley existe en Japón, y lo cierto es que tiene bastante lógica. Si nosotros viajamos como copilotos y el piloto supera la tasa máxima permitida de alcohol en sangre, también se nos impondrá una multa. ¿Por qué? Porque allí se considera que el copiloto se encuentra en plenas facultades para impedir que alguien ebrio conduzca, y al permitirlo están incurriendo un delito.

3. Si te vas a poner una venda en los ojos, no conduzcas

Sí, resulta inverosímil que tenga que existir una ley así, pero está claro que alguien en algún momento de la historia decidió ponerse una venda en los ojos y conducir. El estado de Alabama lo prohibe tajantemente por ley y, aunque el sentido común diga a cualquier persona en su sano juicio que no debe taparse los ojos mientras va al volante, está claro que no se fían de que esto no vuelva a ocurrir.

4. Si vas a llevar un gorila en el coche, este ha de ir de copiloto

Si vives en Minnesota y por algún motivo tienes que llevar a un gorila en el coche, estás de suerte. Aunque cuidado, porque este ha de ir de copiloto, ya que de ir sentado en las plazas traseras o en el maletero pueden ponerte una multa. Desconocemos los motivos de por qué alguien decidiese llevar un gorila en el coche, y menos de por qué ha de ir por ley en el asiento del copiloto.

5. No se te ocurra llevar a tu perro atado en la baca

Debería ser de sentido común no llevar mal colocado al mejor amigo del hombre en el coche, especialmente por su seguridad, la de los demás pasajeros y por la multa que nos puede caer. Pero el estado de Alaska va un paso más allá al decretar una ley por la que se prohibe circular en coche con nuestro perro atado a la baca, algo que a nadie se le pasaría por la cabeza pero que está claro que a alguien se le pasó.

6. Revisa que no haya nadie debajo del coche antes de arrancar

Esta ley de Dinamarca es otra que tiene bastante lógica. Tanto por protocolo antiterrorista como por seguridad, todo conductor ha de revisar los bajos del coche antes de emprender la marcha para comprobar que no haya nadie. De hecho, si un agente de la ley es testigo de cómo nos subimos al coche sin haber hecho esta obligatoria revisión nos costará una multa.

7. Debes llevar tu propio alcoholímetro contigo

Esta ley existió en Francia, y más allá que por un motivo de seguridad estaba vigente por razones medioambientales. Y es que, al igual que llevar un chaleco reflectante en el coche es obligatorio, también lo era llevar un alcoholímetro con nosotros para evitar que se hiciese un uso excesivo de plásticos.

8. Ni que se te pase por la cabeza limpiar el coche con ropa interior usada

San Francisco contaba con una ley de lo más rocambolesca: estaba prohibido lavar el coche con ropa interior usada, al menos en la calle. Es cuanto menos curioso, puesto que no se sabe muy bien quién querría limpiar el coche con ropa interior usada, pero desde luego alguien lo hizo. Eso sí, parece ser que si estaba recién sacada de la lavadora no pasaba nada.